En medicina los casos de éxito, a día de hoy, son la mayoría

Hay patologías que son habituales en el deporte de élite pero también en el ámbito amateur. Hay aficionados que no pueden vivir sin hacer ejercicio de manera habitual y que también sufren traumatismos, sobrecargas, distensiones, artrosis, problemas articulares, etc… En realidad cualquier persona puede tener una lesión de tobillo o un esguince, incluso si no está haciendo deporte. Sin embargo, son los deportistas de élite los que necesitan volver a la actividad física en tiempos récord, los que se curan antes y con las mejores técnicas. Tratar de trasladar lo que los deportistas les han ayudado a entender a los médicos durante años es como devolverle a la sociedad su apoyo al deporte

Un buen ejemplo es la Clínica RC Celta, ubicada en A Sede, en la calle del Príncipe en Vigo. Bajo la dirección del Dr. García Cota, jefe de los servicios médicos del RC Celta y médico de la Selección Española, la clínica ofrece la posibilidad de que cualquier persona pueda acceder a sus instalaciones y ponerse en manos de los mismos médicos y fisioterapeutas que cuidan de la salud de futbolistas que juegan en LaLiga Santander. El doctor Juan García Cota cuenta que la idea era la de abrir un centro dedicado a la asistencia integral a deportes donde un deportista pueda sentirse abrazado, pero también a cualquier persona con necesidades de fisioterapia y traumatología. “Tenemos especialistas externos de patologías que se nos pueden escapar, pero la intención del club es que sea abierta a todo el mundo y que confíen en nosotros.”, apunta el doctor.

Dr. Juan García Cota, jefe de los servicios médicos del RC Celta y médico de la Selección Española

Y es que la clínica aplica una máxima temporal en todos y cada uno de los casos que tratan:

  • Curar una lesión lo antes posible.

  • Que el paciente recupere la actividad normal y deportiva lo antes posible.

  • Evitar recaídas.

“Cuando tratas una lesión, el curso de la curación del tejido lesionado debe ser paralelo en el tiempo al periodo de rehabilitación funcional. Esto es, al tratar una lesión, se rehabilita funcionalmente porque así un tobillo fracturado y operado con tornillos se puede movilizar rápidamente, una práctica que comenzó a aplicarse con deportistas de élite y que se extiende a cualquier persona sea o no deportista”, apunta el doctor.

En los deportistas profesionales supone una mejora de la calidad de vida para el paciente. Sin embargo, es cierto que en el caso del profesional de élite se juega con un riesgo extra, que son los plazos de vuelta, y eso suele ser un riesgo. “Siempre tratamos de minimizar el riesgo de recaída y eso no pasa con la gente normal. Es menos presión. Sin embargo, hay gente para la que ponerse el chándal y correr 10 km es su calidad de vida y recuperar eso es importante para ellos. Si a alguien le duele la rodilla al correr no le decimos que deje de correr. Hay lesiones que limitan, pero tratamos de que la gente vuelva a su actividad”, concluye.

La historia de Francisco Miguel Villanueva, paciente de la clínica y seguidor del Real Club Celta de Vigo, es parecida a otras muchas. “Estaba trabajando en el Mares del Norte y me rompí el cartílago de la rodilla de la pierna derecha. Cogí la baja y me operé en una clínica privada. La operación salió bastante bien pero no me mandaron hacer rehabilitación. Entonces, la pierna se deterioró de una manera exagerada. Se quedó sin cuádriceps, sin músculos, sin nada. El doctor me decía que no hacía falta. Me quedé un poco extrañado. Decía: «Tu rehabilitación es andar». Que cuando yo me sintiera bien que fuera dejando las muletas poco a poco y empezara a hacer ejercicio por mi cuenta. Pero hubo un momento que tuve que coger las muletas de nuevo y pensé en el doctor Cota, a quien conozco del Celta y de la selección.”

Francisco Miguel Villanueva, paciente de la clínica y seguidor del Real Club Celta de Vigo

¿Qué diferencias hay entre una clínica al uso y una especialista en el ámbito deportivo?

Para Francisco Miguel Villanueva, “al entrar por la puerta ya notas que hay profesionalidad detrás de todo esto. Notas que puedes confiar en ellos. Todo el personal, el trato que tienen, la educación, la manera de trabajar, de decirte los ejercicios… Empiezan desde los básicos y van subiendo poco a poco. Saben lo que tienen entre manos. El primer día que tuve la primera consulta tenía que coger las muletas y a día de hoy estoy andando y estoy contento, por eso sigo viniendo".

¿Qué se siente al saber que estás en las mismas manos que los profesionales del deporte?

Sabiendo que vienes con un médico que trabaja a este nivel, vienes muy tranquilo. A parte del sufrimiento de los ejercicios, que son duros, sientes paz. Estás en un sitio que quiero estar. Aquí me dejo llevar y sé que me van a curar. Sé que él trabaja con Sergio Ramos, con los jugadores de la selección española, con Iago Aspas, pero yo lo que vengo buscando es curar mi rodilla.

Instalaciones de la Clínica RC Celta

¿Recomendarías la clínica?

Sí, sí, recomiendo la clínica del Celta porque van a encontrar amabilidad, buen trato, cortesía… A la hora de hacer los ejercicios, si no estás a gusto se lo dices y no ponen mala cara y buscan otra solución. Si te duele un ejercicio buscan otra manera de hacerlo. No tienen una tabla a seguir, buscan otras opciones.

Otro de los artífices de la magia de la curación es Ernesto Vieito, Jefe de Fisioterapia de la primera plantilla del RC Celta, pero que también da asistencia a todos los pacientes que lo necesitan en la clínica. Para Ernesto solo existe el Celta. “Nací en Vigo, comencé a ir al campo con 8 años y no he dejado de hacerlo hasta ahora que tengo 39”.

Después de tantos años vinculado al club, ¿cómo describirías la relación que te une a los jugadores celestes?

Es difícil describirlo… Por el número de horas que pasamos con ellos, los viajes, compartir sufrimientos, alegrías, etc., no son pacientes normales, es una relación más íntima, se establece un vínculo más personal… No puedo decir que sean amigos, pero nosotros tenemos que estar ahí para todo lo que necesiten.

Justo estáis con ellos en sus horas más bajas o complicadas, por ejemplo, cuando se lesionan. Supongo que en esos momentos necesitan soporte emocional, además de físico…

Sí, a nivel emocional también estamos con ellos, porque son momentos en los que hay que estar con los jugadores. Ellos quieren estar lo más pronto posible en el campo y el fisioterapeuta tiene que poner la calma, la tranquilidad, y transmitirles que la pausa es necesaria para que recuperen lo mejor posible. Siempre estamos insistiendo en el tema de los tiempos, las prisas… la biología de los tejidos es la que es y, por eso, hay que respetar unos tiempos.

Casi siempre pensamos en el fisioterapeuta cuando se trata de recuperarse de lesiones y tratar el dolor, pero ¿cuánto tiene que ver tu trabajo en la prevención de estas lesiones, optimizar el rendimiento de los futbolistas y, en definitiva, mejorar la salud?

Sí, exactamente. Todo lo que se refiera a prevención es sinónimo de salud. Esta parcela la lleva más nuestro preparador físico-readaptador, Pedro Docampo, pero en conexión con nosotros. Por ejemplo, cuando hacemos los test físicos a los jugadores antes de la temporada alertamos si vemos algo en su “chasis”, registramos su historial de lesiones y se hace un plan de trabajo preventivo para que durante la temporada aparezcan los menos problemas posibles.

Ernesto Vieito, Jefe de Fisioterapia de la primera plantilla del Clínica RC Celta

En la clínica se trata a los futbolistas del club, pero también a no deportistas, a niños… ¿quién acude a la clínica y con qué fines?

La clínica comenzó a funcionar hace siete meses y está abierta a todo el mundo: deportistas, no deportistas, personas que buscan disminuir el dolor, personas que acuden en busca de un diagnóstico… Los pacientes son muy variados, tenemos niños desde 10 años a personas de 80 y, por el medio, deportistas amateurs, deportistas de otros clubes y otros deportes.

Tu primer e ilustre cliente en la clínica fue el abonado histórico del RC Celta Serafín Alonso Seijo… ¿Cómo es tratar a toda una personalidad dentro del club? (El Jefe de fisioterapia del primer equipo, Ernesto Vieito, se encargó de atender a este veterano celtista, desde hace cincuenta y un años y quien recientemente recibió la Insignia de Oro del club)

Serafín acude regularmente, una vez por semana, para hacer tratamientos de mantenimiento de sus problemas. Es un gran forofo y toda la hora de tratamiento nos la pasamos hablando de jugadores, de anécdotas, de cómo le fue al equipo la semana pasada… Se nos pasa la hora volando.

¿Cuál es la lesión que más te ha marcado en este tiempo?

Quizá el caso más complejo haya sido el de Borja Oubiña (Borja Oubiña fue capaz de superar dos graves lesiones de rodilla debido a la rotura de los ligamentos cruzados de ambas rodillas, una con 16 años y otra con 25). Su lesión de rodilla fue muy complicada, nos dio muchos problemas, y cuando ya todo el mundo pensaba que no podía volver a jugar, él regreso y todavía ofreció unos años de buen fútbol. Fue sin duda gracias a su tesón, a su personalidad, constancia y trabajo. En milagros no creo. Nunca se vino abajo y a veces era él quien incluso nos animaba a nosotros.

Pedro Docampo, preparador físico-readaptador

¿Ha cambiado mucho el mundo de la fisioterapia desde que empezaste?

La fisioterapia está en constante evolución. La investigación no para y por ello es necesario reciclarse continuamente. Siempre estamos atentos, yendo a congresos, revisando para actualizar protocolos porque, además, la rama del deporte es precisamente donde más se investiga y cada dos o tres años están cambiando cosas. De las cosas que hacíamos en 2003, quizá un 50% ya no las hacemos ahora. No es que estuvieran mal pero ahora se hacen de otra manera que da mejores resultados. Y no te hablo solo de máquinas, sino también de ejercicios, estiramientos, terapia manual…

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

El día a día, estar con los jugadores, sentirte partícipe, ayudar a que el equipo de lo mejor cada fin de semana. Esto engancha. Recuerdo cuando empecé en esto, el primer día de trabajo, un doctor, no sé seguro si fue Genaro Borrás, me dijo: “Chico, ¿tú sabes dónde te metes, no?” Yo le dije: “Sí, por qué” y me respondió: “Cuando quieras dejar esto no vas a ser capaz. El fútbol engancha muchísimo. No te lo puedes imaginar”. Lo tengo grabado. Era verdad.

Preguntamos de nuevo al doctor Juan García Cota, quien además ha sido deportista, si se curan mejor las lesiones de quienes practican deporte. La respuesta es clara: “Siempre digo que la gente nos valora por el resultado conseguido con ellos. Pero en realidad los deportistas de élite son los más fáciles. El momento de presión es la vuelta al deporte, pero ellos tienen un mejor tono muscular y tienen muy buena recuperación. Es más difícil tratar una lesión cuando la gente no tiene el nivel deportivo de los grandes, cuando no hay tono muscular, ni tienen hábito de fisioterapia… en este caso, el reto es mayor. Los profesionales tienen más trascendencia pública, pero lo difícil es tratar a la gente normal”.

¿Nos puedes contar un caso de éxito?

En la medicina los casos de éxito, a día de hoy, son la mayoría. Por las técnicas y porque es una disciplina que avanza día a día. Antes las lesiones de cartílago retiraban a un deportista y ahora se recuperan con facilidad.

Y ¿cómo afrontáis las complicaciones?

Un profesor mío decía que “las complicaciones aparecen cuando uno piensa en ellas”. Pero incluso las complicaciones las podemos tratar.

Una lección de vida. Y es que ahora sí que es posible ser tratado médicamente por los mismos profesionales que asisten a los jugadores de alto nivel.