El hombre que ofrecía trabajo con sexo violó a una mujer ante su marido en Arenales

El procesado puso una pistola en la cabeza del esposo para obligar a la víctima a que le hiciera una felación en la playa de Los Arenales - El matrimonio contactó con el acusado por un anuncio en internet en el que pedía personal para una finca

10.10.2016 | 09:26
El acusado durante el último juicio en Alicante

La Audiencia Provincial ha condenado a trece años y ocho meses de cárcel al violador que captaba a sus víctimas a través de internet con ofertas de trabajo. El fallo de la Sección Séptima al que ha tenido acceso este diario declara probado que el hombre obligó a una mujer que aspiraba a un empleo a practicarle una felación en unas dunas de la playa de Los Arenales en Elche mientras amenazaba a su marido con una pistola en la cabeza. La sentencia obliga a indemnizar a la pareja con 21.000 euros por los daños morales. Se trata de la segunda condena contra el procesado por hechos similares. La Audiencia le absolvió en un tercer proceso la semana pasada.

El fallo declara probado que los hechos ocurrieron el 20 de mayo de 2014 después de que el matrimonio acudiera a una entrevista de trabajo con el acusado que puso un anuncio en internet de dos ofertas de empleo a las que aspiraban los dos cónyuges. El marido se encargaría de labores de mantenimiento de un edificio y la mujer de acompañar al acusado a pasear por la playa, ya que les dijo que debía realizarlos porque tenía problemas en una pierna. En la entrevista de empleo, les ofreció ir a la playa donde tenían que dar los paseos, conduciéndoles en coche hacia una duna apartada en la playa de Los Arenales. De vuelta al coche y cuando empezaba a anochecer, el procesado les dijo que el trabajo también iba a suponer tener relaciones sexuales con él. Ante la negativa de la pareja, el fallo declara probado que el acusado sacó una pistola (no se ha podido establecer si era real o simulada) y se la puso al marido en la cabeza mientras le decía a la mujer que iba a matarle si no le practicaba una felación. "O me la chupas o lo mato", le dijo a punta de pistola. La mujer obedeció y durante el acto sexual el marido permaneció de rodillas obligado a presenciar la escena mientras el acusado le apuntaba con el arma. Una vez que terminó, huyó y dejó al matrimonio todavía conmocionado en mitad de las dunas. El tribunal dice que el procesado tuvo una «conducta intimidatoria humillante» para sus víctimas.

Los jueces dan credibilidad al relato de los perjudicados, mientras que encuentran el relato del acusado con «incongruencias y contradicciones». En el juicio, el procesado atribuyó la denuncia a una venganza del matrimonio porque no les había dado el empleo, una excusa que se desestima porque la pareja llegó a firmar un contrato. La sentencia señala que al ser preguntado por la existencia de otra denuncia, el procesado lo atribuyó a otra represalia, «siendo demasiada casualidad que ambas se venguen con denuncias por delitos de naturaleza sexual», apostillan los magistrados. El fallo incide además que el modus operandi es idéntico al otro caso por el que fue condenado. «Las víctimas apuradas económicamente contactan con el acusado a través de anuncios que él mismo cuelga en Internet ofreciendo trabajos (en otras denuncias de secretaria) facilitando un nombre falso, las lleva de paseo hasta que encuentra un lugar donde atentar contra su libertad sexual», argumenta el tribunal.

El procesado fue condenado a cuatro años de cárcel el pasado mes de enero por abusar de una mujer en Alicante a la que atrajo con una falsa oferta de empleo, la otra denuncia de la que habla la sentencia. En aquella ocasión, el fallo declara probado que el acusado se ganó la confianza de la víctima y que tras pasar varias horas paseando por Alicante después de la entrevista de trabajo cuando llegaron a un descampado aprovechó para forzarla analmente. En aquel caso, la sala consideró que el ataque fue tan repentino y la víctima estaba en estado de shock que el procesado no tuvo que utilizar la violencia para vencer su voluntad.

Una segunda sentencia se hizo pública la semana pasada por hechos similares, pero en este proceso el acusado quedó absuelto. Aunque en dicho caso el fallo declaraba probado que el acusado ofrecía un empleo donde uno de los requisitos era mantener sexo con él y se le acusaba de haber violado a la mujer. El hombre fue absuelto por las contradicciones en el testimonio de la víctima, que dejaron con dudas al tribunal de si se trataron de relaciones consentidas. La mujer tuvo varios encuentros con él y en uno de ellos fue amenazada con un cuchillo, pero dijo que pensó que era un juego erótico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine