Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN y de otros artículos. Pero uno también le da a otros géneros y al humor gráfico desde mis tiempos en La Codorniz

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura, lo cotidiano y la creatividad. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la ternura, la acidez y la transposición de ideas en unas cuantas pinceladas


Archivo

  • 25
    Mayo
    2020

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Cultura humor gráfico

    Diario de un encierro. El álbum (15 y último)

    El diario de un encierro pesa y produce alteraciones de diversa índole. Ansiedad, depresión, obsesiones… Se entiende, pero no conviene hundirse con estas actitudes. Lógicamente es necesario encontrar chispas que contribuyan a sostener el tipo en medio de la borrasca que nos invade. Ahora, mañana y pasado mañana. Tomar litros de tila y tener un plan. No es fácil. Aun así no podemos dejarnos arrastrar por la marea sin nadar, sin agarrarte a alguna tabla de salvación que flote…     

    Diario de un encierro. El álbum (15 y último)

    No trabajar, porque la correspondiente empresa no ha funcionado, o trabajar en casa… Las nuevas tecnologías aportan su grano de arena si se emplean adecuadamente. Están a tu servicio, no tú al servicio de ellas. Uno debe manejarlas, no que te manejen y te conviertan en la prolongación de un instrumento, que suele ocurrir sin darnos cuenta o dándonos. Están para lo que están. No para empinar el codo y beber demasiado ese alcohol. No para ser adictos, sino para utilizarlas con buena dosificación.

    Diario de un encierro. El álbum (15 y último)

    Es la hora de la comida, de la cena. Es sábado, quizás domingo. Un momento especial en la cocina. En tu comedor. Tomar un menú distinto del resto de la semana y celebrarlo, por decirlo de algún modo, como si estuvieras en el mejor restaurante de la ciudad. Luciendo tus mejores galas y evocando instantes de cine. Recordando aquella película, Una noche en la ópera, con los Marx. La del camarote. Al fin y al cabo, el confinamiento es un camarote con más o menos gente habitando en él.  

    Diario de un encierro. El álbum (15 y último)

    La normalidad ha tenido muchas anormalidades que habría que arreglar. Las alternativas son hoy una ilusión óptica. Una quimera. Un ensueño irrealizable a corto y medio plazo por muy necesario que sea una normalidad más normal, con otro talante y talento. Un desarrollo sostenible, no insostenible, que concilie los intereses naturales y los sociales en un mundo un poco mejor. La “nueva normalidad” lleva mascarilla y otras medidas de seguridad que ya resultan cotidianas. Uno echa de menos la normalidad total. Sin anormalidades.

    Diario de un encierro. El álbum (15 y último)

    Ocho de la tarde. Sales al balcón y lanzas un aplauso en compañía de los demás vecinos como forma puntual de encuentro. Ovación para los servicios sanitarios, que se han dejado la piel a pesar de determinadas carencias humanas y de medios. Para las fuerzas de seguridad, que también han estado y están al pie del cañón de la pandemia. Así que con este capítulo concluye el diario de un encierro. El difícil diario continúa no obstante, por lo que les sugiero a ustedes una cosa… ¡Muchas gracias!         

    Diario de un encierro. El álbum (15 y último)

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook