23 de enero de 2019
23.01.2019

Pacheta no da con la tecla a domicilio

El técnico del Elche ha probado diversas alternativas y cambios de sistemas, pero el resultado no ha sido el esperado - Se ha echado en falta más valentía

23.01.2019 | 00:18
Pacheta no da con la tecla a domicilio

Los partidos fuera de casa continúan siendo la asignatura pendiente del Elche en la presente temporada. Pacheta sigue sin encontrar el camino para sumar victorias a domicilio y los franjiverdes solo han sido capaces de sumar un triunfo lejos del Martínez Valero. El técnico del conjunto ilicitano ha variado los sistemas, ha utilizado defensa de cuatro, de cinco con tres centrales, un delantero, dos... pero no termina de dar con la tecla. De los once partidos que ha disputado el Elche como visitante tan solo ha sido capaz de vencer en el feudo del Rayo Majadahonda. En cuatro: Osasuna, Oviedo, Extremadura y Córdoba ha logrado sumar un empate; mientras que en seis ocasiones: Numancia, Deportivo de La Coruña, Cádiz, Alcorcón, Tenerife y Granada los franjiverdes han regresado de vacío.

Buen comienzo


Tres empates y una sola derrota
Los ilicitanos, a pesar de no ganar, iniciaron bien la Liga fuera de casa. Pacheta se mantuvo fiel a su estilo en los primeros cuatro envites y, aunque no sumaron los tres puntos, el equipo dio buena imagen y se hizo merecedor de más premio. En Pamplona y en Soria siguió con el mismo sistema de los partidos de casa: el 1-4-1-4-1 y buscó al rival en su campo, como hacía la temporada anterior en Segunda División B. Solo algún cambio puntual como fue la entrada de Provencio por Gonzalo Villar para dotar de un poco más de músculo el centro del campo.

Extremadura


El partido más valiente
Tras ver que con un solo delantero los resultados no llegaban, en el Francisco de la Hera de la Extremadura, el técnico burgalés presentó su planteamiento más valiente con dos delanteros: Nino y Benja y Javi Flores de enlace. Curiosamente, de salida no le dio un buen resultado y el Elche se puso con 2-0 adverso en el marcador. Sin embargo, en un final épico con la aparición de Sory Kaba llegó el empate a dos, incluso el guineano tuvo una oportunidad para ganar el envite.

Dos goleadas seguidas


En Coruña y en Cádiz la imagen quedó por los suelos
Cuando parecía que se vislumbraba el camino, llegaron dos goleadas consecutivas frente al Deportivo y el Cádiz. En Riazor, debido a la entidad del rival, Pacheta decidió que había llegado el momento de apostar por dos pivotes de características más defensivas: Manuel Sánchez y Xavi Torres. Algo que no había intentado ni la temporada anterior, ni la actual. El experimento salió mal y el Elche salió goleado en uno de los peores encuentros de la temporada. Posteriormente se repitió la historia en el Ramón de Carranza de Cádiz, donde, a pesar de adelantarse en el marcador, con un tanto de Sory Kaba, los ilicitanos cayeron de forma estrepitosa (5-1) encajando cinco dianas en el segundo tiempo. El preparador franjiverde no acertó a la hora de frenar la avalancha de juego gaditano y con ventaja en el marcador el Elche se metió atrás a defender su ventaja. Ni Francis Uzoho, que había tenido dos grandes actuaciones en los partidos anteriores en el Martínez Valero, frente al Málaga y al Zaragoza, fue capaz de evitar la sangría.

Alcorcón

Experimento fallido

Después de las dos debacles consecutivas en A Coruña y en Cádiz, en Alcorcón Pacheta decidió no correr ningún tipo de riesgo. Los madrileños eran, por aquel entonces los líderes, y el técnico del Elche presentó un once inicial con muchos futbolistas de perfil defensivo. Repitió el doble pivote Manuel Sánchez-Xavi Torres y situó a Gonzalo Villar por delante. Además, reforzó la banda derecha utilizando dos laterales: Tekio por detrás y Alexander González ejerciendo las labores de extremo. El experimento tampoco salió bien y el preparador burgalés, que hasta entonces había sido idolatrado por la afición, empezó a recibir las primeras críticas por la falta de valentía en su planteamiento.

Marcador favorable


Solo frente al Rayo Majadahonda fue capaz de mantener la ventaja
El Elche a domicilio de las últimas jornadas se caracterizado por ser un equipo que solo es capaz de ponerse las pilas cuando va por detrás en el marcador y los partidos se han puesto cuesta arriba. Sin embargo, cuando ha tenido el marcador favorable solo ha sabido mantener su ventaja frente al Rayo Majadahonda y ha sido, precisamente, el único encuentro en el que ha ganado fuera de casa. En Oviedo se adelantó con un gol de Manuel Sánchez y terminó empatando. En Cádiz también consiguió ponerse 0-1, pero terminó cayendo 5-1; y en Córdoba, Borja Martínez puso por delante a los ilicitanos y terminaron perdiendo. Curiosamente, en el Cerro del Espino, los franjiverdes marcaron el primero y fueron valientes y buscaron el segundo. Con el 0-2 fue más fácil administrar la ventaja y se obtuvo el premio. Por ello, quizás al equipo de Pacheta le ha faltado rematar los partidos y no dejar que los rivales le empatasen y se vinieran arriba.

Partido en Granada


Un trivote que ha provocado numerosas críticas
El técnico del Elche ha recibido las mayores críticas tras el encuentro del pasado lunes en Granada. El trivote que utilizó inicialmente en Los Cármenes, con Manuel Sánchez, Xavi Torres y Karim Azamoum, no gustó a nadie por la falta de futbolistas de creación. La salida en el segundo tiempo de Javi Flores y de Nino cambió la imagen por completo y confirmó que cuando se apuesta por cierta racanería, al final se paga. A este equipo le cuesta jugar a defenderse y no se siente cómodo en esa faceta. Ya se demostró la temporada pasada cuando era el «gallito» de la categoría y en la presente campaña, aunque no tiene, ni mucho menos, esa vitola, se ha confirmado que juega mejor cuando en el campo hay futbolistas que se asocian con la pelota y que saben elegir los pases sin necesidad de dar pelotazos. En ese sentido, en estos momentos y con la plantilla que tiene el Elche, parece una aberración prescindir inicialmente de Flores y de Nino a la vez, porque son los dos futbolistas más lúcidos con la pelota que hay en el equipo.

Insistir


Pacheta nunca baja los brazos
Lo bueno que tiene el entrenador burgalés es que es muy tozudo, nunca baja los brazos y siempre busca alternativas para mejorar. Hasta ahora no ha sido capaz de dar con la tecla a domicilio, pero, al igual que consiguió frenar la sangría de goles en contra realizando pequeñas variantes en defensas, seguro que va a buscar el equilibrio para jugar fuera de casa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook