26 de noviembre de 2019
26.11.2019

Investigan una agresión sexual de 4 presos a otro con minusvalía en Villena y el ataque a un funcionario herido en Fontcalent

Uno de los implicados es un miembro de la Manada de Callosa d'en Sarrià, pero el recluso se ha retractado

25.11.2019 | 21:54

También se indaga sobre el ataque a un funcionario herido en Fontcalent.

La dirección de la prisión de Villena ha remitido a los juzgados el caso de una presunta agresión sexual a un preso con minusvalía por parte de otros cuatro internos, entre ellos un miembro de la conocida como Manada de Callosa d'en Sarrià, según confirmaron ayer a este diario fuentes penitenciarias.

El incidente ha sido remitido a los juzgados pese a que el interno que denunció inicialmente que le intentaron violar con un palo se retractó posteriormente y dijo que estaban «bromeando» sus compañeros de módulo.

El suceso ocurrió hace unos días en un Módulo de Educación y Respeto (MER) de la cárcel de Villena donde hay una veintena de presos de entre 18 y 21 años. Uno de los reclusos, que padece una minusvalía, denunció en un principio que otros cuatro presos le agredieron y tras bajarle los pantalones intentaron introducirle un palo por el ano.

Los denunciados fueron trasladados al departamento de Aislamiento, donde estuvieron recluidos un día antes de regresar al MER. Por su parte, la víctima fue cambiada de módulo tras pasar por la enfermería, donde estuvo como medida de seguridad, ya que no presentaba lesiones. La versión inicial de la agresión sexual no fue mantenida luego por la víctima, quien se desdijo y aseguró que sus compañeros estaban de broma.

Además de esta agresión sexual, también se investiga el ataque sufrido el pasado domingo por un funcionario de la cárcel de Fontcalent que resultó herido tras intervenir en una pelea de dos presos que se estaban peleando con palos de escoba o fregona y le golpearon, según denunció ayer el sindicato ACAIP-UGT y la asociación «Tu abandono me puede matar» (TAMPM). El trabajador ha sido atendido de contusiones en una mano y en un hombro y se encuentra de baja a causa de la agresión.

Esta nueva agresión a funcionarios de prisiones se produjo después de la cena y cuando los internos subían a sus celdas en el Módulo 4, donde están los reclusos más conflictivos y multirreincidentes. Dos de los presos comenzaron a pelearse con palos de madera y el funcionario que estaba de servicio intervino para separarles y pidió ayuda de otros compañeros, según los datos facilitados por TAMPM y ACAIP-UGT.

Al mediar en la pelea el funcionario fue golpeado y con la ayuda de otros compañeros pudieron poner fin a la reyerta de los dos presos. El funcionario agredido fue asistido en un primer momento por los servicios médicos de la prisión de Fontcalent y posteriormente en un hospital, donde le atendieron por contusiones en una mano y en un hombre. 

Esta nueva agresión a funcionarios de prisiones se produjo después de la cena y cuando los internos subían a sus celdas en el Módulo 4, donde están los reclusos más conflictivos y multirreincidentes. Dos de los presos comenzaron a pelearse con palos de madera y el funcionario que estaba de servicio intervino para separarles y pidió ayuda de otros compañeros, según los datos facilitados por TAMPM  y ACAIP-UGT.
 
Al mediar en la pelea el funcionario fue golpeado y con la ayuda de otros compañeros pudieron poner fin a la reyerta de los dos presos. El funcionario agredido fue asistido en un primer momento por los servicios médicos de la prisión de Fontcalent y posteriormente en un hospital, donde le atendieron por contusiones de diversa consideración en una mano y en un hombre. Según ACAIP-UGT, el trabajador estará de baja por un tiempo indeterminado.
 
El módulo donde fue agredido el funcionario albergaba en el momento del suceso a 66 presos y ACAIP-UGT asegura que la operatividad se complica cuando supera los 60 reclusos debido a las características de los internos, con graves problemas de adicciones y de respeto a las normas penitenciarias.
 
ACAIP-UGT señala en un comunicado que ha denunciado reiteradamente la masificación en la prisión alicantina, donde hay actualmente cerca de 900 presos. El mes pasado superó el 185% de su ocupación, lo que según el sindicato provoca que no se pueda realizar una correcta separación interior de los reclusos. La situación se agrava aún más por la ausencia de un módulo de aislamiento donde se pueda recluir a reclusos que protagonicen incidentes como el ocurrido el domingo. El sindicato asegura que hay dos módulo cerrados que se reformaron y no se abren por falta de personas, que es de cerca del 40 por ciento. Por ello, reclama que se dote de forma urgente a Fontcalent del personal necesario para abrir dichos módulo y poder atender bien a la población reclusa.
 
Por su parte, la asociación TAMPM ha anunciado que se ha convocado para el 3 de de diciembre en Madrid una nueva manifestación de funcionarios de Prisiones con motivo de la constitución de las nuevas Cortes. Dos autobuses partirán desde Alicante para participar en la protesta y volver a reclamar una "mejora inaplazable de las condiciones laborales y económicas" de los funcionarios de este sector.
 
"Tu abandono me puede matar" señala tras la última agresión ocurrida en Fontcalent que llevan tiempo denunciando la desprotección que sufre el colectivo por parte del Ministerio del Interior ante el incremento del número de agresiones. TAMPM ha reclamado, sin éxito por el momento, "más personal, medios formación y un nuevo protocolo de actuación que sustituya al actual, que no tiene en cuenta ni las agresiones verbales ni las que se producen de forma indirecta".
 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook