26 de julio de 2017
26.07.2017

La Fiscalía pide 181 años de cárcel a los siete acusados de asesinar al alcalde de Polop

En el escrito del ministerio público se cifra en 50.000 euros el precio por el que se encargó el crimen

26.07.2017 | 12:34
Dos agentes junto al coche de Alejandro Ponsoda en el lugar donde fue tiroteado.

La fiscalía ha pedido penas que suman un total de 181 años de prisión para los siete acusados de la asesinato del alcalde de Poblet Alejandro Ponsoda. Aunque todavía están pendientes de resolver los recursos de las defensas solicitando el archivo del caso, el juzgado ha emplazado a los letrados para que en el plazo de cinco días presente en sus escritos de conclusiones antes de cerrar el sumario para enviarlo a juicio.

El escrito del ministerio público recoge conclusiones muy similares al presentado por la acusación particular, que ejerce el abogado Vicente Guerri, pide 25 años de cárcel por asesinato para cada uno de los  cuatro acusados de encargar el crimen (el exalcalde de Polop Juan Cano, el empresario Salvador Ros y los responsables del club alterne Mesalina de Finestrat, Pedro Hermosilla y Ariel Gatto). Para los tres presuntos  autores materiales (los checos Robert Franek y Radim Rakowski, así como el español Raúl Montero Trevejo), se reclaman 25 años por el asesinato y la pena dos años de cárcel por tenencia ilícita de armas.

El escrito de acusación relata los enfrentamientos que tuvo Alejandro Ponsoda con Juan Cano,a raíz de que este último quedara relegado en las listas municipales de 2003 al Ayuntamiento de Polop debido a la aparición de unas cintas que implicaban a Cano en el cobro de comisiones urbanísticas.

Según el escrito, Cano acusaba a Ponsoda de no haberle defendido ante la dirección del partido y por tanto de no haber salido elegido concejal. También recuerda que durante esos años trató de controlar el Urbanismo en la sombra a través de la creación de una gerencia de Urbanismo que sería gestionada por él mismo. En el año 2007, Cano consiguió volver al Ayuntamiento polopino al estar situado en el número dos de las listas por el PP y ocupó el cargo de teniente de alcalde, sucediendo a Ponsoda en el cargo tras su muerte. La Fiscalía señala que con la vuelta de Cano Al ayuntamiento los enfrentamientos entre ambos se recrudecieron.

Siempre según la Fiscalía, Cano se puso de acuerdo con el empresario polopino Salvador Ros «que había tenido conflictos con el alcalde asesinado», por la animadversión que sentían hacia Ponsoda «por razón de su cargo». Para ello contactaron con los responsables del club de alterne Messalina de Finestrat y en una de las salas VIP del local propusieron al testigo protegido cometer el crimen a cambio de 35.000 euros.

Al no ponerse de acuerdo con el testigo protegido, los acusados contactaron con los otros tres procesados a los que conocían por ser asiduos a los clubs del alterne y con fácil acceso al mercado de las armas ilegales. En el escrito se cifra en 50.000 euros el precio por el que se encargó el crimen.

El asesinato se cometió el 19 de octubre de 2007 a las 21.20 horas en el momento en que Alejandro Ponsoda llegaba casa en la pedanía polopina de Xirles. El alcalde fue tiroteado mientras esperaba en su coche a que se abriera la puerta del garaje. Ponsoda falleció ocho días después como consecuencia de los disparos que le alcanzaron en la cabeza. La acusación sostiene que dos de los sicarios efectuaron los disparos, mientras que un tercero les esperaba en un coche para huir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine