09 de diciembre de 2019
09.12.2019

«Es un querer y no poder, nos desangramos»

Muñoz, técnico del Hércules, comparece abatido tras la derrota en casa del Espanyol B y no encuentra explicaciones. «Cualquiera nos hace daño», lamenta

08.12.2019 | 21:41
El herculano Moha Traoré, ayer, pugna con Iván Gil.

Las sensaciones son terribles y nadie le encuentra solución a la mayor crisis deportiva de la historia del Hércules. Tampoco el entrenador, un Jesús Muñoz que tiene las horas contadas en el club después de enlazar seis semanas sin ganar y con el equipo en peores circunstancias, que ya es difícil, que cuando se lo encontró.

«Esto es un querer y no poder», lamentaba ayer el entrenador blanquiazul en rueda de prensa, con semblante abatido, no muy distinto del de las últimas semanas. «Damos sensación de fragilidad, nos vuelven a meter tres goles y así es muy difícil», trataba de explicar un Muñoz que no ha sabido levantar a un Hércules en continua caída libre.

«No respondemos, nos falta carácter y competitividad, a ver hasta dónde nos da de esta manera...», continuaba el técnico, consciente de que el final de su etapa en el banquillo blanquiazul es inminente. «Cualquier equipo nos hace daño con un simple pase largo y nos desangramos en defensa», añadió el preparador conquense.

Cuestionado por si se ve con fuerzas para sacar al equipo adelante, Muñoz respondió: «No sabemos qué va a suceder de aquí al domingo que viene, sólo nos queda trabajar y mañana [por hoy] volveremos a entrenar». Sobre su posible salida, el técnico recordó que no es una decisión suya. «Depende de otros, no de mí», señaló.

El Hércules volvió a demostrar ayer que sigue sin saber a qué juega, que no es contudente y que tampoco sabe cerrar partidos en los que tiene ventaja. «Los puntos no son casualidad, sino consecuencia de un problema», aclaró el técnico, que también lamentó la serie de infortunios que persigue al Hércules. «Hemos tenido dos lesiones de los dos delanteros en un partido», deslizó Muñoz sobre las sustituciones de Benja primero y Jona después.

Un vestuario «tocado»

El capitán del Hércules, Ismael Falcón, reconoció tras el partido que la situación es «alarmante».

«Estamos preocupados y dolidos porque veníamos con mucha ilusión y nos vamos frustrados», añadió. «Es la realidad en la que estamos y nada nos sale tenemos que dar con la tecla rápido porque tenemos dos finales en las dos próximas semanas». «Nos hemos puesto por delante, pero luego ha sido un poco como toda la temporada, somos el Hércules y tenemos que levantarnos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook