08 de diciembre de 2019
08.12.2019

Portillo da un paso al lado y Ramírez llega con Mir

El socio de Enrique Ortiz toma todo el poder de la parcela deportiva tras la derrota ante el Espanyol B y decide fichar al técnico valenciano, que dejó al Hércules a las puertas del ascenso ante el Cádiz pero también fue despedido del Murcia, Elche y Alcoyano

08.12.2019 | 22:22
Portillo, hoy en Barcelona
Javier Portillo deja de ser director deportivo del Hércules tras la peor crisis de resultados en 97 años. Lo decidió ayer, después de que el equipo cayera con estrépito en casa del Espanyol B y consiguier a su novena derrota de la temporada en 16 jornadas, las mismas que sumó el equipo el pasado curso completo.Las riendas del desnortado Hércules, atrapado por los puestos de descenso a Tercera División y sumido en una profunda crisis deportiva, las asume de nuevo Juan Carlos Ramírez, que vuelve a coger peso en el club y que confeccionará los refuerzos del mercado de invierno. 
 
Su primera medida será el nombramiento de un nuevo entrenador y su apuesta es el regreso de Vicente Mir, que dejó al Hércules a las puertas del ascenso ante el Cádiz pero que después fue despedido antes de tiempo en el Real Murcia, Elche y Alcoyano.
 
El traspaso de poderes se producirá hoy y quien tiene también las horas contadas es el técnico Jesús Muñoz, que ha sido incapaz de revertir la dinámica de un equipo en depresión y que lleva seis semanas sin conocer la victoria. El equipo está a cuatro puntos de una salvación que la marca el Nàstic y al que el Hércules debe visitar el 22 de diciembre, y a solo dos puntos de colista Prat. 
 
El Badalona, que este sábado (19 horas) visita el Rico Pérez, ganó ayer y pisa los talones a los blanquiazules con solo un punto menos. Portillo se marcha tras tres años en solitario en la dirección deportiva del Hércules, habiéndose quedado a un paso del ascenso a Segunda División el pasado año con Lluís Planagumà en el banquillo. La deteriorada relación entre ambos y la exigencia de Ortiz y Ramírez de continuar con el técnico catalán provocó que el proyecto 19-20 comenzara ya tocado de muerte. 16 jornadas después el Hércules arrastra escudo y historia por los campos de Segunda B y va camino del cuarto entrenador (Planagumà, Vegar y Muñoz no han sabido dar con la tecla).
 
Ramírez, uno de los máximos accionistas del club junto con Enrique Ortiz, elegirá al nuevo entrenador como ya hiciera en la 17-18, cuando firmó a Claudio Barragán para levantar sin éxito el mal arranque del argentino Gustavo Siviero y el elegido es Vicente Mir. El preparador valenciano ya presenció el partido ante el Olot en el palco del Rico Pérez. 
 
Portillo, socio de Ramírez en Zassh Tecnológica, da un paso al lado decepcionado, convencido de que su marcha no es la mejor de las soluciones, pero sabedor de que la dramática situación del Hércules requería al menos una cabeza. Y la primera ha sido la suya. El equipo tiene por delante el difícil reto de evitar un indigno descenso a Tercera, una grosería que cada vez adquiere más visos de realidad. 
 
El empresario vasco debe lavar la cara de una plantilla hundida y acertar con los fichajes. Convencer a futbolistas para asumir el reto de sacar al Hércules del hoyo no será tarea fácil. Tampoco barata.
 

Otra derrota

El agujero infinito. Cada intento por sacar la cabeza hunde todavía más a un Hércules atornillado en los puestos de descenso a Tercera División por méritos propios. La anécdota de las primeras semanas ha pasado a ser ya una realidad dramática, en la que nadie es capaz de dar con una solución que evite que el Hércules siga despeñándose sin remedio. Quizás no sea capacidad sino valentía pero lo que es incontestable es que el equipo se va amoratando y arrastra por los campos de España el escudo, la identidad y el orgullo. El Hércule s cayó ayer derrotado (3-1) en casa del Espanyol B y pide a gritos una respuesta de sus dirigentes, la que sea. 
 
Los ejércitos sostenidos por un soldado no tienen futuro y el Hércules no lo tenía. Sin embargo, el destino quiso hacer un guiño a los blanquiazules porque en la única aparición por campo contrario el árbitro pitó penalti. Era el minuto 28. Un córner mal despejado cayó a los pies de Borja, que en una volea mordida se encontró con la mano de Alejandro Pérez. Carlos Martínez asumía el reto desde los once metros y batía por el centro a Adri López. Un milagro que duró poco. El Hércules no merecía ir ganando pero sin embargo lo hacía. Por entonces hasta había superado un contratiempo, otro, porque Benja, el delantero titular, había abandonado el terreno de juego a los 15 minutos por unas molestias en el isquiotibial. La alegría apenas duró diez minutos y el exherculano Moha hacía las tablas de libre directo.
 
El canterano Olmedo permitió una falta lateral evitable y el extremo marroquí, líder natural del Espanyol B, coló un balón imposible en la escuadra de Falcón. El portero, eterno salvador del Hércules en toda la Liga, quizás pudo hacer más; la barrera, sólo de dos hombres, también. Era el principio del fin.
 
El equipo tiró de orgullo torero tras el descanso y encerró al Espanyol B en su área a base de una tormenta estéril de saques de esquina. Difícil generar menos peligro a balón parado. En el 51', de nuevo Moha ejecutaba otro directo a la mandíbula del Hércules. Un contragolpe, un disparo desde la frontal y un inoportuno desvío de Íñiguez que descolocaba a un Falcón que ya había elegido lado. Y ahí quedó deshecho el equipo alicantino.
 

Carlos Parodi y Valentín Botella representan al club en el palco de la Ciudad Deportiva

El presidente del Hércules, Carlos Parodi, y el directivo Valentín Botella fue toda la representación ayer del club en las gradas de la Ciudad Deportiva Dani Jarque. Ambos viajaron la misma mañana del partido en vehículo particular. Ninguno de los dos máximos accionistas, Enrique Ortiz y Juan Carlos Ramírez, hicieron acto de presencia ayer en Sant Adrià de Besòs. Quien también estuvo fue el director deportivo, Javier Portillo, que se marchó sin hacer declaraciones y con semblante muy serio. En el minuto 21, toda la grada aplaudió en homenaje a Dani Jarque.
 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook