13 de noviembre de 2018
13.11.2018

Libertad provisional para los tres detenidos por la reyerta entre ultras de Hércules y Castellón

Los arrestados están siendo investigados por delitos de riña tumultuaria y lesiones - El aficionado del equipo alicantino ha negado su participación en la pelea

13.11.2018 | 01:18
El aficionado del Hércules esta mañana pasando a disposición judicial
La policía dispara al aire durante una pelea entre ultras del Hércules y el Castellón
Los servicios sanitarios atienden a los heridos en la reyerta

La Brigada Provincial de Información del Cuerpo Nacional de Policía en Alicante investiga un posible delito de odio ideológico como desencadenante de la reyerta multitudinaria que enfrentó el pasado domingo frente al estadio José Rico Pérez a unos 60 ultras del Hércules y el Castellón. La pelea se saldó con tres detenidos, siete heridos, 55 radicales identificados y 15 disparos al aire por parte de los dos policías locales que se sintieron acorralados por la turba. Esta mañana los detenidos han quedado en libertad provisional y sin medidas cautelares y serán investigados por delitos de riña tumultuaria y lesiones. El aficionado del Hércules ha negado su participación en la reyerta.

El aficionado del Hércules ha alegado que no forma parte de ninguna peña radical, ha negado su participación en la reyerta, y ha afirmado que pasaba por allí en el momento de los hechos. Por su parte, los aficionados del Castellón se han acogido a su derecho a no declarar.

La batalla campal que se desató sobre las 14.30, tres horas antes del inicio del derbi autonómico, sembró el pánico durante unos 25 minutos en esta zona del barrio de San Blas y suscitó ayer la condena unánime en todos los ámbitos políticos y futbolísticos: desde el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, a los máximos responsables de Hércules y Castellón, que confirmaron la expulsión de los clubes y sus estadios de cuantos socios o abonados pudieran estar implicados en los graves incidentes que dieron la vuelta a España.

Mientras, la Delegación del Gobierno en la Comunidad aseguró que el partido no fue declarado de alto riesgo por la Comisión Antiviolencia por no haber precedentes de enfrentamientos por parte de las dos peñas castellonenses que comunicaron oficialmente su desplazamiento hasta Alicante para presenciar el derbi regional. Sin embargo, sí que existen antecedentes de graves altercados en Castalia por disputas de hinchas de los dos equipos en 2003 y 2001.


Las dos peñas llegadas desde Castellón a bordo de sendos autobuses con 110 aficionados fueron controladas por la Policía y el personal de seguridad del Hércules y ubicadas en la curva del fondo norte del estadio Rico Pérez sin que se produjera incidente alguno antes, durante, ni después del partido. Uno de los autobuses estaba fletado por la Federación de Peñas del Castellón y el otro por el Frente Orellut.

No obstante, las primeras investigaciones del Cuerpo Nacional apuntan a que los protagonistas de la riña multitudinaria son miembros de la peña castellonense Barricada, a la que se vincula con una ideología de extrema izquierda, y de la herculana Curva Sur, de tendencia opuesta. Frente a la tesis de una disputa de origen pseudopolítico, la peña blanquiazul Curva Sur aseguró ayer en su Twitter que «carece de sentido» vincularlos con cualquier ideología porque nacieron hace 10 años «única y exclusivamente por y para el Hércules».

La peña Barricada fletó un autobús por su cuenta y riesgo para llegar hasta Alicante, pero ningún responsable policial tuvo constancia de ello hasta que se desencadenó la pelea en la calle de Teulada, enfrente del aparcamiento del Rico Pérez. La inmensa mayoría de los miembros de esta peña llegaron vestidos de negro y con capuchas, además de portar bates de madera y otros objetos contundentes.

Una vez iniciada la refriega, de una violencia inusitada, cinco patrullas del Cuerpo Nacional (CNP) se desplazaron al lugar de los hechos para colaborar con la Policía Local y disolver la pelea. En ese momento, los radicales del Castellón se dispersaron hacia la avenida del Doctor Rico y los del Hércules en dirección a la calle de Aureliano Ibarra.

Los agentes del CNP interceptaron en la calle Campo de Mirra a 38 seguidores del Castellón, de entre 20 y 45 años, mientras que cerca de la Casa Sacerdotal fueron interceptados una veintena de radicales del Hércules.

Ninguno de los implicados llegados de Castellón tenía entrada para el partido, ni habían comunicado al club de La Plana su decisión de viajar a Alicante, en contra de lo que es habitual por parte de las aficiones de cualquier club antes de sus desplazamientos. Una vez identificados, fueron devueltos en su autobús a su ciudad por orden policial. A los 58 implicados en la reyerta se les ha abierto un acta de sanción por infracción de la Ley del Deporte con la prohibición de acceso a un campo de fútbol y multa que puede llegar a 3.000 euros.


Y mientras el Ayuntamiento de Alicante da por hecho que los dos grupos de ultras se citaron previamente en las redes sociales para agredirse antes del partido, los detenidos lo niegan y aseguran que la pelea se produjo de modo casual cuando la peña Barricada localizó a los miembros de la peña herculana en un bar cercano al Rico Pérez. «Curva Sur Hércules no realizó ninguna 'quedada' con gente del Castellón. El grupo estuvo haciendo la 'previa' en su lugar habitual de reunión», destacó ayer esta peña, que esta semana se reunirá con responsables de seguridad del Hércules para «identificar y aislar» a sus integrantes implicados en la pelea.-->

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
participación
Elige tu once histórico del Hércules CF