13 de noviembre de 2018
13.11.2018

25 minutos de pánico en la zona norte de Alicante por la reyerta de radicales de Hércules y Castellón

Vecinos de San Blas relatan el miedo que sintieron en la calle Teulada e inmediaciones con la pelea entre ultras de los equipos de fútbol

13.11.2018 | 01:18
25 minutos de pánico en la zona norte de Alicante por la reyerta de radicales de Hércules y Castellón

Pudo ser un mediodía de domingo más en la calle Teulada, pero alrededor de 60 ultras del Castellón y del Hércules se encargaron de que la zona que convirtiese en un campo de batalla que sorprendió a los vecinos que paseaban por las inmediaciones del Rico Pérez. Los disparos de la Policía Local para tratar de dispersar a los violentos alertaron a viandantes y vecinos de las urbanizaciones cercanas, que no daban crédito a lo que estaba sucediendo en la calle.

El terror se apoderó de los aledaños del estadio del Hércules con una pelea multitudinaria que tuvo que ser sofocada por varias unidades de la Policía Local y Nacional acabando con un balance de tres detenidos y siete heridos. 24 horas después de los hechos, apenas se aprecian restos de la batalla campal en la calle, aunque sí en la retina de los vecinos de la zona, todavía sin acabar de creer el violento episodio sucedido horas antes de un partido de fútbol de Segunda B.

Juan, de 51 años, es aficionado del Hércules aunque reconoce que en los últimos años no se ha sacado el abono del club blanquiazul. La pelea le sorprendió mientras estaba paseando con sus hijos antes de comer. «Llegué a sentir miedo, me pilló justo enfrente y fue algo muy desagradable, había mucha gente pegándose y temí por los niños, por lo que enseguida nos alejamos de la zona», relata el vecino de la urbanización más próxima a los hechos. «Cuando escuché los disparos de la Policía ya me dí cuenta de que la cosa era seria», afirma el aficionado del Hércules, que asegura que, aunque dentro del estadio no ocurrió ningún capítulo violento, no quiere por el momento regresar al Rico Pérez «por si acaso». «Ya no tengo ganas después de ver cómo se comportan las aficiones», señala.

Rosana, de 54 años, también puede relatar los hechos en primera persona. Vive muy cerca de la calle Teulada donde se originaron los hechos y aunque reconoce que no le gusta el fútbol, el domingo estuvo paseando con su perro por el Rico Pérez cuando se vio sorprendida «por una masa de gente muy violenta». «Estaba hablando por el móvil cuando vi a muchísima gente que se empezaron a pegar como locos, eran muchos y todavía no había casi policías. Pasé mucho miedo, se me quedó mal cuerpo por la violencia de ese grupo, todos se pegaban con todos y lo único que quería era alejarme de esa zona», recuerda una vecina de la zona, que tiene claro que nunca olvidará esas imágenes. «Fue muy duro, espero no volver a vivir nada igual», señala la vecina.

Por su parte, Jonathan tiene 39 años y es de origen colombiano pero instalado en Alicante desde hace diez. La multitudinaria pelea le pilló a cinco minutos de la zona y afirma que fueron los disparos de la Policía los que le alertaron. «Escuché varios ruidos muy fuertes y pensé que eran de alguna fiesta, pero seguí andando y me encontré con una marabunta corriendo y pegándose. Fue algo muy violento, de fiestas nada, enseguida vi que habían sido disparos de la Policía, me refugié rápidamente en mi casa porque tenía mucho miedo, pensaban que me iban a matar porque me los encontré de cara», relata Jonathan, vecino de una urbanización cercana al lugar de los hechos. ¿El partido? «Iba a ir a verlo pero se me quitaron las ganas de ir en mucho tiempo».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
participación
Elige tu once histórico del Hércules CF