06 de septiembre de 2019
06.09.2019

Un incendio arrasa en Aspe una nave llena de ropa y plástico tras 24 horas de extinción

La principal línea de investigación apunta a que el fuego fue intencionado porque la empresa llevaba años sin actividad y se usaba como almacén

05.09.2019 | 23:55
Un incendio arrasa en Aspe una nave llena de ropa y plástico tras 24 horas de extinción

Los bomberos emplearon un dron para combatir las llamas con más eficacia tras desplomarse el techo y las paredes.

Un día entero han permanecido los bomberos de los Parques de Elda y Elche combatiendo en Aspe el fuego de una nave industrial sin actividad, donde se almacenaban miles de kilos de plásticos y ropa y zapatos usados. Las altas temperaturas han colapsado la estructura y los 1.000 metros cuadrados de superficie de esta antigua fábrica de plástico han quedado reducidos a cenizas.

La principal línea de investigación apunta a un incendio intencionado. Entre otros motivos porque la industria estaba cerrada y no se ha detectado ninguna anomalía eléctrica como foco inductor. Otro dato que refuerza esta hipótesis es la hora en la que se detectó el incendio. La primera llamada a Emergencias la realizaron unos vecinos que viven cerca del camino Jaboneros. Se despertaron a las tres de la madrugada alertados por los ladridos de los perros tras producirse varias explosiones por la alta temperatura. Pero el fuego ya se había extendido cuando llegaron los efectivos de la Policía Local, Bomberos, Guardia Civil y Protección Civil.



Propagación


Las ocho dotaciones de bomberos que participaron en la extinción necesitaron más de nueve horas para controlar las llamas. A pesar de ello el incendio ha permanecido activo, mediante combustión lenta, hasta la mañana de este viernes. De hecho, a las nueve de la noche de ayer la mitad de la fábrica seguía ardiendo. La gran cantidad de plásticos y productos textiles de desecho que había en el interior ha alimentado el fuego, elevando la temperatura hasta hacer caer las paredes y el techo. Una circunstancia que llevó a los bomberos, tras desplomarse parte de la fachada poco antes del amanecer, a retirar sus camiones del recinto para evitar daños personales. También a esa hora la Guardia Civil de Tráfico cortó un carril de la CV-84, a la altura del kilómetro 120, en el tramo Alicante-Aspe, de forma preventiva mientras se sofocaba el fuego. Un trabajo que ha sido largo y complejo y en el que se ha empleado una excavadora, ya entrada la tarde, para retirar el material incandescente y también un un dron dotado de cámara térmica. De este modo los bomberos han podido comprobar, con una visión aérea, las zonas de mayor carga térmica para centrar sus esfuerzos en refrigerar con mayor eficacia los puntos más sensibles.

En los primeros momentos, tras cerciorarse los agentes de la Policía Local y los bomberos de que no había ninguna persona atrapada en el interior, las labores se centraron en evitar que el fuego se propagase a una nave colindante que sí alberga actividad industrial. El riesgo era muy alto pero se consiguió frenar el avance de las llamas. Lo que no se pudo evitar es que se calcinara parte del tendido eléctrico, por lo que se dio aviso a los técnicos de Iberdrola para que reparasen la incidencia.

La columna de humo llegó a ser tan densa y tomó tanta altura que se pudo observar a kilómetros de distancia en los municipios vecinos de Novelda, Monforte del Cid, Hondón de las Nieves y La Romana. En Aspe el cielo amaneció como si estuviera nublado y fuera a llover por efecto del humo.

La nave estaba en proceso de ser alquilada o vendida pero llevaba mucho tiempo cerrada. Fue utilizada para fabricar plásticos pero años atrás la actividad se trasladó al polígono industrial Tres Hermanas de Aspe.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook