03 de mayo de 2013
03.05.2013
ASPE

El jubilado que pintó los símbolos franquistas de la iglesia rechaza la solución del Ayuntamiento

La Federación de Foros por la Memoria también se opone a incluir en un atril los nombres de todos los caídos porque supone "equiparar a víctimas y verdugos"

03.05.2013 | 00:00

José Gallego, el jubilado socialista de Aspe procesado por tachar los símbolos franquistas de la iglesia para exigir que se cumpla la Ley de la Memoria Histórica, ha rechazado la solución "conciliadora" que pretende aplicar el equipo de gobierno de PSOE-EU con el acuerdo de la parroquia y el Obispado. La medida, tal y como ya adelantó ayer este diario, consisten en grabar en un atril los nombres de los 108 aspenses fallecidos durante la Guerra Civil, tanto del ejército nacional como del republicano y algún miembro de la Iglesia que fue fusilado en la contienda, para colocarlo en la fachada lateral de la Basílica de Nuestra Señora del Socorro de Aspe. Justo donde se encuentran las placas de mármol de 1945 donde sólo figuran los nombres de quince caídos del bando falangista. Nombres que se mantendrán, al igual que la cruz, mientras se eliminarán el emblema falangista del yugo y las flechas, la frase "Caídos por Dios y por España" y la expresión "José Antonio Primo de Rivera ¡Presente!". Una medida que cuenta, también, con el visto bueno de la junta de patrimonio histórico.

"¿Tanta pelea para ésto?" se preguntaba ayer José Gallego insistiendo en pedir la efectiva aplicación de la Ley de la Memoria Histórica que obliga a suprimir todos los nombres y símbolos de la dictadura que todavía perduran en la fachada de la iglesia. "Tengo 73 años, estoy muy "tocao", me han denunciado y no tengo ganas de meterme en una guerra pero me dan ganas de ir con un pico y echarlo todo abajo porque, a veces, hay que hacer una ilegalidad para que se cumpla la legalidad", comentó tranquilo pero abatido.

Él propone una "solución generosa" que consiste en suprimir todos los vestigios franquistas, incluidos los nombres, y colocar el atril en la fachada del Ayuntamiento en memoria de "todos" los hijos del pueblo caídos en la Guerra Civil. Pero sin citar a ninguno.

Sin embargo la Federación Estatal de Foros por la Memoria ha criticado duramente la "solución salomónica" del Ayuntamiento de Aspe.

"Mantener los nombres de los falangistas es inadmisible en un Estado Democrático y de Derecho y supone una clara vulneración de la ley" ha señalado la portavoz Edurne Rubio para quien incluir en un atril los nombres de todos los fallecidos en la Guerra Civil "es inadmisible porque supone equiparar a las víctimas que lucharon por un Gobierno libre y legítimo con los verdugos que apoyaron la dictadura a través de un golpe militar y opresor". Para la Federación de Foros por la Memoria lo que debería hacer el gobierno aspense es dedicar una calle, una fuente o una estatua del pueblo a la memoria y reconocimiento "única y exclusivamente de quienes lucharon por la libertad", esto es, de todos los fallecidos del ejército republicano. "En caso contrario -subraya Edurne Rubio- nos movilizaremos contra una medida injusta e ilegal".

Gallego: "Habrá que preguntar a las familias del bando republicano"
José Gallego todavía tiene pendiente una causa abierta en el Juzgado de Novelda tras ser sorprendido por la Policía Local en agosto pasado cuando tachó, con un bote de spray rojo, el pequeño "Valle de los Caídos" de la Basílica de Aspe. "Manuel Díez -el alcalde del PSOE- tiene razón -afirmaba ayer el jubilado socialista- porque su decisión no contenta a nadie. Y también tendrá que preguntar a los descendientes de los fallecidos del bando republicano qué les parece poner sus nombres junto a los de los falangistas y, además, en un atril pegado a la iglesia. Seguro que a más de uno no le hace ninguna gracia. A mí, desde luego, no me la haría", subraya.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook