03 de diciembre de 2018
03.12.2018

La Generalitat financiará la ubicación de cajeros en 13 municipios de la provincia de Alicante sin bancos

Se trata de un Plan contra la exclusión financiera de los pequeños municipios que también podría incluir un servicio de asesoramiento

03.12.2018 | 19:10
La Generalitat financiará la ubicación de cajeros en 13 municipios de la provincia de Alicante sin bancos

La Generalitat financiará la ubicación de cajeros automáticos en municipios de la Comunidad Valenciana que no disponen de una oficina bancaria, a través de un concurso público en el que se licitará por 10.000 euros al año el alquiler de cada cajero. En la provincia de Alicante, se intalarán en los siguientes municipios:
- Almudaina
- L'Alqueria d'Asnar
- Beniardà
- Benigembla
- Daya Vieja
- Facheca
- Gamorca
- Quatretondeta
- El Rafol d'Almunia
- Sagra
- Sanet i Negrals
- La Vall d'Alcalà
- La Vall de Laguar

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha presentado el Plan contra la exclusión financiera de los pequeños municipios, que tendrá una duración de cinco años y al que se han acogido ya 95 municipios de los 248 de la Comunitat que no tienen ninguna sucursal bancaria, cuyos ayuntamientos facilitarán un espacio dentro del consistorio para ubicar el cajero.

Puig ha asegurado que se trata de una iniciativa "muy vanguardista" en España y que se está estudiando que, además de los cajeros automáticos, se pueda ofrecer también un servicio de asesoramiento financiero, aunque no se ha decidido aún si se licitará como una mejora o como un contrato distinto.

El president ha destacado que, según los datos del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), el 2,7 por ciento de la población de la Comunidad no tiene acceso a una oficina bancaria en su lugar de residencia, lo que supone un total de 135.814 habitantes.

En la primera fase de aplicación de este plan, se instalarán cajeros automáticos en 37 municipios de Castellón, 13 de Alicante y 45 de Valencia, lo que permitirá que unas 45.000 personas puedan acceder a un servicio financiero como es poder disponer de efectivo.

Puig ha destacado que esta iniciativa es una forma de ayudar a paliar la despoblación, la cual conlleva también la pérdida de servicios en los que la rentabilidad es baja, y una forma de llegar a donde no lo hace la banca comercial.
Los Ayuntamientos que se acojan a este Plan tendrán que ofrecer dentro de sus instalaciones y durante su horario de apertura un espacio que permita ofrecer con seguridad este servicio, y aprobarán la exención de la tasa de ocupación para estos cajeros.

El concurso se licitará en cuatro lotes, agrupados por comarcas, y una vez transcurran los cinco años del contrato se evaluará el funcionamiento de este servicio, que se quiere ampliar también a las pedanías, para que los vecinos de las zonas rurales tengan acceso a este servicio.

El informe del IVIE señala que la baja rentabilidad de las entidades de depósitos ha llevado a cerrar, desde 2008, un 48 % de las sucursales bancarias de la Comunitat, donde se mantienen operativas 2.638 sucursales de entidades de depósito, prácticamente la mitad que hace una década.

Mientras que la media española se sitúa en un recorte del 52'2 % de la red de oficinas bancarias, en la provincia de Castellón ha sido del 53 % (porcentaje que solo supera Barcelona), en la de Valencia del 48 % y en la de Alicante del 46 %.

Además, el 66 por ciento de los municipios de la provincia de Castellón no tienen ninguna oficina bancaria, mientras que la población de la Comunitat que no tiene acceso a una sucursal bancaria en su municipio de residencia ha pasado del 2'4 % en 2016 al 2'7 % en 2017.

El informe del IVIE señala que el mayor porcentaje de la población financieramente excluida residen en municipios muy pequeños -el 58'5 % de los municipios valencianos sin oficina bancaria tienen menos de 500 habitantes-, y que en el futuro es previsible que siga aumentando la población sin acceso a este servicio en su localidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook