05 de marzo de 2020
05.03.2020

Mónica Carrillo gana el Azorín con una historia de secretos familiares

La periodista y escritora ilicitana se alza con los 45.000 euros del premio literario con la novela La vida desnuda, un «viaje emocional» en el que se desvelan intrigas de familia

05.03.2020 | 20:51
Mónica Carrillo gana el Azorín con una historia de secretos familiares

La autora, con tres libros publicados, se siente «profeta» en su tierra.

«Qué raro se me hace estar a este lado», indicó la presentadora de los informativos de fin de semana de Antena 3, Mónica Carrillo, cuando se encontró ayer frente a sus compañeros como ganadora de la 27 edición del Premio Azorín, fallado ayer en el ADDA en una gala conducida por el actor alicantino Fele Martínez.

Carrillo, con tres libros publicados por Planeta entre 2014 y 2017 (las novelas La luz de Candela y Olvidé decirte quiero y el libro de microcuentos El tiempo. Todo. Locura), ya avanzó ayer que piensa seguir compaginando ambas facetas: «No me planteo tener que elegir. Me apasiona el periodismo, comunicar, pero también escribir, y no quiero renunciar a nada. Mientras estén los espectadores y los lectores, ahí estaré».

La ganadora del certamen, al que se presentaron 218 obras, nacida en Elche en 1976, es la tercera autora alicantina que logra el premio convocado por la Diputación de Alicante y la editorial Planeta tras José Luis Ferris (1999) y Manuel Mira Candel (2004).

La vida desnuda es su tercera novela, con la que ha ganado los 45.000 euros del premio, en el que relata «un viaje vital, no solo físico, de Gala, una joven que va a despedirse de su abuela enferma y en ese viaje van a pasar muchas más cosas de las que esperaba al encontrarse con su familia» y descubrir un mundo «de secretos que hasta entonces no se habían desvelado», indicó ayer tras reconocer que, dada la naturaleza de la historia, poco podía desvelar de la trama. Como señaló el miembro del jurado y escritor Juan Eslava Galán, «no se puede hablar mucho sin hacer spoiler»

«Sumergirme en los secretos me parecía muy interesante porque todos tenemos y guardamos secretos inconfesables, todos hemos sido el secreto de alguien y ahí será donde se irán descubriendo las vidas ocultas de su familia –de ahí el título, La vida desnuda– y [la protagonista] irá redescubriéndose a sí misma, porque es también un recorrido vital y sale siendo otra persona», explicó ayer la autora, que reconoció que «una se descubre en todo ejercicio literario» y «vas dibujándote un poco en ese contenido de ficción».

El único secreto que Mónica Carrillo confesó fue que decidió presentarse al Azorín el pasado año tras conducir ella misma esta gala en la edición anterior. «No fui tan graciosa como Fele, pero en ese momento lo pensé. Nunca me había presentado a ningún premio y pensé "qué buena recompensa y qué mejor que en mi tierra"», desveló tras reconocer sentirse «abrumada» por sumarse a una lista «de tantos grandes autores» que han logrado un premio «tan prestigioso como el Azorín».

«Yo soy de Elche, juego en casa y me siento cómoda y emocionada. Siempre he estado orgullosa de defender mi tierra allá donde voy y estoy muy feliz emocionada de ser profeta en mi tierra y de ganar mi primer premio aquí», declaró ante el reconocimiento, que espera compartir pronto con los lectores, «con cualquiera que sienta curiosidad y que se encuentre con la sorpresa de reconocerse»


Mónica Carrillo, ganadora del Premio Azorín 2020.


La ilicitana, que vuelve a su tierra cada vez que puede y que ayer acudió a la gala con sus padres y su hermano, añadió que esta es una ficción que «viaja por Alicante». Uno de los personajes principales de la historia, la tía Julia, «fue profesora en un colegio de la provincia de Alicante. Hay aires mediterráneos, paseos por la costa y menciones a la tierra».

Eslava Galán afirmó que La vida desnuda es «una de las mejores novelas que hemos visto en el Azorín y había varias que destacaban», pero esta «caía por su propio peso por encima de todas».

Junto a Eslava, formaron el jurado de esta edición la diputada de Cultura, Julia Parra, los escritores Reyes Calderón, Luz Gabás, José Ferrándiz Lozano y Manuel Cifo González, así como la directora de Editorial Planeta, Belén López, y la secretaria general de la Diputación, Amparo Koninckx Frasquet.

Fele Martínez fue este año el encargado de conducir la gala en un acto que tuvo por lema Eterno, infinito, atemporal, Azorín y que recordó fragmentos de la vida y obra del autor monovero.

«El mundo que describe Azorín es un mundo por el que no pasa el tiempo», recordó el actor sobre el escritor, amante del cine y de la música, que tuvo a Pastora Imperio de musa y a Manuel de Falla como amigo. En su actuación, Fele Martínez citó al periodista de este diario Juanjo Payà, estudioso de Azorín al que calificó de «erudito».

Antes del fallo, ADDA Simfònica Strings, la sección de cuerda de la orquesta interpretó La oración del torero, de Joaquín Turina, y Libertango de Astor Piazzola.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook