10 de julio de 2019
10.07.2019
Tragedia en la isla

Conmoción en Santa Pola por la muerte de un futbolista juvenil ahogado en Tabarca

César Andrés, de 18 años, disfrutaba de su día libre de trabajo en el bar y sus compañeros del club han pedido retirar su camiseta con el número «3»

10.07.2019 | 13:01
Las zonas más peligrosas de Alicante donde se realizan saltos al mar

Santa Pola se despertó ayer conmocionada tras conocer que el joven fallecido en Tabarca tras saltar al agua desde la popular cala del Francés es César Andrés Sánchez, de 18 años de edad, central del equipo juvenil del Santa Pola CF, que esta próxima temporada estaba previsto que subiera al primer equipo. Una vida truncada en el día que descansaba en el bar donde trabajaba, como buena parte de los jóvenes santapoleros, cuando llega la temporada alta del turismo.



Nacido en Paraguay, hace tres años vino a Santa Pola a vivir junto a su madre y su padrastro. Residía en las inmediaciones de El Palmeral, en la zona alta de la villa. La mujer se encuentra en avanzado estado de gestación y el mismo martes, tras conocerse el luctuoso suceso, tuvo que ser ingresada de urgencia en el hospital, aunque fuentes municipales aseguraron que estaba previsto que ayer recibiera el alta. Según el relato de lo ocurrido hecho por testigos y amigos, el joven conocía la cala a la que había acudido en años anteriores. Y, como otros muchos jóvenes, saltó al vacío desafiando la gravedad. En total, algo más de tres metros. Un testigo asegura que tras zambullirse llegó a emerger, sacó la cabeza del agua pero, de repente, llegó una ola que lo cubrió por completo. No volvieron a verlo. Aunque algunos amigos se lanzaron al agua para tratar de ayudarle al ver que no aparecía, todo fue inútil. Entonces se dio la alarma y acudieron los servicios de emergencias, que acotaron la zona e hicieron los trabajos de búsqueda. Su cuerpo fue rescatado cuatro horas más tarde por los buzos a tres metros de profundidad y a unos 20 del lugar desde el cual se había lanzado al agua. El cadáver fue trasladado al Tanatorio de Alicante para que se le practicara la autopsia que determinará la causa de la muerte. Un avance de la misma confirma que el óbito se había producido por un ahogamiento por inmersión y que no presentaba golpes que pudieran haberle hecho perder el conocimiento dentro del agua.


{C}

{C}

La noticia del fallecimiento se conoció a última hora de la tarde a través de los propios amigos de César con los que fue a pasar un día de verano a la playa. Lágrimas que cruzaron la distancia de Tabarca a Santa Pola y que llegaron, especialmente, al Santa Pola CF, donde jugaba desde hacía dos años, como central del equipo juvenil. La conmoción en la entidad era completa. El presidente, Jorge Díez, se mostraba desolado, intentando dar todo su apoyo a la familia pero también a los chavales que fueron sus compañeros y que necesitan ahora asumir esta terrible pérdida. Ayer el capitán, Juanpa, quien compartía el eje de la zaga con César, lo recordaba como un gran amigo y mejor persona. Ambos tenían que pasar la próxima temporada al primer equipo y estaban orgullosos y comprometidos con este proyecto. «César veía que podía ganar un dinero con el fútbol, que era su ilusión», explicaba ayer el capitán del equipo. Suya y de otros jugadores fue la primera propuesta: retirar la camiseta con el número «3», que era la que utilizaba en los partidos. Quieren firmársela entre todos y entregarla a su madre en señal de dolor y respeto.

{C}

El sepelio es hoy a las 12 horas en el Tanatorio


Los restos mortales del joven santapolero César Andrés fueron trasladados a última hora de la tarde de ayer al Tanatorio de Santa Pola, desde el Instituto Anatómico Forense donde se le practicó por la mañana la autopsia después de recibir la autorización del juzgado. Allí lo esperaban familiares y amigos, rotos de dolor por lo ocurrido.

El sepelio tendrá lugar a partir de las doce del mediodía en las instalaciones del propio tanatorio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente