30 de abril de 2019
30.04.2019

Denuncian una agresión homófoba hasta dejar inconsciente a un hombre con un taco de billar

El Observatorio contra la LGTBIfobia saca a la luz una paliza en un bar de la zona comercial de Gran Alacant

30.04.2019 | 14:08
El cuartel de la Guardia Civil de Santa Pola, en una imagen de archivo

El Observatorio contra la LGTBIfobia de la Comunidad Valenciana ha denunciado una agresión homófoba en Santa Pola, en la que un hombre propinó, presuntamente, una paliza a otro, de 58 años, el pasado 23 de marzo en una zona de bares de Gran Alacant. Al parecer, y según han trasladado desde el Observatorio, la víctima se encontraba en una zona comercial de la urbanización, después de haber salido a cenar, cuando un hombre se les acercó y entabló conversación, de forma agresiva. En un momento dado, salió a la luz que la víctima y su acompañante, también hombre, eran pareja. En ese momento, el denunciado cogió un taco de billar y comenzó a propinarle numerosos golpes en la cabeza hasta dejarlo inconsciente, según consta en la denuncia.

La brutalidad de la agresión fue tal que los testigos, en un primer momento, pensaron que había fallecido, y comenzaron a practicarle maniobras de reanimación. La víctima recobró el conocimiento poco después, pero ha sufrido numerosas lesiones en el cráneo. El hombre fue atendido por el dispositivo sanitario e instantes después se formuló la denuncia ante la Guardia Civil de Santa Pola.

Otro caso el pasado verano

Se trata de la segunda denuncia por homofobia que se produce en la localidad en menos de un año. El pasado verano, un vecino de una urbanización privada de la localidad recibió insultos y golpes por bañarse en actitud cariñosa con su pareja en la piscina del complejo en el que residen y darse besos. Fran, la víctima, ha denunciado los hechos ante la Guardia Civil y ante el Observatorio Valenciano contra los Delitos de Odio por Orientación Sexual e Identidad de Género, y ha tenido que cogerse la baja laboral por las secuelas de los golpes recibidos.

El suceso se produjo al filo de la media noche del jueves cuando Fran, de 44 años, y su novio se encontraban dándose un baño en la piscina comunitaria de la urbanización en la que reside desde hace dos años en la calle del Mar, tal y como consta en la denuncia. En el momento, estaban acompañados de un grupo de adolescentes que también disfrutaban de una cálida noche de verano cuando, de repente, un vecino de la urbanización apareció en la escena y al grito de «maricones de mierda» los obligó a salir de la piscina. La reacción de los jóvenes fue salirse del agua tras la situación violenta, según relata la víctima. Sin embargo, el caso fue más allá y la violencia verbal traspasó la línea a la violencia física. Este hombre, alto y de complexión fuerte, amenazó a la pareja con un pedrusco para que salieran del agua, según consta en la denuncia. Cuando evacuaron la zona, en el borde de la piscina,el agresor le propició golpes en la boca con la piedra y patadas en la pierna izquierda y en ambos antebrazos, según la declaración que consta en la denuncia que interpuso a la Guardia Civil esa misma madrugada.

La víctima fue atendida en el consultorio médico de Santa Pola y, según el parte de lesiones, acudió policontusionado con heridas en el labio, rotura de un incisivo, lesiones en el hombro y dolor en el tobillo. La víctima, que trabaja en el departamento de corte de una conocida empresa de calzado ilicitana, se encuentra actualmente de baja médica por los daños tras este presunto delito de odio, que está aún por llegar al juzgado. Lamenta, además, que hasta el momento la mercantil en la que trabaja no le ha prestado asesoramiento jurídico después de un episodio en el que se siente vulnerable y con miedo de bajar a la calle mientras se recupera de las lesiones. El caso de Fran lo están llevando desde el Observatorio valenciano contra la LGTBfobia, desde donde sostienen que en este caso se ha repetido el ciclo del odio, en el que se produce una violencia en la que el agresor se siente impune «porque en el ámbito de la tramitación judicial es complicado que un juez encuentre el agravante de homofobia, y no son sensibles a la realidad y queremos que se agraven las penas», explica Toño Abad, director del Observatorio contra la LGTBfobia. Desde esta plataforma cuentan con abogados y psicólogos que asisten y acompañan a las víctimas por delitos de odio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente