17 de octubre de 2019
17.10.2019

El Campello prolonga el cierre de Cala Lanuza tras confirmar un vertido de fecales

La analítica confirma la presencia de la bacteria E.coli en el arenal, que permanece clausurado desde hace una semana. Su origen estaría en el mal funcionamiento de la depuradora de una urbanización

17.10.2019 | 21:14

Confirmado un vertido de aguas fecales en Cala Lanuza. El Ayuntamiento de El Campello ha informado en la noche del jueves que, tras haber recibido en esta jornada, a última hora de la mañana, un avance del informe de los resultados de las muestras de agua en la arena y en el mar, tomadas el pasado lunes, en la playa de Cala Lanuza, se va a prolongar el cierre temporal de la misma "hasta que se encuentre en condiciones óptimas de higiene y de salubridad".

Los resultados de las muestras, analizadas por el Colegio de Farmacéuticos de Alicante, arrojan un resultado negativo en el caso de la muestra recogida en el mar, no siendo este el caso de la del arenal, el cual indica la presencia de la bacteria E.coli. La contaminación podría haberse producido por el vertido provocado por un inadecuado funcionamiento del sistema de impulsión de la depuradora de la comunidad vecinal de Venta Lanuza. Pese a que el pasado viernes el Ayuntamiento apuntaba a que podría tratarse de filtraciones naturales de agua y no de un vertido, finalmente se ha confirmado que sí que se ha producido una incidencia relacionada con el tratamiento de las aguas negras.

El concejal de Medio Ambiente y Playas, Julio Oca (Cs), tras conocer los resultados de las analíticas, ha anunciado que "la clausura de la playa se prolongará temporalmente hasta que alcance el grado de máxima seguridad en las condiciones higiénicas y de salubridad para nuestros vecinos y entorno medioambiental".

Asimismo, el edil ha manifestado que el viernes, a primera hora del día, dos técnicos del Ayuntamiento, junto al Administrador de la comunidad vecinal de Venta Lanuza y operarios de una empresa especialista en la implantación de tuberías, iniciarán en el área del vertido los trabajos tendentes al esclarecimiento de la fuga y su posterior resolución.

El edil de Medio Ambiente y Playas, que ha seguido el caso paso a paso desde que la Policía Local le informara del cierre de la playa por un "probable vertido de aguas fecales", confía en que a partir de este momento se resuelva rápidamente esta circunstancia. No en vano, desde que la tarde del pasado jueves 10 de octubre la concejalía tuviera noticias de la situación, el propio edil se trasladó a la zona para visualizar el vertido y hablar con los vecinos.

A la mañana siguiente, viernes 11 de octubre, los funcionarios de Servicios Públicos trabajaron en la zona para verificar el foco del vertido, quedando excluido desde un inicio la red municipal de alcantarillado. No obstante, la concejalía ordenó el cierre de la playa, la imposición de la bandera roja y la toma de muestras tanto en la arena como en el mar, si bien al haber transcurrido el fin de semana de por medio, el pasado lunes, 14 de octubre, se volvió a coger una nueva muestra para su análisis posterior, según explican desde el Ayuntamiento.

Gracias al seguimiento y persistencia operado por los funcionarios de la concejalía, así como a la implicación del Colegio de Farmacéuticos, los resultados de la analítica, que suelen obtenerse tras una semana desde la entrega de las muestra, han sido comunicados el jueves, a pesar de mediar una festividad local, por lo que a partir del viernes se iniciarán los trabajos de descontaminación de la zona afectada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook