Torrevieja

Urbanismo ordena el cierre del último taller de calafates de Torrevieja

La nave se construyó en la playa del Acequión tras echar Puertos y el Ayuntamiento a los carpinteros artesanales de su ubicación tradicional

23.04.2016 | 01:29
Nave con orden de clausura

La edil ha clausurado dos chiringuitos en la zona y dice que «la ley es igual para todos»/ La instalación cuenta con todos los permisos de obra pero no ha tramitado la licencia de actividad

El calafate Ildefonso Rodríguez, el último que construye y repara barcos en madera en Torrevieja, ha recibido un decreto de cese y clausura de la nave en la que trabaja desde 1988, por carecer de licencia de actividad, rubricada por la edil de Urbanismo y Actividades Fanny Serrano y el jefe de Urbanismo Santiago Romero Portilla.

La resolución rechaza las alegaciones del calafate, el último representante de cinco generaciones dedicadas a este oficio artesanal y que se encargaba también de reparar las barcas de carga de sal, los raches, en las salinas. El Ayuntamiento analizó la situación de taller, tras difundir la oposición del PP un escrito de un particular que denunciaba que supuestamente la nave era ilegal. Pero el taller se construyó a finales de los ochenta al ser expulsados los calafates por el Ayuntamiento y la gestión de Puertos de entonces a los calafates de «su sitio de siempre» en la playa para la construcción del puerto deportivo Marina Internacional, apartamentos turísticos fuera de proyecto incluidos. Rodríguez, no solo pudo demostrar documentalmente que su padre obtuvo esa licencia de la gestión de puertos del Estado en 1988, también cuenta con una del Ayuntamiento desde 1989. El documento que indica que se levanta precisamente para desarrollar la actividad de astillero y calafate. El Ayuntamiento, tras hacerse eco de esas informaciones, comprobó que la nave estaba dentro de ordenación pero que la actividad carecía de autorización.

La edil dijo ayer que la nave podrá reabrir si presenta la solicitud de licencia de apertura y los técnicos avalan que adopta las medidas correctoras. Una licencia de este tipo necesita, entre otros requisitos, darse de alta desde el punto de vista fiscal.

El calafate está vinculado familiarmente con la edil de Fiestas África Celdrán .«La ley es igual para todos», aclaró Serrano que cerró este verano un chiringuito a escasos metros de esa nave por no contar con los permisos.

Taller
La misma nave fue utilizada para en 2010 albergar un taller de empleo, con clases de formación para un nutrido grupo de alumnos, financiado con fondos europeos e impulsado por el Ayuntamiento de Torrevieja, para formar a futuros calafates. En ese caso, los servicios técnicos de Urbanismo, dirigidos por el mismo técnico, no constataron la carencia de licencia de la que ahora han informado.

Fuentes conocedoras de las actividades económicas que se desarrollan en el ámbito portuario de animaron ayer al jefe de Urbanismo y a la concejala Fanny Serrano a confirmar las autorizaciones en vigor de los locales y actividades abiertos en Marina Salinas, el Real Club Náutico de Torrevieja y Marina Internacional, que formen parte de sus competencias e impulsar los expedientes de supervisión que pueda llevar a cabo la Conselleria, como ha hizo en el caso de un local nocturno en Marina Salinas el pasado verano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine