23 de abril de 2018
23.04.2018

El presunto narco de la Wikipedia asegura que sus ingresos son de los negocios inmobiliarios

La Audiencia de Alicante inicia el juicio al británico Brian Colin Charrington y a otros ocho acusados por un alijo de 192 kilos de cocaína incautado en julio de 2013 en El Albir

24.04.2018 | 22:37
Brian Charrington hoy antes de entrar a la Audiencia para el juicio.

La Fiscalía solicita penas de entre nueve meses y 18 años de prisión.

El británico Brian Colin Charrington, afincado desde hace años en la Costa Blanca y cuyo historial de detenciones por narcotráfico en Europa aparece recogido en la Wikipedia –él niega haber publicado su biografía policial–, rechazó ayer declarar a las preguntas del fiscal antidroga en el juicio iniciado en la Audiencia de Alicante por un alijo de 192 kilos de cocaína incautados en El Albir y sólo admitió contestar a su abogado para asegurar que sus ingresos económicos proceden de los negocios inmobiliarios y no de la droga. «Compra-venta de chalés y terrenos y construcción, eso es lo que he hecho en España desde 1993», declaró el presunto narco de la Wikipedia, quien se enfrenta a una petición inicial de la Fiscalía de 18 años de prisión y multa de más de quince millones de euros.

Junto a Brian Colin Charrington, considerado por la Policía como uno de los diez criminales más investigados en Europa, se sentaron en el banquillo de los acusados de la Sección Décima otros ocho procesados, entre ellos su hijo y su mujer, Isabelle Robert, quien aún tiene pendiente de cumplir una condena de nueve años de prisión por un alijo de tres toneladas y media de cocaína. Los acusados se enfrentan a penas de entre nueves meses y 18 años de prisión.

Nulidad de escuchas

Los abogados defensores plantearon diferentes cuestiones previas al inicio del juicio, entre ellas la petición de nulidad de las escuchas telefónicas que autorizó a la Policía Nacional el juzgado de Instrucción número 3 de Dénia y que permitieron incautar la droga.

De hecho, los 192 kilos de cocaína estaban en una vivienda de El Albir en l'Alfàs del Pi donde se encontraba una de las acusadas y su pareja, uno de los presuntos responsables de traer a Altea el barco con la droga incautada desde Sudamérica y que se encuentra en paradero desconocido. Esta pareja tuvo un incidente de malos tratos y la mujer realizó una llamada telefónica intervenida en la que desveló que había droga en la casa, lo que propició la inmediata intervención de los agentes del Greco Levante, el Grupo de Respuesta Especial contra el Crimen Organizado de la Policía Nacional.

Para la Fiscalía, Charrington organizaba el envío de cocaína desde Sudamérica en veleros, uno de los cuales zarpó del puerto de Cartagena y fue apresado posteriormente en Venezuela, donde no se incautó droga alguna aunque las autoridades venezolanas aseguraron que encontraron «trazas» de cocaína. Además de asegurar que sus ingresos procedían de los negocios inmobiliarios, Charrington contestó a su abogado que no reconoce las llamadas y teléfonos que le atribuye la Policía durante la investigación sobre la organización que organizó envíos de cocaína a España desde Sudamérica.

Anotaciones en la pizarra

La Fiscalía sostiene que Charrington tenía en una de sus viviendas de la Costa Blanca –la de Altea en concreto– una pizarra donde anotaba cantidades de cocaína y precios de venta de mercancía ya distribuida y quiso borrar las anotaciones cuando la Policía le detuvo en su domicilio. Por su parte, el presunto narco de la Wikipedia aseguró ayer en el juicio que allí lo único que había apuntado era el nombre y número de teléfono de su mujer. Ella se encontraba en Venezuela y como tenía pendiente de cumplir una condena «lo borré para que no siguieran buscándola y no pudieran investigar dónde estaba», indicó. También tuvo su explicación para una bolsa que había en su casa y era similar a las que contenían la droga incautada en El Albir. La bolsa era de otro de los procesados y «contenía herramientas».

Charrington aún contestó a una última pregunta de su abogado para rechazar la información dada por las autoridades francesas sobre una visita del acusado y su mujer a Francia en 2011. Según la investigación policial, acudió a Francia para buscar financiación para organizar los envíos de cocaína. Sin embargo, Brian Colin negó incluso que hubiera estado en Francia ese año. «Es falso, se lo han inventado», afirmó.

Su hijo tampoco quiso contestar cuestiones del fiscal antidroga y a preguntas de su abogado se ratificó en lo declarado durante la fase de instrucción.

La misma línea siguió la mujer de Brian Colin. Isabelle, cuya anterior pareja era un narco francés asesinado a tiros junto a otro hombre en La Nucía en 2010, contestó a su letrado que en la vivienda de Venezuela donde fue detenida no hallaron droga y que parte de los 170.000 euros que recibió por la venta de su casa los usó para escapar de España por la condena que tiene pendiente de cumplir. Además modificó su declaración inicial respecto al pasaporte falso usado para huir y exculpó a Charrington.

Los dos únicos acusados que admitieron preguntas de la Fiscalía ayer en el juicio fueron dos marineros que viajaron a Sudamérica desde Cartagena en el velero «Alitia» y que negaron haber cargado cocaína. Junto a ellos viajaron Charrington –quien afirman que era el que daban las órdenes– y su mujer, el capitán del barco, que no quiso contestar ayer a preguntas ni siquiera de su abogado, y otro procesado cuyo interrogatorio está previsto para hoy.

Un barco para fiestas

Uno de los marineros, que está actualmente preso cumpliendo una condena por lesiones y realizó la travesía trabajando en labores de mantenimiento y cocina, precisó que Charrington puso el velero a su nombre por «razones fiscales» un mes antes de zarpar desde el puerto cartagenero. Este acusado negó que hubiesen realizado el viaje para traer cocaína y el hecho de que la Policía de Venezuela hallara trazas de droga en el barco era porque estaban atracados junto a una discoteca y hacían fiestas. El otro tripulante también incidió en que no transportaron droga y que el velero «siempre ha sido de fiestas y disfrute», lo que explicaría el hallazgo de las trazas de cocaína.

La acusada que era pareja del procesado huido declaró que ella vivía en Cartagena y sólo llevaba dos días en la vivienda de El Albir donde se intervino la droga.

El juicio seguirá hoy con la declaración de otros dos procesados por el alijo de cocaína.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine