13 de noviembre de 2016

El arte está en la calle

El barrio de Campoamor se convierte en un lienzo gigante en el que intervienen más de 20 grafiteros internacionales con los referentes alicantinos Rudi, Tom Rock, Sealtres y Dolar

15.11.2016 | 00:57
El arte está en la calle
El arte está en la calle

Las obras redecoran hasta 100 metros de pared en un ambiente que atrae a un numeroso público.

Se trata de una intervención colorista gigante que convierte el barrio alicantino de Campoamor en un lienzo de enormes proporciones. De hecho, para tal cometido, ayer participaron más de 20 artistas internacionales (con los referentes alicantinos Rudi, Tom Rock, Sealtres, Dollar y Peyo, entre ellos) en un proyecto que lleva el arte, la cultura, a la calle.

A todos los grafiteros resulta fácil localizarlos a primer golpe de vista. Andan con sus monos especializados del que cuelgan unos soportes que les permiten moverse de un lado para otro hasta con seis esprais encima. Trabajan con rayas multicolores (son los disparos que se escapan, las ráfagas de pintura fresca que les identifican), y portan máscara y gorra, aunque el sol aprieta fuerte y es también imprescindible el uso de gafas de sol.

Suena música de fondo, y algunos artistas descansan cerveza en mano. Otros consumen un cigarrillo. En cualquier caso, lo curioso es que todos ellos andan con su mirada fija sobre el mural, ante la idea de con qué color o con qué forma dar vuelo a su obra. Y el público pasea y presta atención a muy pocos metros de las pinturas (familias, mayores, niños... asistentes muy variados los que circulaban ayer por la zona), y preguntan, se interesan, intercambian impresiones con los grafiteros.

Así discurrió el I Festival «Campoamor Graff», deparando un foco de modernidad, caldo de cultivo de ideas, inquietudes, del arte callejero y de la cultura que conserva, restaura, revitaliza y redecora nuestros espacios y calles. Por eso Campoamor se transformó ayer en un lugar de encuentro entre familias, artistas, convivencia, charlas, amistades y valores... de tal modo que, donde hace un instante se encontraba una pared vacía, hueca y resquebrajada, al poco, surge un punto de color, forma, creatividad y originalidad.

«Esta es una de las mejores cosas que le puede pasar a Alicante», confiesa el alicantino Juan (Janfree), que lleva desde los 90 pintando Goku y Vegeta sobre el papel, con el «colacao» y el desayuno sobre la mesa antes de largarse al cole. Él soñaba con dedicarse al color, las formas y la posibilidad de entregarse a un muro espray en mano, y ayer se le veía especialmente feliz haciéndolo en su ciudad. «Estas exhibiciones son normales en Madrid y Barcelona, y estaba deseando verlas más aquí», agrega. Una opinión muy similar a la de Álvaro, de San Vicent del Raspeig, quien en la zona de «grafiti libre» señalaba las dificultades de realizar este tipo de creaciones, por lo que este I Festival «Campoamor Graff» era como un ejercicio de liberación para él.

Dollar, conocido en el colectivo por sus mensajes de «Jesús» sobre las paredes, disfrutaba como un niño; y Tom Rock, muy centrado, iba a lo suyo sobre la escalera, entre las líneas de un grafiti que siguen su huella inconfundible. «La única duda que tengo es si las obras van a continuar. No me gustaría pensar que las van a borrar», comentaba respecto a un arte que está obligado a luchar contra el tiempo debido a su carácter efímero. Algo que, en cierto modo, se podría corregir con la renovación cultural de un encuentro que, por presencia de público, alcanzó ayer una nota muy alta.

«Queremos dar lo mejor a la ciudad y esta es una forma de hacerlo. Ya hay un buen porcentaje del barrio pintado, y queremos continuar dando más y mejor. Aquí están algunos de los mejores grafiteros y son obras que se regalan a Alicante», apuntó Rudi, quien tenía muy próximo a él Sealtres, de Orihuela, ante una pintura tridimensional y laberíntica.

En total, fueron más de 100 metros de calle que congregaron a grafiteros de relevancia como Ed-Mun (Brasil), Made 514 (Italia) o Kraser (Cartagena). También los hubo de Alcoy, Elche o Agost, en una jornada que se completó con talleres de brake-dance y pelea de gallos (rimas, poesía, improvisación, micrófono abierto para todos). ¿El resultado? Arte urbano que conecta con la cultura de la calle.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Cultura

El MARQ celebra su 85 aniversario en 2017 con una exposición sobre los mayas

El Marq celebrará el 85 aniversario de su apertura en 2017, año durante el cual inaugurará una...

Miguel Hernández a golpe de clic

La Diputación de Jaén presenta en Madrid la digitalización del legado del poeta oriolano, que será...

Primer español con un corazón 100% artificial

Trasplantan en Navarra a un hombre de 47 años un dispositivo de plástico sin ningún componente...

Un calendario muy especial

Un calendario muy especial

Mistos y la asociación APNEA presentan hoy un almanaque solidario con fotos de Valiente Verde

Vamos a contar mentiras

Vamos a contar mentiras

Algo así deben de pensar los antitaurinos de esa Esquerra Republicana que no solo se limita a...

Instinto de superación

Instinto de superación

Pocos acudieron a ver este espectáculo de danza basado en el circo, que merece mejor fortuna por...

Enlaces recomendados: Premios Cine