Blog 
En el Fondo
RSS - Blog de Mariano Miguel Soriano Sañudo

El autor

Blog En el Fondo - Mariano Miguel Soriano Sañudo

Mariano Miguel Soriano Sañudo

Nadie me vio, no pueden demostrarlo, ya estaba así cuando llegué.

Sobre este blog de Deportes

No existe la verdad, lo que existen son distintas versiones.


Archivo

  • 07
    Diciembre
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Alicante Hércules Deportes Elche Derby

    Il derby non si gioca

    Pues eso. Así de sencillo. El derby no se juega, se gana. El resto no importa, las rachas, quien vaya por delante, lo que se juegue cada uno, el frío, el calor… Solo una cosa. Ganar. Que si se pierde ya habrá que poner paños calientes y plegar velas. Pero del derby hay que salir con los tres puntos y el resto deja de importar. Los tres puntos, la clasificación copera o el amistoso que sea. El derby es el derby, como dicen Tommaso y Mirko.

    Lo de que si es un partido de otra categoría y todo eso casi que da igual. Algunos somos demasiado jóvenes para recordar un derby en 1ª y la mayoría solo los hemos visto en 2ª o 2ªB. Así que estamos en nuestro entorno natural. Dos clubes, dos ciudades con delirios de grandeza pero que llevamos demasiado tiempo arrastrándonos por los sótanos del fútbol patrio. Es más, puede que a todos nos viniese grande un derby en 1ª. Bastante tenemos con lo que tenemos.

    Antes en los equipos había gente de la ciudad, criados en el club. Aprendían desde pequeños eso de ganar los derbies, de estropearle la tarde al otro. En mi primer desplazamiento a Elche vi como Paquito abría un bote de cerveza que le lanzaban desde Tribuna y le pegaba un trago. Seguro que estaba asquerosa, pero lo importante era el gesto. Paquito, alicantino de tota la vida, sabía esas cosas como en el otro bando lo sabía Boria, del que muchos recordamos aquella tarde con la camiseta del Cartagena.

    Ahora el peso de los derbies es otro. La misma necesidad de ganar. La misma necesidad de dañar al otro, porque de eso se trata. Ha querido la competición que lleguemos a la penúltima jornada de la primera vuelta casi empatados. Pese a que el Elche era, con diferencia, “el mejor equipo de la categoría”. Toca ganar y hacer perder al otro. El Elche ya ganó el duelo copero y sacó una buena taquilla pese a tocarle un humilde como el Atleti. Ahora, lo que está en juego es irse de vacaciones por delante del rival y dejar al otro rumiando la derrota toda la Navidad. Toca valorar dinámicas nuevas y por eso los partidos así tienen importancia.

    Y para que los jugadores sepan lo que es un derby, para los que no son de aquí, hay que demostrarles desde la grada lo que significa. Que aprendan lo que representan estos partidos que no se juegan, se ganan. Aunque ahora se trate de dos aficiones aletargadas es un partido que siempre apetece. 90 minutos en los que Illueca, el IVF, los préstamos, la 2ªB y todo lo demás deja de importar porque enfrente tienes al verdadero y único rival que tenemos. Al enemigo con quien deberíamos estar hermanados. Al equipo de tu compañero de clase o de trabajo y al que no querrás ver el lunes ni en pintura si pierdes y buscarás si ganas.

    Los derbies se hacen grandes en las gradas más que en el campo. Esa es la labor de la afición, los deberes para el domingo. Olvidarse por un rato de la categoría en la que se milita y disfrutar o pasarlo mal. Un derby es un partido que ningún aficionado a su propio equipo querría perderse. Ni siquiera sirve la excusa del precio o de que el abonado pase por caja. El derby no se juega, se gana; nos e ve por la tele ni escucha por la radio, se vive en las gradas.

    Y ya de paso, como el fútbol ha cambiado, y sobre todo ha cambiado la Ley de Prevención de la Violencia en Espectáculos Deportivos a ver si nos dejamos de bufandas de antinada. A ver si se anima cada uno a su equipo. Y aquel que vaya solo por insultar o saque esas bufandas por “hacer la broma” se queda en casa. Que se quede en casa o asuma las consecuencias de sus actos, aceptando la multa correspondiente como cualquier aficionado. Se da la circunstancia de que la grada de animación del Rico Pérez volverá a funcionar este domingo. Igual que en Elche, donde también ha habido problemas en los últimos tiempos. Sería una pena que la gente a la que le gusta animar, la gente que sabe animar, no pueda seguir haciéndolo porque otros, desconociendo tanto, provoquen con sus bromas situaciones desagradables.

    Los derbies no se juegan, se vencen. O por lo menos hay que intentar no perderlos, que un puntito es un puntito.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook