El precio del pescado se dispara en Santa Pola por la demanda de mercados exteriores

El producto con escamas, que está en 27 euros el kilo, y la gamba roja, a 100 euros, se convierten en los productos más caros

24.06.2016 | 04:15
Los precios en la lonja de la villa marinera aumentan de cara al verano ante la demanda internacional y la falta de ejemplares.

El sector de la pesca de la villa marinera ya ha comenzado su temporada alta. Así, día tras día se capturan miles de piezas de pescado y marisco de la Bahía de Santa Pola. Y es que el aumento de la demanda internacional y la petición de más género que el existente han vuelto a disparar los precios del pescado y del marisco tanto en la lonja como por internet, como viene siendo habitual durante esta época del año.

Tras el paro biológico de la flota pesquera de Santa Pola, que se produjo durante el pasado mes de mayo, el sector ha vuelto a funcionar con completa normalidad durante este mes, cumpliendo los objetivos marcados. Tanto es así que el inicio de la temporada estival ha comenzado con un incremento generalizado de entre un 20% y un 30% sobre el precio que tienen tanto el pescado como el marisco en invierno.

En este sentido, los pescados de escama como la morralla, la dorada, el dentón o la lubina son los que más han subido. En estos momentos, este género llega a oscilar entre los 27 y 28 euros el kilo en lonja, mientras que durante los meses más fríos del año, cuando hay menor demanda, se sitúa entre los 20 ó 21 euros el kilo. Por su parte, el marisco continúa al alza, donde destaca sobre todo la gamba roja, que pasa de los 60 ó 70 euros el kilo en invierno, a los 100 durante la temporada estival. En contraposición, uno de los pescados más económicos es el jurel, que tan solo cuesta un euro y medio el kilo, por su abundancia y escasa demanda. No obstante, estos son precios de lonja, a los que más tarde se añade entre un 20% y un 25% de gastos.

La subida de estos precios deriva de un incremento de la demanda extrajera de países como Italia y Grecia, y de una solicitud de género mayor que el existente. Por ello, Pepe Andreu, responsable de la lonja de la villa marinera, comentó que «esperamos que esta temporada estival sea tan buena como el año anterior, porque hay una cantidad de pescado similar al verano pasado y los precios son buenos para la época en la que estamos». En este sentido, desde la Cofradía de Pescadores también se prevé otro incremento del coste del género en los meses más fuertes del verano como agosto, coincidiendo con el aumento de la demanda de los turistas. Y es que las personas que veranean en la villa marinera también suelen acudir a la subasta.

Actualmente, se venden 20.000 kilos al día, entre pescado y marisco, en la lonja de la villa marinera. Esto significa que se subastan 2.500 cajas diarias, alrededor de 800 cada sesenta minutos, en un periodo de tres horas. Asimismo, cada caja suele alcanzar los ocho kilos. Además, se mantienen los mismos clientes durante todo el año, ya que la lonja suele acoger a 200 compradores de forma continúa, de forma que lo único variable es el coste del género en función de la demanda, la temporada del año y otros factores externos.

Internet
En cuanto a la subasta online, que se puso en marcha hace dos años, y permite pujar a tiempo real el género capturado en la bahía, también continúa en constante crecimiento. «Además, creemos que esto irá a más, porque hay gente comprando pescado tanto internacional como nacionalmente desde ciudades como Barcelona, Madrid o Málaga», señaló Pepe Andreu, encargado de la lonja de Santa Pola.

Así, Italia y Grecia continúan posicionándose como grandes países consumidores del Peix de Santa Pola. Esto implica que cada día se envíen a dichos países entre 300 y 400 cajas de pescado y marisco, es decir, entre 1.800 y 2.400 kilos de género.

Y es que la compra a través de internet ha permitido revalorizar el Peix de Santa Pola y reinventar la industria pesquera. Por tanto, igual que sucede en lonja, de cara a la temporada estival también se ha aumentado la demanda por internet tanto en la subasta como en la tienda online. Esto también ha provocado una subida de precios con relación al coste del género durante el invierno. Asimismo, internet también cuenta con una clientela fija, donde hay alrededor de quince consumidores online que realizan sus reservas desde el otro lado del ordenador, sin el impedimento de tener que trasladarse hasta la lonja de la villa marinera.

De esta forma, el desarrollo de las próximas semanas, y el aumento de la demanda derivado del crecimiento de turistas en la villa marinera, que suele incrementarse de forma considerable en agosto, será crucial para determinar a cuánto volverá a ascender el precio del pescado y el marisco de la Bahía de Santa Pola.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine