13 de enero de 2018
13.01.2018
Por 5,5 millones al año

El Consorcio licita por 5,5 millones al año el tratamiento de basuras en la planta de Xixona

La junta general adjudica a Cespa el servicio por dos años como solución transitoria a la irregularidad que se arrastraba desde 2006, al no existir relación contractual entre el vertedero y los municipios

13.01.2018 | 03:48
El Consorcio licita por 5,5 millones al año el tratamiento de basuras en la planta de Xixona

El Plan de Gestión que debe regir el funcionamiento del complejo se espera para 2020.

El Consorcio del Plan Zonal de Residuos 7-A2 ha licitado por 5,5 millones de euros al año el servicio de tratamiento de residuos de los 37 municipios de l'Alacantí, l'Alcoià, El Comtat y la Foia de Castalla que llevan sus basuras al vertedero de Xixona. De esta forma se da una solución transitoria a la irregularidad que se arrastraba desde hace más de una década, al no existir una relación contractual entre ayuntamientos o el consorcio con la planta de residuos, lo que generaba reparos con las áreas de Intervención de los consistorios a la hora de abonar a la empresa el coste del tratamiento.

La junta general del Consorcio aprobó en la sesión plenaria del pasado 15 de noviembre, por unanimidad, el contrato de servicios de tratamiento y eliminación de residuos como solución transitoria. El gasto máximo de este contrato, según la Ley de Contratos de Sector público, es de 11.121.770 euros (IVA incluido) y por un total de dos años (cerca de 5,5 millones por año). Y la firma del contrato se rubricó el 22 de diciembre en la Diputación por parte de la presidenta del Consorcio y alcaldesa de Xixona, Isabel López, y de Jorge Tejedo, representante de la planta de Piedra Negra, propiedad de Cespa. En la firma también estuvo presente el director general de Cambio Climático, Joan Piquer.

La única oferta presentada ha sido precisamente la de Cespa, que obtuvo un total de 90 puntos de 110 posibles, y el contrato de solución transitoria se ha firmado después de que haya estado 11 años sin que existiese ningún tipo de acuerdo, por lo que por fin se ajusta a la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas.

Este servicio de tratamiento de residuos ha sido refrendado como solución transitoria hasta la aprobación de un proyecto de gestión integral de los residuos del Plan Zonal. El nuevo contrato finalizará el 31 de diciembre de 2019, ya que el objetivo es que en 2020 entre en vigor uno nuevo que cumpla los recientes objetivos marcados por la Unión Europea en Gestión y Tratamiento de residuos sólidos urbanos para ese año. Entre muchos de los objetivos de la estrategia «Europa 2020» está el de convertir la UE en una «economía circular», con el fin de reducir la producción de residuos y utilizarlos como recursos.

Durante la Junta, la presidenta del Consorcio informó a los representantes de los 37 ayuntamientos sobre dos objetivos que persigue la Unión Europea como es el «residuo cero» o la no incineración de los residuos. Este contrato de solución transitoria permite la puesta en marcha de la explotación de ecoparques y de la mejora de la planta de Xixona.

López destacó en el momento de la firma que «se ha demostrado que la problemática de residuos en la Comunidad Valenciana tiene solución. Se ha llegado a este momento muy importante después de 11 años», y añadió que «el contrato es una solución transitoria, es decir, que queda mucho trabajo por hacer, pero vamos a hacerla. Tenemos que estar todos los ayuntamientos involucrados».

Gracias a esta adjudicación del servicio, los municipios del Plan Zonal tratarán sus residuos a través de este contrato tramitado por el Consorcio, que será el que centralice a partir de ahora los pagos de los consistorios y quien realizará los abonos a la mercantil, lo que también permitirá aumentar el control del Consorcio sobre el servicio. Y a su vez este contrato obliga al cumplimiento de los objetivos de recuperación establecidos por el Plan Integral de Residuos de la Comunidad Valenciana, proporcionando cobertura a una relación económica que carecía de ella, especialmente tras la privatización de la planta de Piedra Negra en 2015.

La presidenta insistió en que «ya no debemos hablar de residuos de forma negativa sino en el de trabajar en un objetivo claro como es el residuo cero, recordando que después de firmar esta solución transitoria «debemos poner en marcha el Plan de Gestión», sobre el que se lleva tiempo trabajando, que regirá el funcionamiento del vertedero y que debería estar aprobado desde hace ya más de una década.

Por su parte el director general de Cambio Climático de la Generalitat destacó que «es un día muy importante porque el Consorcio asume su competencia que estaba pendiente desde 2006».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine