25 de mayo de 2020
25.05.2020
Información
Crisis del coronavirus

Un 43% de la población tiene sentimientos depresivos por el coronavirus

Un estudio muestra los efectos del confinamiento y el virus en la salud mental de los españoles

25.05.2020 | 13:57
El confinamiento aumenta la depresión.

La pandemia de la COVID-19 ha provocado un aumento de la sensación de incertidumbre en un 76 % de la población mientras que el 43 % ha experimentado sentimientos depresivos, que han sido mayores en las mujeres, quienes han pasado el confinamiento solos o han perdido su trabajo y los grupos de menor edad.

Estas son algunas de las conclusiones de una investigación liderada por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) en la que han participado también expertos de la Universidad de Barcelona, la Universidad de Murcia, la Universidad Miguel Hernández, la Universidad de Granada y la UNED.

La investigación ha contado con una muestra de 6.829 personas de entre 18 y 92 años de todas las comunidades autónomas, ha informado este lunes la UPV/EHU en un comunicado.

El proyecto ha tenido en cuenta, en primer lugar, la información extraída de la realización de entrevistas en profundidad a 40 personas sobre el grado de afectación psicológica generado por el confinamiento y sus áreas de preocupación.

Por otra parte, se ha elaborado un cuestionario virtual, diseñado a partir del estudio anterior, para que fuera contestado por los 6.789 participantes de la encuesta, lo que ha permitido obtener conclusiones "generalizables" sobre los efectos de la pandemia y del confinamiento a nivel "emocional, cognitivo y conductual", afirma la UPV/EHU.

El 76 % de los encuestados reportó un aumento de la incertidumbre, que en el grado máximo fue remarcado por el 12 % de mujeres frente al 6 % de los hombres.

El 46 % de los encuestados afirmó que ha experimentado un aumento en su malestar psicológico general, que ha sido mayor en las personas que se han visto afectadas por la enfermedad, las mujeres y los más jóvenes.

La sensación de irrealidad fue destacada por el 38 % de los hombres y el 48 % de las mujeres, mientras que el 8 % y el 15 % de cada uno de los grupos, respectivamente, calificaron que esa impresión se incrementó "mucho", mientras uno de cada tres reconocieron que han tenido problemas de concentración.

Un 44 % de los participantes remarcaron que ha disminuido su optimismo y confianza y un 49 % que los sentimientos de vitalidad y energía han empeorado, un efecto que también se ha vivido en mayor media entre las mujeres, en grupos más jóvenes, en personas afectadas por COVID-19, con peor situación laboral y en zonas con mayor incidencia de la pandemia.

En general, el estudio constata un aumento de los sentimientos de irritabilidad y enfado, percibidos por el 47 % de los participantes de la muestra, y de los cambios de humor, por el 45 %, más perceptible en los de menor de edad, mujeres y quienes han tenido síntomas de COVID-19.

Con respecto a los cambios de conducta, más del 40 % ha reconocido que ha incrementado el consumo de alimentos de alto contenido calórico, mientras que el 46 % redujo la práctica de ejercicio físico.

El 70 % ha utilizado en mayor medida que antes del estado de alarma las redes sociales, mientras el 67 % ha señalado que ha visto más televisión y el 64 % ha jugado más a los videojuegos.

Los autores del estudio han hecho una serie de recomendaciones generales para la prevención de problemas psicológicos como evitar la sobreexposición a la información sobre la pandemia, entender que reacciones como la ansiedad, la preocupación o la irritabilidad "entran dentro de lo esperable" en esta situación, entre otras.

Consideran que son más de 100.000 las personas que podrían presentar problemas de complicación en el duelo en los próximos meses por lo que recomienda informar a la población sobre este proceso, detectar casos de mayor riesgo, facilitar pautas para realizarlo y ofertar ayuda profesional en los casos más complicados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook