21 de febrero de 2020
21.02.2020
Información

La dieta Escandinava, o cómo llevar una vida sana y perder peso

Descubre con qué alimentos podrás presumir de salud y quitarte los kilos de más sin engaños

21.02.2020 | 09:49
¿Cómo es la dieta escandinava?

Ya se va acercando la primera, preludio de verano. Han pasado la Navidad, los kilos de más se han pegado a la cadera -entre otros lugares- y el estrés de pensar en las vacaciones y el bañador hacen que nos lancemos a dietas milagro que lo único que provocan son problemas de salud y efecto rebote.

Contar con una dieta equilibrada, una vida sana y responsabilidad con los alimentos es fundamental a la hora de cambiar el metabolismo para adelgazar y no volver a engordar jamás.

Quitarse alimentos, realizar periodos de ayuno o tomar productos complementarios son algunos de los errores que se comenten por querer perder peso en poco tiempo y de una forma sencilla. Pero es que, adelgazar, requiere de mucho esfuerzo y fuerza de voluntad.

Así, la dieta escandinava, junto a la mediterránea, es una de las que se pueden seguir en el día a día para estar feliz con uno mismo y sano de pies a cabeza. Como tal, la dieta escandinava surgió en 2004 a raíz del Manifiesto de la Nueva Cocina Nórdica, firmado por un grupo de reconocidos chefs.

Países como Suecia, Finlandia, Noruega, Dinamarca e Islandia cuentan con alimentos muy específicos, basados en la caza y la pesca, que son perfectos para implementarlos en una dieta diaria.

El skyr es un lácteo a caballo entre el yogur y el queso fresco.

¿Qué alimentos caracterizan a la dieta escandinava?

Frutas y verduras como coles, tubérculos, legumbres, patatas y hierbas, también frutas y bayas, que maduran muy lentamente en el clima frío. En ese sentido, las fresas, manzanas y cerezas son las más habituales en este régimen alimentario. 

Hay muchos alimentos integrales, ya que se cultiva mucha avena, centeno y cebada. Además, los pescados frescos como el salmón, el arenque, las sardinas, la caballa y los maricos son marca de la casa. 

Los huevos, quesos y conservas también son típicos de esta dieta, al igual que el lácteos, como el kvarg o el skyr -ahora disponible en todos los supermecados-, a medio camino entre el yogur y el queso con un alto contenido en proteínas.

Y, ¿por qué está dieta ayuda a perder peso?

Muy fácil, cualquier dieta de la que se eliminen los productos procesados y exceso de hidratos de carbono hará que tu metabolismo cambie y, por ende, que los kilos de más desaparezcan. Todo esto, combinado con ejercicio, como por ejemplo caminar, son perfectos para llevar un estilo de vida idóneo. Todo depende de la comida real. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook