30 de noviembre de 2019
30.11.2019

Quirónsalud incorpora la impresión de órganos 3D para mejorar resultados en cirugía oncológica

El objetivo de esta técnica es minimizar el riesgo de recaídas y preservar tejidos. Entre los cánceres más beneficiados por esta técnica se encuentran el de hígado y páncreas

30.11.2019 | 04:15
Es destacable el gran desarrollo de la cirugía mínimamente invasiva.

La cirugía es la modalidad terapéutica más antigua empleada en el tratamiento del cáncer. Pero, en los últimos 30 años el tratamiento del cáncer ha evolucionado, en la medida que se han perfeccionado las diferentes modalidades terapéuticas que constituyen el arsenal oncológico: la cirugía, la radioterapia, la quimioterapia y la inmunoterapia. El avance obtenido en la curación, la supervivencia y la calidad de vida ha sido consecuencia del manejo multidisciplinario de esta enfermedad combinando estas modalidades de tratamiento.

Es destacable el gran desarrollo de la cirugía mínimamente invasiva en las últimas dos décadas. Esta cirugía se basa en el empleo de cámaras de televisión que se introducen en cavidades cerradas del paciente, con lo que se evita la necesidad de hacer grandes incisiones, con lo que además de ser eficaz en el tratamiento del cáncer, mejora de manera importante la calidad de vida del paciente.

Los hospitales Quirónsalud de Alicante y Torrevieja incorporan la tecnología de impresión de órganos 3D para mejorar resultados en cirugía oncológica. Gracias a la tecnología de impresión de órganos 3D el cirujano puede obtener un modelo físico fidedigno del órgano y el tumor para planificar su extirpación y simular la cirugía sobre dicho órgano.

"El beneficio para el paciente que se tiene que someter a una intervención oncológica", resalta el doctor Pedro Bretcha, jefe de la Unidad de Oncología Quirúrgica de Quirónsalud Alicante y Torrevieja, "es minimizar recaídas ya que aumenta la posibilidad de planificar la obtención de márgenes quirúrgicos limpios de tumor al mismo tiempo que se consigue preservar tejidos que no merecen ser extirpados y de esta manera minimizar daños colaterales".

Este tipo de técnica no sirve por igual para todos los tipos de cánceres, pero "claramente se benefician aquellos tumores de órganos sólidos como es la cirugía del hígado, páncreas en los que los órganos de alrededor o vasculatura pueden estar implicados, sarcomas, órganos pélvicos etc.", afirma el cirujano.

 


 

Cómo se realiza la impresión de órganos 3D

 

Para la realización de la impresión de órganos 3D un equipo multidisciplinar formado por radiólogos y bioingenieros somete al paciente a una prueba radiológica mediante la realización de una resonancia o TAC de alta definición. Las imágenes obtenidas pasan un postproceso de tratamiento y fusión mediante un software específico que permite obtener unas imágenes en formato tridimensional obteniendo una réplica exacta del órgano gracias a impresoras 3D de última generación. "Gracias a esta réplica nosotros, los cirujanos, podemos decidir que estructuras resultan más relevantes con la intención de realizar una mejor resección del tumor", concluye el doctor José Farré cirujano oncológico de la Unidad.


La cirugía también se ha transformado en las últimas décadas con avances.

 

Más del 55% de los pacientes diagnosticados con cáncer superan la enfermedad gracias a la oncológica quirúrgica

 

Alrededor del 55% de los pacientes diagnosticados con cáncer mantienen la enfermedad bajo control o incluso sanan gracias a una cirugía oncológica segura. El doctor José Farré, jefe del servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo y Cirugía Oncológica y Pedro Bretcha, experto de la Unidad de Cirugía Oncológica del Hospital Quirónsalud Torrevieja y presidente de la Sociedad Española de Oncológica Quirúrgica (SEOQ), destacan que el tratamiento del cáncer ha evolucionado muy rápidamente durante las últimas décadas y por lo tanto un nuevo modelo de cirujano es necesario para mantener el ritmo con estos cambios.

"Ya no es la cirugía sola el único tratamiento para la mayoría de las neoplasias malignas sólidas, sino una combinación de cirugía y terapias multimodales (con radioterapia altamente focalizada, terapias moleculares dirigidas y poliquimioterapia) se ha convertido en el estándar moderno de atención".

Según la European Society of Surgical Onology (ESSO), en 2015, 15,2 millones de personas en todo el mundo fueron diagnosticadas con cáncer y el 80% de ellos tendrá que someterse por lo menos a una cirugía durante el curso de su vida.

Los doctores Bretcha y Farré explican la importancia que tiene el equipo multidisciplinar en los tratamientos oncológicos puesto que "los cirujanos ya no trabajamos aislados, sino que debemos estar integrados en un equipo multidisciplinar, poniendo a disposición del paciente oncológico y en pro de la excelencia asistencial, un enfoque técnico, comprendiendo la biología y la historia natural de la enfermedad, así como las contribuciones hechas por otras disciplinas al tratamiento de los pacientes con cáncer. Es en este punto que el cirujano se convierte en un oncólogo quirúrgico".

La combinación de la cirugía y los tratamientos contra el cáncer han crecido de forma definitiva en los últimos años, logrando así un aumento en la supervivencia del paciente. La colaboración de la oncología radioterápica y médica sobre el uso de quimioterapia neoadyuvante o radioterapia para potenciar o permitir la cirugía es un ejemplo.

Pero también existen otros casos como la colaboración con radiólogos para planificar la cirugía, o con patólogos para asegurar terapias primarias y adyuvantes apropiadas (inmunofenotipificación tumoral y análisis mutacional para optimizar el tratamiento) y la calidad de la cirugía.

En cuanto al lado técnico, la cirugía también se ha transformado en las últimas décadas con avances que incluyen la cirugía endoscópica transluminal por orificios naturales (NOTES) o la cirugía de cáncer mínimamente invasiva laparoscópica, técnicas que mejoran notablemente la calidad de vida de los pacientes con una rápida recuperación.

El doctores destacan la importancia de que "algunos procedimientos solo deben llevarse a cabo en centros altamente especializados, como son el tratamiento de la carcinomatosis peritoneal mediante cirugía citorreductora con HIPEC, cirugía del sarcoma, perfusión aislada de extremidades, cirugía hepática, pancreática y esofágica, cirugía de cáncer laparoscópica o como la radioterapia intraoperatoria. Esta última permite en un solo acto quirúrgico la extirpación del tumor y las sesiones de radioterapia correspondientes.

El Hospital Quirónsalud Torrevieja es uno de los pocos centros acreditados en España con cirujanos certificados personal quirúrgico certificado en oncología quirúrgica por la Unión Europea de Médicos Especialistas (UEMS), especializada en garantizar los más altos estándares de atención médica en toda Europa y promover la estandarización.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook