30 de octubre de 2019
30.10.2019

¿Cuándo realizar cirugía para tratar la hernia de hiato?

Entre las causas de esta patología destaca la predisposición genética, aunque también influyen factores como la obesidad, el estreñimiento o los vómitos repetitivos

30.10.2019 | 04:15
La hernia de hiato afecta entre un 20% y un 30% de la población

El diafragma es un músculo que separa la zona torácica de la zona abdominal. Tiene una función respiratoria importante, ya que posibilita la expulsión del aíre de los pulmones. El diafragma tiene un pequeño orificio (hiato) a través del cual pasa el esófago antes de unirse al estómago.

La hernia de hiato, un problema que afecta entre un 20% y un 30% de la población, es un pequeño abultamiento en el estómago que se produce porque éste empuja hacia arriba para pasar por el orificio e ingresar en el tórax.

En condiciones normales, el ácido gástrico fluye hacia abajo, sin embargo, una hernia de hiato puede permitir que el ácido suba por el esófago, provocando el tan molesto reflujo gastroesofágico.
 

Causas que provocan la hernia de hiato

Los síntomas de la hernia de hiato descritos por los pacientes son la acidez, dificultad para tragar y respirar, mal aliento, tos seca, así como nauseas y vómitos, entre otros.

Cabe destacar que el riesgo de padecer hernia de hiato aumenta con la edad, siendo más común en pacientes mayores de 50 años.

En cuanto a las causas, estas son múltiples, pero la predisposición genética es la más importante (defecto congénito). Sin embargo, factores como la obesidad, el estreñimiento o los vómitos repetitivos provocan un aumento de la presión del abdomen que puede debilitar el músculo diafragmático y con ello la aparición de la hernia.

Asimismo, el tabaco, la ascitis o padecer bronquitis son también factores desencadenantes.
 

¿Cuándo hacer cirugía para tratar la hernia de hiato?

Es posible que algunos pacientes no padezcan síntomas, por lo que no necesita tratamiento, pero sí deberán hacerse revisiones periódicas.

Por el contrario, a aquellos que sí presentan síntomas que puedan hacer sospechar una hernia de hiato, se les practican una serie de pruebas diagnósticas:

  • Analítica sanguínea

  • Endoscopia digestiva alta con toma de biopsias

  • Endoscopia digestiva tránsito gastrointestinal

  • PHmetri?a

  • Manometría esofágica.

Cuando hay síntomas el paciente debe seguir un tratamiento que incluye medidas posturales e higiénico-dietéticas que mejoran su estado general. Estas incluyen evitar tabaco, alcohol, café, hacer comidas ligeras, así como medidas como elevar el cabecero de la cama para evitar el ascenso del ácido gástrico. También se pueden administrar antiácidos (inhibidores de la bomba de protones o anti H2).

La cirugía está indicada cuando no hay respuesta al tratamiento, o en el caso de hernias gigantes que condicionen la protrusión o abombamiento de otras vísceras abdominales, así como en los casos de esófago de Barret, úlceras y/o sangrados.

La Fundusplicatura laparoscópica es la tecnica Gold Standar para el tratamiento quirúrgico de la hernia hiatal y el reflujo gastroesofágico. Una técnica mínimamente invasiva, que consiste en devolver el estómago a la cavidad abdominal y hacer una "corbata" en la porción superior gástrica para evitar el reflujo

Esta técnica quirúrgica se realiza mediante laparoscópica y mejora considerablemente el postoperatorio en términos de dolor y tiempo de recuperación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook