23 de octubre de 2019
23.10.2019

¿Debo recurrir a la cirugía para tratar los juanetes y los dedos en garra?

La clínica San Román, con 40 años de experiencia en tratamientos integrales para afecciones del pie, evalúa cada caso para determinar si requiere cirugía con técnica mínima invasiva o percutánea, un hecho que dependerá del grado de deformación

23.10.2019 | 04:15
Juanete de mujer

Los pies, además de sostener nuestro peso y trasladarnos, en numerosas en ocasiones soportan un esfuerzo extra debido al calzado utilizado, provocando un dolor innecesario y deformaciones en el pie.

Nos referimos a un problema muy común, sobre todo en los pies de las mujeres: los juanetes, un tipo de deformidad del pie que, de ser muy pronunciada o implicar molestias al caminar, deberá corregirse mediante cirugía.

Los juanetes son una lesión de podología que suele aparecer en el dedo gordo del pie, aunque también puede darse en el dedo pequeño conocido como juanete de sastre.
 

Dedos en garra

Asimismo, entre las deformidades del pie también encontramos los dedos en garra, que se produce en los dedos de los pies, excepto en el dedo gordo, debido a que la articulación metarso-falángica se estira de manera excesiva y las articulaciones de la parte media y extrema se flexionan.

La mayoría de los pacientes que acuden a las consultas podológicas y que sufren este problema utilizan un calzado inapropiado que comprime los dedos, como los zapatos de tacón, de punta muy estrecha o muy ajustados, que originan un desequilibrio en tendones y músculos del pie favoreciendo la formación de los dedos en garra.
 

Cirugía mínima invasiva o percutánea para los juanetes y dedos en garra

Hasta hace poco, la cirugía tradicional consistía en realizar una incisión para poder manipular la articulación y el hueso y, de esta forma, eliminar la deformidad ósea. Sin embargo, actualmente se han desarrollando numerosas técnicas para que esta operación sea lo más sencilla posible y evite en todo lo posible las grandes molestias al paciente.

Ahora, con una cirugía mínimamente invasiva se realizan un par de cortes para poder acceder al hueso y corregir su desviación. Esta operación se realiza de forma ambulatoria y con anestesia local, lo que favorece la pronta recuperación del paciente.

En la clínica médico podológica San Román de Alicante, con 40 años de experiencia realizando este tipo de intervenciones y especializándose en el tratamiento de las deformaciones del pie, llevan a cabo la cirugía mínima invasiva para tratar los juanetes y los dedos en garra o martillo.

Su equipo médico y podólogo, encabezado por los doctores San Román, pioneros en cirugía percutánea del pie en Europa, explican que "los juanetes pueden presentar leves, moderados o casos severos". En los casos severos, la protuberancia ósea en el dedo gordo seguro es prominente y ésta a corto plazo afectará al segundo dedo causándole también una deformación.

Doctores San Román, pioneros en cirugía percutánea del pie en Europa

Es entonces cuando los expertos recomiendan realizar cirugía para corregir esa protuberancia y cuidar la salud de tus pies. En la clínica médico podológica San Román evalúan cada caso para determinar si requiere cirugía con técnica mínima invasiva, un hecho que dependerá del grado de deformación que presente el dedo gordo de su pie.

La clínica médico podológica San Román, ubicada en el centro de Alicante, cuenta con múltiples opciones de servicio dirigidos a la medicina preventiva y a tratamientos integrales para afecciones del pie.

Disponen de un personal cualificado, especialistas, eficientes y expertos que brindarán atención en español, alemán, francés, inglés; pero además, cuenta con un servicio de intérpretes para el paciente que lo requiera.

Tras una exhaustiva evaluación física sus médicos podológicos informarán si el paciente necesita cirugía mínima invasiva para tratar los juanetes y los dedos de garras o martillo.
 

Beneficios de hacerte una cirugía mínima invasiva

La clínica San Román acumula 40 años de experiencia en cirugía mínima invasiva
  1. Como es una cirugía ambulatoria, el paciente podrá perfectamente salir caminando, sin ningún tipo de ayuda.

  2. Durante el postoperatorio únicamente sentirás una molestia mínima.

  3. Las complicaciones comunes de la anestesia general no se sienten con la anestesia local.

  4. La recuperación es más rápida gracias a una incisión milimétrica que además produce muy poco dolor postoperatorio, puesto que no toca los tejidos blandos ni las articulaciones.

  5. Las cirugías de esta clínica no necesitan fijación con tornillo y o agujas.

  6. El riesgo de infecciones es mínima, pero la cicatrización de los tejidos es mucho mejor y más rápida.

  7. Los resultados a largo plazo son excelentes

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook