31 de marzo de 2019
31.03.2019

El cáncer de colon se puede diagnosticar precozmente antes de notar algún síntoma

En España, se estima que se diagnostican 32.000 nuevos casos cada año, el 90 % a partir de los 50 años

31.03.2019 | 04:15
Una dieta pobre en fibra puede aumentar el riesgo de cáncer colorrectal.

El cáncer colorrectal es el tumor maligno más frecuente en España y el segundo de mayor mortalidad, tanto en hombres como en mujeres. En España se diagnostican 32.000 nuevos casos al año y por esta causa fallecen más de 14.000 personas anualmente. A pesar de su incidencia y mortalidad, es uno de los más abordables y, diagnosticado a tiempo, es curable en más del 90% de los casos.

Factores de riesgo

Según el doctor Pedro Bretcha, especialista en oncología quirúrgica en el Hospital Quirónsalud Torrevieja, se puede incidir en reducir al máximo o eliminar los factores de riesgo, sobre todo los concernientes a la alimentación, al alcohol, al tabaco y al ejercicio físico o al estilo de vida.

  • Alimentación: las dietas ricas en grasas animales (carnes rojas) y pobres en fibra pueden aumentar el riesgo de cáncer colorrectal.

  • Inactividad física: una vida sedentaria favorece el riesgo de aparición de esta enfermedad.

  • Consumo de tabaco: incrementa el riesgo de padecer pólipos, que suelen ser los precursores de este tumor.

  • Consumo de alcohol: parece que el bebidas alcohólicas favorece el crecimiento de las células de la mucosa del colon, dando lugar a la manifestación de pólipos.

La gran mayoría de los cánceres de colon son esporádicos, siendo los hereditarios la minoría. Las personas con un familiar de primer grado con cáncer tienen un riesgo más alto de padecerlo, al igual

que haber tenido un cáncer previamente o determinado tipo de pólipos antes de los 60 años.También está constatado que el peligro aumenta con la edad: el 90 % se diagnostican a partir de los 50 años y, a medida que se envejece, se incrementa.

 

El análisis de heces es tan eficaz como la colonoscopia

Hay varios tipos de pruebas: una colonoscopia cada 10 años, una colonografía por TAC cada cinco años, una sigmoidoscopia cada cinco años o un test de sangre oculto en las heces cada año que ha demostrados ser tan eficaz como otras pruebas diagnósticas.

En cambio, aquellas personas con un riesgo aumentado deben entrar en un programa de estudio a menor edad y de un modo más frecuente. Las personas que tienen un familiar de primer grado menor de 60 años con cáncer de colon o dos familiares de primer grado a cualquier edad, deberían realizarse una colonoscopia a partir de los 40 años o 10 años antes del diagnóstico del familiar; y a partir de ese momento, cada cinco años.

Aquellos cuyo familiar de primer grado es diagnosticado más allá de los 60 años, o tiene dos o más familiares de segundo grado afectos, deberían hacerse un estudio de con colonoscopia a partir de los 50 años. Por contra, quienes tengan un familiar de segundo o tercer grado afecto de cáncer de colon pasarían a los estudios habituales de la población normal.

El cáncer de colon en cifras

El cáncer de colon es la patología oncológica más frecuente en España. Sin embargo, cuando se detecta a tiempo, este tumor puede curarse en el 90% de los casos. La mayoría de los cánceres colorrectales se desarrollan sobre lesiones precursoras (pólipos) y necesitan entre 10 y 15 años de evolución.

Mediante las diferentes pruebas diagnósticas "no solo se puede detectar precozmente cuando todavía no ha dado síntomas, sino que también se puede prevenir al localizar y extirpar los pólipos existentes antes de que se malignicen", destaca el el doctor Pedro Bretcha, jefe de la Unidad de Cirugía Oncológica y Cirugía General y Digestiva.

 

Abordaje mínimamente invasivo del cáncer de colon

La tasa de éxito de la laparoscopia o técnica mínimante invasiva en la cirugía del cáncer de colon o recto es muy alta, superior al 80%. En la actualidad, la técnica quirúrgica de elección para el cáncer de colon es la colectomía por vía laparoscópica ya que sus resultados han demostrado ser oncológicamente similares a la cirugía abierta pero aportando todas las ventajas de un abordaje mínimamente invasivo como sería un

número menor de transfusiones, infecciones y hernias, estancias hospitalarias más cortas y mejores resultados estéticos.

Gracias a esta técnica la calidad de vida de los pacientes operados por neoplasia de colon ha alcanzado cuotas muy altas, pudiendo llevar una vida casi normal, muy similar a la que llevaban antes de la operación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook