12 de febrero de 2019
12.02.2019

4 malos hábitos que debemos evitar si queremos cuidar de nuestros ojos y evitar la presbicia

Hay ciertas costumbres que pueden adelantar la llegada de la presbicia o vista cansada, te contamos cuáles son y cómo tratar esta patología

12.02.2019 | 04:15

Muchas veces nos olvidamos de la importancia que tienen nuestros hábitos a la hora de cuidar adecuadamente nuestros ojos. La salud visual es la que puede definir, sin duda, nuestra calidad de vida, y por eso es fundamental seguir una serie de consejos para preservar el bienestar de nuestros órganos más delicados.

1) Cuidar la alimentación

Comer alimentos que aumenten nuestro colesterol o que tengan un alto contenido en azúcares pueden perjudicarnos de tal manera que podemos terminar padeciendo ceguera.

Del mismo modo, si consumimos demasiado ácido acetilsalicílico, contenido en las aspirinas y otros fármacos, pues favorece la degeneración macular.

2) No frotarnos los ojos

Al margen de los hábitos alimenticios existen una serie de gestos que también nos pueden ayudar como no frotarnos los ojos. Aunque este gesto nos relaja, puede producir una infección si tenemos las manos sucias o podemos dañar la córnea al presionarnos excesivamente la zona del ojo.

Frotarnos mucho los ojos puede producirnos una infección
 

3) Cuidado con las luces LED, el sol y las pantallas

Otro de los malos hábitos a los que nos exponemos está también vinculado a la iluminación. Aunque estén muy de moda, las luces LED pueden hacer que a largo plazo nuestra retina se vea realmente dañada.

Lo mismo pasa con una exposición prolongada a los rayos del sol y a las pantallas de ordenador. Por ello, aunque trabajemos en una oficina, se recomienda descansar los ojos de vez en cuando.

4) Tabaco: no fumar y evitar estar cerca

El último mal hábito, difícil de eliminar, es el tabaco. El humo que libera hace que la retina se degenere y sufra muchos daños. Esto es más grave en los fumadores pasivos, que reciben el humo que expulsan los activos, destaca el doctor Enrique Chipont, director médico y especialista en oftalmología de Oftálica.

¿Qué es y cómo tratar la presbicia de forma rápida y cómoda?

La presbicia consiste en una enfermedad de los ojos que comienza a aparecer a los 40 años, llegando a afectar a la práctica totalidad de los pacientes mayores de 50 años.

Ésta consiste en la dificultad de ver de cerca y se debe a la reducción del poder de acomodación del ojo que provoca disminución de la capacidad para enfocar objetos cercanos. Esta patología puede adelantar su llegada debido a los malos hábitos de salud que llevamos a lo largo de nuestra vida.

Esta está relacionada con el cristalino, que es una lente elástica que se encuentra dentro del ojo, detrás de la pupila y cuya elasticidad le permite al ojo cambiar de forma para enfocar a distintas distancias.

Con el paso del tiempo, dicha lente se va endureciendo, con la consiguiente pérdida de elasticidad, de tal manera que el punto de enfoque próximo se va alejando progresivamente.

Doctor Enrique Chipont, de Oftálica.

Operación de la presbicia: 15 minutos

Según el doctor Enrique Chipont, "el láser ha sido muy eficaz para poner fin a los problemas de visión relacionados con la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo pero no conseguía eliminar por completo los problemas de presbicia".

Pero, debido a los enormes avances que ha habido en el diseño de lentes intraoculares, han permitido el desarrollo de la lente intraocular multifocal que aporta resultados muy satisfactorios al paciente que quiere acabar con sus problemas de vista cansada.

Así, esta cirugía consistirá en la sustitución de ese cristalino endurecido por una lente intraocular multifocal, con la cual podremos corregir no solo la presbicia, sino ciertos grados de miopía o hipermetropía que pudiera padecer el paciente con anterioridad.

Esta operación apenas durará 15 minutos, sólo precisa de unas gotas anestésicas que dejarán tu ojo relajado para, después de una incisión de tres milímetros, realizar la extracción del cristalino endurecido e introducir la nueva lente. Todo ello sin precisar ningún tipo de sutura.

Consejos tras la operación de presbicia

Después de la cirugía, el paciente puede marcharse minutos después de haber sido realizada, y debe seguir unas pautas para que la recuperación sea lo mejor posible:

- Uso de antibióticos correcto: Esto es imprescindible para evitar infecciones posteriores. El ojo es una parte muy sensible de nuestro cuerpo así que tendrás que cumplir con los colirios y antibióticos que te recete tu oftalmólogo.

- No debemos realizar grandes esfuerzos físicos.

- Evitar presionar el ojo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook