06 de noviembre de 2018
06.11.2018
Alimentación

Ocho alimentos que tienes que meter en tu dieta para perder peso a partir de los 40

Son sustancias que contribuirán a acelerar tu metabolismo y a quemar grasa

06.11.2018 | 16:41
Ocho alimentos que tienes que meter en tu dieta para perder peso a partir de los 40

El metabolismo del cuerpo cambia. Seguramente habrás oído muchas veces a gente de más de 40 años decir que cada vez les cuesta más perder peso, que hacen el mismo ejercicio que antes e incluso comen menos pero que no consiguen librarse de la barriga o de esos kilos de más que tanto preocupan sobre todo cuando llega el verano. Pues es cierto. Hay base científica para argumentar que a partir de los 40 años el cuerpo pierde masa muscular el metabolismo se ralentiza y, por tanto, efectivamente es más difícil perder peso. En este enlace puedes leer el artículo en el que hace tiempo te contábamos como tienes que cambiar tu forma de hacer deporte a partir de esa edad.

Y es que el cuerpo tiende a perder masa muscular. Es por eso que es fundamental que hagas más entrenamientos de fuerza y menos de cardio. Es decir: más músculo y menos carrera o bicicleta. Pero también es importante la alimentación. No hay ninguna sustancia por si misma que actúe de acelerador total del metabolismo. El cuerpo cada vez necesita menos "energía" pero sí que hay ciertos alimentos que pueden contribuir a que tu organismo funcione mejor y por lo tanto se acelere al menos en parte el metabolismo. Y te damos ocho ejemplos: la manzana el aguacate, el brócoli, la canela, la avena, el té verde (recuerda que a la hora de hacer dieta también es importante lo que bebes y que en este enlace te contamos varias bebidas que puedes consumir a diario o mientras comes o cenas y que tienen cero calorías) y la fruta en general. Es importante que huyas del mito de que la fruta tiene demasiado azúcar o que engorda.

Dos litros de agua

Sí, falta una sustancia: el agua. Recuerda que beber dos litros de agua cada día es un gesto de lo más adecuado. Y es que también puede ayudarte a perder peso. Además el agua puede hacer que evites comidas innecesarias. Los expertos aseguran que hay dos tipos de hambre: la física (que sólo se solventa comiendo) y la psicológica (producto muchas veces del estrés o la ansiedad). Esta última la puedes solucionar sencillamente bebiendo un vaso de agua. Ese gesto te llevará además unos minutos que te permitirán pensar dos veces si realmente necesitas esa comida.

Además incluir fruta en cada comida te va a permitir eliminar snacks poco saludables y cumplir la regla de oro: la que te obliga a comer cinco piezas de fruta y verdura cada día. Comer sano y adelgazar es posible, sólo hay que proponérselo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook