13 de mayo de 2018
13.05.2018

La necesaria digitalización del sistema sanitario

La transformación digital y la integración de los sistemas tecnológicos tienen un papel determinante a la hora de alcanzar los mejores resultados de salud posibles

16.05.2018 | 12:47
Un paciente genera una cantidad ingente de información que los profesionales deben tratar.

Nuestra sociedad se ve abocada a un envejecimiento progresivo debido al cambio sociodemográfico al que asistimos, a un incremento de las enfermedades crónicas y a un acceso creciente de la población a innovaciones tecnológicas que hacen necesario un cambio en la visión y proyección del perfil de nuestro sistema sanitario y también del de aquellos que lo determinan, gestionan o gobiernan.

En este sentido, el informe «La transformación digital del sector salud» publicado por la Sociedad Española de Informática de la Salud (SEIS) junto a AMETIC y FENIN, señala que es necesario llevar a cabo una serie de medidas y recomendaciones con acciones específicas que enfaticen la necesaria digitalización de nuestro sistema sanitario, fundamentalmente porque puede contribuir de forma notable a su necesaria solvencia y sostenibilidad.

Actualmente, el paciente no es el eje sobre el que pivotan los servicios que ofrecen los diferentes Sistemas de Salud, una vez que encuentra abundantes obstáculos para poder ejercer sus derechos contemplados en la Ley de Autonomía del Paciente, entre otras normativas y regulaciones.

También existen problemas para profesionales y organizaciones, ya que los médicos acceden a la información clínica de sus pacientes sin garantías de que esté completa, contrastada y actualizada.

Y, por otro lado, existe una cierta carencia de conexión y consenso entre todos los agentes que desarrollan su actividad en el ámbito de la salud para alcanzar un modelo accesible, óptimo y común.

En cierto modo, todos estos problemas tendrían solución con una transformación digital que contara con sistemas digitales interoperables de historia clínica digital, de receta electrónica, de asistencia, monitorización y seguimiento a distancia basados en una práctica clínica cooperacional (donde se evalúan todos los informes realizados por cualquier profesional).

Está comprobado, además, que estos sistemas mejoran la eficiencia de los procesos asistenciales, ya que se incrementa la calidad de la atención al contar con información más completa y contrastada con pacientes.

 

Un impacto notable

El director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, afirma que «la transformación digital va a cambiar radicalmente los sistemas sanitarios a través de los nuevos instrumentos capaces de procesar e integrar ingentes volúmenes de información que pueden ser ya utilizados para obtener patrones de comportamiento y modelos predictivos, lo que ofrece enormes oportunidades de mejora en toda la cadena de valor sanitaria, pero especialmente en dos campos de gran trascendencia: la I+D biomédica y la toma de decisiones en la práctica clínica».

Se ha puesto de manifiesto que las TIC, aplicadas a los sistemas de salud, se están mostrando como una herramienta necesaria para reducir el índice de recaída en ciertas enfermedades, para identificar grupos de riesgo o para involucrar al paciente en el cuidado de su propia salud.

De hecho, se estima que un paciente empoderado presenta unos costes entre un 8 y un 21% inferiores a la vez que se incrementa el seguimiento y cuidado de su enfermedad.






Compartir en Twitter
Compartir en Facebook