26 de agosto de 2017
26.08.2017
Tribuna

¿Qué debemos hacer cuando notamos algún bulto en el testículo?

03.09.2017 | 13:15

Es relativamente frecuente en la consulta de Urología el atender a pacientes varones que acuden al haber detectado un bulto o anormalidad en el testículo. La mayor preocupación de estos pacientes es la de poder padecer un tumor testicular, sobre todo después de haber sido muchos los casos publicados sobre deportistas jóvenes, ciclistas, jugadores de fútbol... que habiendo padecido esta enfermedad han sido capaces de divulgarla a través de los medios de comunicación.

Aún siendo el tumor testicular uno de los más frecuentes en los varones entre 20 y 35 años, no es ni mucho menos la primera causa de aparición de un bulto o anormalidad en el testículo.

En este artículo daremos algunos consejos básicos para poder orientar al paciente a distinguir entre los diferentes tipos de las alteraciones que se pueden producir dentro de la bolsa escrotal.

Tipos de alteraciones:
- Hernia inguinal: se aprecia un bulto blando, no doloroso que empieza en la región inguinal y se extiende hacia el testículo y que suele aumentar de tamaño cuando tosemos o se hace algún esfuerzo.
- Hidrocele: se aprecia un testículo más grande que el otro, indoloro, blando y que suele haber evolucionado lentamente.
- Quiste paratesticular: se nota como un bulto, no doloroso al lado del testículo.
- Orquitis y epididimitis: aumento del tamaño testicular acompañándose de dolor agudo y a veces fiebre.
- Varicocele: venas dilatadas alrededor del testículo. Suele ser de nacimiento y aumenta con la edad.
- Tumor testicular: se nota un bulto duro, indoloro que se localiza en el mismo testículo.

Como ven son muchas las causas que pueden dar la impresión de un bulto en el testículo y aunque puede tratarse de un tumor lo más probable es que sea alguna de las causas antes referidas.

Especial atención debemos tener en aquellos niños cuyo testículo no ha descendido en el momento del nacimiento.
Nuestro consejo es acudir al urólogo pues con tan solo una ecografía y una simple exploración manual podemos llegar a un diagnóstico en el mismo momento de la consulta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook