26 de agosto de 2017
26.08.2017

Clínica Uner de Alicante amplía sus instalaciones

El centro especializado en neurorrehabilitación se ha dotado de una sala geller y piscina terapéutica

26.08.2017 | 02:10
Piscina terapéutica de la Clínica Uner de Alicante.

­El próximo mes de septiembre Clínica Uner inaugura la ampliación de sus instalaciones en Alicante. Uno de los puntos innovadores de la nueva zona es la piscina terapéutica, tanto para adultos como para pacientes de infantil, se trata de una propuesta de trabajo de rehabilitación neurológica en el agua con los beneficios que ello conlleva. En ella se utiliza el sistema de cloración salina con el fin de evitar los perjuicios del cloro, y la temperatura se mantiene constante a 30ºC en el agua y a 32ºC temperatura ambiente, con el fin de producir una sensación térmica agradable tanto dentro como fuera del agua.

Las propiedades del agua caliente favorecen el trabajo fisioterápico, gracias a la flotabilidad que nos ofrece la misma, podemos dotar a los pacientes de patrones de movimiento normales sin miedo a caídas. Además, el agua caliente reduce la espasticidad, que con el posterior trabajo en sala se reduce más fácilmente y se mantiene en el tiempo.
También es más fácil conseguir movimientos voluntarios de las extremidades afectadas y permite la reeducación de marcha y miembros superiores tanto como del control de tronco. Neurofisiológicamente el roce del agua en la piel, el cambio de temperaturas, ondas del agua al chocar con nuestro cuerpo, activan distintas vías de acceso al sistema nervioso central ayudando a la plasticidad, y con ello a una mejor recuperación de los pacientes con daño cerebral. El agua dota de independencia al paciente, ya que su peso se reduce y facilita la movilidad de sus miembros por lo que se perciben más independientes mejorando su autoestima.

Otro punto novedoso de las nuevas instalaciones es la Sala Gesell, se trata una sala conformada por dos ambientes separados por un vidrio de visión unilateral, que permite la observación no intervencionista de las sesiones. En la sala activa trabaja el terapeuta con el paciente y en la sala pasiva se encuentran los observadores, que en ocasiones son un grupo interdisciplinar de terapeutas que analizan la dinámica con el paciente para proporcionar conclusiones conjuntas, y otras veces son familiares de los pacientes acompañados de terapeutas que les muestran el trabajo que realiza el paciente proporcionándoles pautas.

Para acompañar con broche de oro la apertura de la ampliación de las instalaciones, Clínica Uner abre una nueva línea de trabajo orientada a la labor formativa de profesionales del ámbito neurológico, iniciándola el próximo mes de noviembre con el curso Avances Recientes en la Rehabilitación Integral de personas con Daño Cerebral impartido por el Dr. Juan Carlos Arango Lasprilla, investigador de la universidad de Deusto, que apadrinará esta labor de emprendimiento formativo (la información del curso se habilitará en la web clinicauner.es).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook