28 de enero de 2017
28.01.2017

La conjuntivitis no causa daño al ojo, pero puede ser dolorosa

Los ojos enrojecidos o hinchados son síntomas de la conjuntivitis y suele presentar una secreción amarilla o blanca

30.01.2017 | 13:11
La conjuntivitis no causa daño al ojo, pero puede ser dolorosa

Este invierno está siendo especialmente duro registrándose un 26 % más de resfriados que el año pasado. Las bacterias y sus consecuencias son las protagonistas en nuestro cuerpo y pueden ser muy peligrosas. En cualquier caso, para evitar complicaciones de un resfriado o gripe debes acudir lo antes posible a tu médico. Los grupos con mayor riesgo suelen ser los bebés, específicamente los bebés prematuros o los niños con trastornos del desarrollo.

La inflamación de los ojos o conjuntivitis, por lo general, es una inflamación de la conjuntiva o capa más externa del ojo que recubre la zona visible del globo ocular y la parte interior de los párpados. Según el doctor Enrique Chipont, director médico de Oftálica y especialista en Oftalmología Pediátrica, «esta enfermedad puede ser muy dolorosa y normalmente no causa daño ni al ojo ni a la visión. Los síntomas suelen ser ojos enrojecidos e hinchados».

El niño puede presentar una secreción blanca, amarilla o verdosa. En las conjuntivitis bacterianas esta secreción puede ser abundante y espesa. Los ojos suelen picar y arder, y el bebé se suele aliviar frotándose los ojos. Esto puede llevar a agravar aún más la inflamación. Algunos niños, especialmente los más pequeños, pueden desarrollar otitis al tiempo que conjuntivitis. Por eso, si un niño tiene conjuntivitis, debe ser examinado por su médico.

Cómo tratar un resfriado ocular

  • Debes retirar las lentes de contacto y volverlas a utilizar sólo cuando el resfriado en el ojo esté completamente curado. Cuando estés libre de síntomas durante 24 horas se puede empezar a usar los lentes de contacto otra vez.
  • Evita tocar los ojos. No los frotes o rasques con las manos en absoluto. Cada vez que los toques corres el riesgo de propagar la infección o hacer que se ponga peor. En muchos casos se puede mantener la infección aislada en un solo ojo si no los toca.
  • Aplica una compresa caliente o fría en tu ojo. En esta situación, usar una compresa caliente o fría está bien y puedes elegir la opción de tu preferencia. Dicho esto, cuando tienes un resfriado en el ojo, una compresa caliente puede sentirse más suave, ya que puede ayudar a aliviar el enrojecimiento y la hinchazón.
  • Limpia regularmente tu ojo. Moja una bola de algodón limpio con agua caliente y estéril y suavemente frótala a través de tu ojo desde la esquina interior hacia la esquina exterior. Utiliza una bola de algodón nueva cada vez que limpies el ojo de manera que evites la reintroducción de los gérmenes de nuevo en el ojo.
  • Consulta con el oftalmólogo para recomendarte un colirio calmante para aliviar cualquier dolor causado por un resfriado en el ojo.

Ante la presencia de los siguientes síntomas consulta con tu oftalmólogo, ya que podría ser un signo de una infección más grave: pérdida de visión, tener algún tipo de deficiencia inmune o si tu párpado está hinchado, los síntomas son persistentes entre las 48 y 72 horas, tienes una sensibilidad a la luz, desarrollas dolor de moderado a severo, la fiebre aumenta o tus párpados se ponen rojos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook