21 de junio de 2012
21.06.2012
Información
Infancia

Cuidado al quitar el pañal de tu bebé

Una incorrecta retirada puede causar infecciones, malos hábitos miccionales e incluso enuresis

21.06.2012 | 16:20
No hay una norma fija para retirar el pañal, cada bebé es diferente

Una incorrecta retirada del pañal puede provocar en los niños infecciones, malos hábitos miccionales e incluso una futura enuresis cuando el problema persiste más allá de los cinco años.

Con el fin de informar a los padres y a otras personas involucradas en la educación y la salud de los menores, se acaba de poner en marcha la campaña divulgativa "Consejos para la correcta retirada del pañal en niños", apoyada por material informativo en los centros de salud de toda España.

Carlos Miguelez, urólogo pediátrico de la Clínica Santa Elena de Málaga y del Instituto de Incontinencia Infantil, y uno de los artífices de la campaña, ha explicado hoy que hay una serie de principios que pueden orientar a la hora de retirar el pañal, pero "no una norma fija pues cada niño es diferente".

En general, el pañal suele quitarse de día entre los 2 y los 3 años y de noche unos 2 a 6 meses después, es decir, en torno a los 2,5 a 3,5 años. Para los expertos, el verano es el mejor momento para intentarlo pues, al hacer menos frío, el pequeño puede estar sin pañales de manera más confortable y segura.

Miguelez ha dicho que se debe buscar un WC adaptado al niño con una plataforma para que llegue bien o un orinal divertido y atractivo. En el caso de las niñas deben usarse además reductores de circunferencia, para evitar que tengan miedo de ir al váter, estén incómodas o inestables.

En cualquier caso, el urólogo ha señalado que nunca hay que adoptar acciones "vergonzantes ni de castigo" pues resulta mucho más efectivo recurrir a estrategias emocionales positivas, siempre "con cariño, comprensión y mucha paciencia".

Para el doctor, las consecuencias de una mala o inadecuada retirada del pañal son en primer lugar que no se consiga este objetivo, aunque existen consecuencias negativas más importantes. Entre ellas ha citado miedo a ir al WC, disinergia o falta de relajación del suelo pélvico durante la micción, orinar con chorro entrecortado y de manera incompleta, dejando líquido residual en la vejiga, retencionismo o hacer pis menos de cuatro veces al día.

Escapes por aguantar las ganas de orinar más de lo debido, malos hábitos con posturas que impiden una micción relajada, infecciones de orina y persistencia de micción involuntaria durante el sueño o enuresis son otras de las consecuencias.

En el caso de persistencia de escapes nocturnos más allá de los 5 años los expertos son muy claros: si el niño moja la cama más de 4 veces al mes se debe consultar a su médico, porque tiene una enuresis, y es necesario saber si es monosintomática (solo tiene el problema de noche) o si por el contrario es un Síndrome Enurético (además de mojar la cama tiene síntomas durante el día, escapes, incontinencia, infecciones de orina, etc).

Las consecuencias de no diagnosticar un Síndrome Enurético son importantes y bastante perjudiciales para la salud por lo que el niño necesita un estudio completo y un tratamiento especializado.

La Enuresis Nocturna Monosintomática afecta al 15 % de los menores a los 5 años, al 10 % a los 7, al 5 % a los 10 y al 1 % a los 15 años. La principal consecuencia es la disminución de la calidad de vida por reducción de actividades colectivas, de la autoestima y aumento de sentimiento de vergüenza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook