26 de junio de 2007
26.06.2007
FÚTBOL

Rojales celebra por todo lo alto el regreso del Tháder a Tercera después de 53 años

26.06.2007 | 02:00
El campo Municipal de Rojales se llenó para ver el ascenso de su equipo

El ascenso del Tháder de Rojales a la Tercera División se celebró por todo lo alto el pasado domingo en la localidad. El campo Municipal fue toda una fiesta con el pitido final. El presidente y el entrenador, Anselmo Serrano, pasaron por la ducha. El técnico también fue manteado por sus jugadores. Y a continuación, futbolistas, técnicos y directivos se marcharon hasta el Disco-Pub Barlovento, donde se prolongaron los festejos hasta altas horas de la madrugada. La ocasión lo merecía, ya que, según recuerdan los más viejos del lugar, la última vez que Rojales disfrutó de fútbol de Tercera División fue en el año 1.954.


Hoy martes está prevista una cena con acompañantes en Torrevieja y el próximo lunes se celebrará la asamblea del club ,en la que se comenzará a definir la próxima temporada.


Uno de los principales artífices del ascenso ha sido el entrenador ilicitano Anselmo Serrano. «El objetivo de la temporada era mejorar la campaña anterior, en la que nos quedamos a un solo punto de disputar la fase de ascenso. Era un año difícil, porque era época de elecciones municipales y había equipos que han realizado grandes desembolsos económicos. Nuestro presupuesto era modesto dentro de la categoría, pero a base de trabajo y esfuerzo hemos logrado el ascenso». La afición también ha respondido y Anselmo recuerda que «el domingo el campo estaba lleno. Toda la localidad se ha volcado y estaban muy contentos».


De cara a la próxima campaña, el preparador asegura que «mi primera opción es seguir en el Tháder, pero habrá que esperar a la asamblea del lunes». Anselmo Serrano tiene claro cuál debe ser el camino a seguir. «Hay que tener los pies


Durante la eliminatoria ante el Torrellano surgió el rumor de que Anselmo interesaba al equipo ilicitano para la próxima campaña: «Hace meses ya se oyó algo y esta semana se ha intensificado, pero conmigo no ha hablado nadie».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook