19 de abril de 2020
19.04.2020
Información
Torrevieja

Urbanismo "esencial" en Torrevieja

El PSOE cuestiona que el Ayuntamiento trabaje a puerta cerrada en casi todos sus departamentos pero obligue a todo el personal de Urbanismo a realizar la actividad presencial

19.04.2020 | 08:43
Imagen de la sede de Urbanismo que costó 2,1 millones de euros en 2008 pero que no está preparada para el teletrabajo

Mientras que en todos las áreas el Ayuntamiento mantiene a 1 o 2 técnicos diarios presenciales en Urbanismo reclama que esté todo el servicio "ante la imposibilidad de que desarrollen teletrabajo".

El PSOE de Torrevieja ha expresado su "desconcierto" por el hecho de que el decreto del alcalde Eduardo Dolón de 17 de abril por el que se modifica y regula la asistencia de funcionarios a su puesto de trabajo mantenga la presencia, sobre todo, de técnicos de urbanismo frente al resto de departamentos. 

Según el portavoz socialista Andrés Navarro ese decreto regula la función de los empleados púiblico en unos casos mediante teletrabajo, otros presencial "a puerta cerrada", es decir van a trabajar a sus puestos, pero no atienden al público, ni tienen contacto con el mismo y otros que por necesidad del servicio y las características del mismo van a atender al público.

En esta combinación de soluciones, "intentando que el Ayuntamiento de Torrevieja (con unos 700 trabajadores) siga funcionando", se "supone se han utilizado varios criterios, pero se supone que el primero que debe haberse considerado es el de la propia seguridad de los trabajadores y las medidas necesarias para impedir la transmisión del virus", según Navarro.

Para el PSOE en el decreto destaca "una asistencia mínima para cada departamento, cosa que considero lógica, pero hay dos excepciones que me han sorprendido y alarmado:Servicios Sociales y Urbanismo, irán todos los funcionarios a trabajar de forma presencial".

La "excusa", valora Navarro, "en ambos casos es que el trabajo en ambos servicios se realiza en papel, es decir no están informatizados. Esta no creo que sea la mejor solución".

Para este edil en  Servicios Sociales, los funcionarios "tendrán difícil mantener las recomendaciones de seguridad establecidas por las autoridades sanitarias. Sí es verdad que en estos días las necesidades de muchos ciudadanos se han incrementado, pero si este Ayuntamiento quiere realmente atender en las debidas condiciones de seguridad, eficacia y celeridad, debe plantearse otra solución, recurriendo prioritariamente al teletrabajo y habilitando puestos seguros para aquellos funcionarios, mínimos, que deban atender al público".

El caso de Urbanismo "lo entiendo menos -dice Navarro, que es arquitecto en excedencia del Ayuntamiento-, no lo considero un servicio tan imprescindible como para dentro de un periodo de parada de obras -se reiniciaron el lunes pasado- y actividades comerciales, deba tener toda su maquinaria, equipo personal, a pleno rendimiento y sobre todo no se haya buscado la solución del teletrabajo, dejando unos servicios mínimos, que al igual que en otros departamentos de ese Ayuntamiento, se reducen a dos o tres trabajadores". El concejal no cuantifica cuántos funcionarios van a trabajar presencialmente en Urbanismo. El PSOE de Torrevieja manifiesta "su no acuerdo" (sic) con el decreto y apoyo a los funcionarios afectados por el mismo.

El edificio de cinco plantas y sótano en el que se ubica el área de Urbanismo se inauguró en 2008. Se invirtieron 2,1 millones de euros -sin contar los sobrecostes- bajo mandato del alcalde Pedro Hernández. En aquel momento se publicitó como "totalmente informatizado", pero sus empleados, según el informe de los técnicos, validado por el acalde Eduardo Dolón, no pueden desarrollar teletrabajo.

Extracto del decreto donde se justifica el trabajo presencial de los funcionarios de urbanismo:


La actividad urbanística en una de las principales fuentes de ingresos por impuestos del Ayuntamiento de Torrevieja.También de generación de empleo en el municipio pese que ya no queda suelo por desarrollar a excepción del gran plan residencial de la Hoya, que contempla más de 7.000 nuevas viviendas. La actividad de la construcción se ha mantenido pero las viviendas que se han terminado en los útlimos meses, la mayoría para el sector turístico, no han sido entregadas ante el cierre de fronteras. Tampoco recepcionadas y por lo tanto tampoco pagadas.

La actividad se centra en licencias de obra menor, actividades, y vivienda nueva en zonas urbanas, además de estudios de detalle para planes aprobados hace más de una década en La Coronelita y Villa Amalia. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook