15 de enero de 2020
15.01.2020

Los ecologistas denuncian el daño a la posidonia en «Los Locos» por el vertido de arena

Costas usa material de cantera para ensanchar el litoral de Torrevieja - AHSA exige a Costas paralizar la obra porque esta arenisca provoca turbidez y afecta a la pradera acuática protegida

14.01.2020 | 22:19
Los ecologistas denuncian el daño a la posidonia en «Los Locos» por el vertido de arena

Amigos de los Humedales del Sur de Alicante (AHSA) ha reclamado al Servicio Provincial de Costas del Ministerio de Transición Ecológica que se detengan «inmediatamente los trabajos de vertidos de áridos sobre la playa de Los Locos» y que se revise el proyecto de ejecución para modificar las características del material que se está utilizando para ensanchar la playa y evitar sedimentos en suspensión.

El colectivo ecologista reclama además que «le sea facilitada una copia de la Declaración de Impacto Ambiental del Proyecto de Regeneración de la playa de los Locos en el T.M. de Torrevieja». Proyecto del que no hay rastro documental en los cauces de información pública del Ministerio. AHSA recuerda que desde finales de noviembre el Servicio Provincial de Costas de Alicante está ejecutando un proyecto de regeneración de la playa de los Locos en el que se están aportando 12.000 metros cúbicos de arena de cantera.

Según AHSA la arena vertida en la playa de Los Locos, procedente de una cantera de roca caliza de Abanilla (Murcia) «ha generado desde hace varios días una extensa mancha de sedimentos blancos que han teñido el agua de un color blanco lechoso». Para las mismas fuentes la «persistencia de sedimentos finos calizos que provocan la turbidez del agua son letales para la pradera de Posidonia oceánica que se extiende por los fondos marinos» entre Torrevieja y Cabo Roig de este Lugar de Importancia Comunitaria y Zona de Espacial Protección para las Aves (ZEPA).

Según los ecologistas existen estudios y experiencias sobre el impacto de la turbidez del agua marina sobre la pradera de Posidonia oceánica «siendo precisamente una de las principales causas de la regresión de la especie». Posidonia cuya presencia en estas aguas, pese a la masificación de las playas, la distingue por contar con aguas no contaminadas. AHSA subraya que en la página web del Ministerio para la Transición Ecológica no aparece ninguna referencia al Proyecto de Regeneración de la playa de los Locos en el T.M. de Torrevieja y su Estudio de Impacto Ambiental en el listado de procedimientos sometidos a Información Pública.

El proyecto estaba pensado para realizar pequeñas aportaciones de arena durante 10 años hasta completar 30.000 metros cúbicos. Sin embargo, Costas lo ha modificado y aborda una actuación mucho más rápida en el tiempo y tiene previsto incorporar 12.000 metros cúbicos en cuatro meses.

Rápido, rápido


La aceleración del proyecto se ha producido con la orden del Gobierno para paliar los daños por los temporales tras la DANA de septiembre por la vía de urgencia. Un tipo de procedimiento que permite agilizar la adjudicación sin los requisitos de un concurso público tradicional. El Ministerio adjudicó el trabajo por cuatro meses a AZVI y un importe de 417.000 euros. Para ello está empleando una flota de camiones bañera, varios vehículos con pala frontal y ha realizado un acceso especial al tramo central de la playa desde el paseo para que pueda trabajar la maquinaria pesada. La playa de Los Locos es una de las más populares de la ciudad. Está situada entre la playa del Cura y la zona de las calas, en un entorno urbano.

La aportación de arenas busca la ampliación de su tramo central, que ha quedado reducido en los últimos años a una franja de solo dos metros entre el paseo y la orilla. El objetivo es ensancharlo hasta los 20. Además de la estrechez de la franja de arena la playa arrastra problemas de falta de aportes en su tramo sur, donde la mayor parte de las orillas y lecho marino útil para el baño es rocoso. Fue la jefa territorial de Costas, Rosa de los Ríos la que explicó el proyecto a los vecinos días antes de iniciarse, asegurando que el material cumplía con los requisitos del Ministerio.

La actuación cuenta con un estudio previo sobre las dinámicas marinas en el que se descarta la construcción de espigones para no dañar la Posidonia y para que las aportaciones de arena fueran eficaces: que no desaparecieran con los primeros temporales. En el caso de la playa de Los Locos no es un objetivo sencillo. Costas actuaba hace décadas utilizando dragas para incorporar arena a la playa desde el lecho marino. Algo que arrasaba la pradera de Posidonia.

Los espigones también ocupan superficie protegida y han permitido que la playa gane algo de arena en su tramo sur, hasta la cala del Palangre, pero poco más. Otro de las variables a tener en cuenta en esta zona es el proceso de urbanización, que permitió la construcción de un edificio de grandes dimensiones en pleno dominio público junto al mar - el Luz Mar, que ha prorrogado su concesión durante medio siglo más- y el arrastre de la antigua rambla que desemboca en la zona norte de la playa - avenida Roentgen- y donde Costas ya actuó para evitar la desaparición de arena.

La aportación natural de sedimentos que se produce con las avenidas del Segura o de las ramblas de Orihuela Costa-que también provoca una gran turbidez en el agua-  no sigue el mismo patrón que la artificial. Los limos del río se disuelven en el agua mientras que esta arena de cantera puede depositarse sobre la planta acuática, sensible a los cambios de la composición del agua y su hábitat, como un material sólido y soterrarla.

Torrevieja cuenta con una reserva de arena autóctona gracias a la gestión del anterior gobierno municipal que invirtió para aprovechar la arena que colmataba el barranco de Torreblanca, depositada en esa zona por el urbanizador del sector de la Manguilla en la playa de La Mata. 20.000 metros cúbicos reservados para reponer arena en todas las playas y que no se pueden utilizar exclusivamente en una. Una reserva de calidad y que permite, tras los temporales, reponer sin utilizar material de otras zonas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook