11 de enero de 2020
11.01.2020
Torrevieja

Dolón nombra a los directores de Urbanismo y Economía para «desatascar» el Consistorio

El arquitecto Víctor Costa asume la dirección urbanística y de Obras y Servicios y Juan Carlos Carmona las de Economía, Hacienda y Empleo

10.01.2020 | 22:28
Los nombramientos se están sucediendo en el Ayuntamiento de Torrevieja.

La designación se produjo ayer tras una tramitación recurrida y que se ha alargado durante tres meses.

El arquitecto Víctor Costa y el economista Juan Carlos Carmona cierran el organigrama de direcciones generales del Ayuntamiento de Torrevieja. Costa asumirá la dirección general de Urbanismo y la no menos importante de Servicios Básicos. Carmona, que ha desarrollado casi toda su carrera profesional en el Ayuntamiento , estará a cargo de la dirección de Economía, Hacienda y Empleo en coordinación con la Intervención municipal.

Estos nombramientos, confirmados por una junta de gobierno extraordinaria celebrada ayer a última hora, se suman los de la directora general de Recursos Humanos y Contratación, Rosana Narejos, que ayer mismo sustituyó al jefe accidental de Contratación en ese órgano colegiado. Javier Mínguez, por su parte, ya vio transformada su dirección general en la Policía en la de Innovación y Modernización.

La creación de estos puestos está amparada en la legislación de ciudades de Gran Población. Torrevieja lo es desde mediados de 2006 tras superar los 75.000 habitantes y solicitar ese estatus a través de la Generalitat. Esa legislación permite al Ayuntamiento dotar de esas plazas sin las restricciones presupuestarias que impone la ley de racionalización de la Administración, de ámbito estatal, que ha reducido al mínimo la posibilidad de crear plazas de funcionariado. El objetivo de las direcciones generales es resolver problemas de gobernabilidad y mejorar la gestión interna, en este caso de un Ayuntamiento que cuenta con más de seiscientos empleados y un presupuesto que supera los 90 millones de euros. Además, es una figura situada entre el cargo de funcionario de alto rango y el asesor. El único requisito que deben cumplir los escogidos es que sean funcionarios. Es decisión del alcalde, por libre designación, sin que sea necesario otro procedimiento más allá de la modificación de la relación de puestos de trabajo y la modificación presupuestaria, escoger a la persona para cubrir ese puesto. No obstante la oposición del PSOE ya ha anticipado que recurrirá los nombramientos porque entiende que no se han seguido los procedimientos administrativos.

Los directores generales se sitúan en el organigrama municipal por encima de los jefes de departamento. Es decir, si un jefe de Servicio informa desfavorablemente sobre un asunto, el director general puede salvar la discrepancia con otro informe favorable y a la inversa. Algo útil en la gestión municipal. Si un asunto se encalla, el alcalde requiere amparo legal para sacarlo adelante o rechazarlo.

Víctor Costa, que trabajó durante años como arquitecto municipal en Urbanismo, Obras y Servicios e Intervención, coordinará el departamento que ahora dirigen Santiago Romero como jefe de Urbanismo y Francisco Cruz como jefe accidental de Obras y Servicios.

El nuevo director de Economía, Juan Carlos Carmona, ha desarrollado casi toda su labor en el Ayuntamiento como coordinador de la Agencia de Desarrollo Local y en el último año como técnico de administración general en el área de Intervención Municipal.

La creación de cargos de director general no es barata. Percibirán en torno a 75.000 euros anuales brutos sin contar con los gastos sociales que debe aportar el Ayuntamiento a la Seguridad Social -un 30%-. El municipio deberá desembolsar al año en torno a 225.000 euros extra para afrontar ese gasto, sobre 300.000 con los seguros sociales -la plaza de Mínguez ya estaba creada.

Agilizar la administración


La necesidad de cubrir ahora, casi con 15 años de retraso, estos puestos ha sido justificada por el alcalde Eduardo Dolón por la«inexcusable y inminente aplicación de la administración electrónica y por la complejidad de una ciudad con una población flotante como la nuestra y una diversidad cultural especial que requieren cada vez más una respuesta por parte de la administración municipal». Esa misma ley dispone por ejemplo la descentralización de la gestión con la creación de juntas de distrito o la reforma del reglamento orgánico municipal. El objetivo principal del primer edil, que además es concejal de Urbanismo, es desbloquear la gestión municipal. Mientras se cerraba el trámite para sacar adelante estas plazas el nuevo interventor interpuso una denuncia contra varios de los jefes de Departamento y recomendado en un informe la sustitución del jefe accidental de Contratación. Algo que se ha hecho efectivo. Desde ayer, su sustituta en la mesa de Contratación es la nueva directora general elegida por el primer edil.

Esa mesa de Contratación, formada solo por funcionarios, debe resolver la adjudicación de contratos multimillonarios como el de recogida de basuras o transporte urbano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook