08 de enero de 2020
08.01.2020
Torrevieja

Educación deja el colegio de barracones «Amanecer» de Torrevieja a la intemperie

La AMPA recomienda no llevar a los alumnos a clase hasta que se instale la cubierta que el Consell se comprometió a terminar antes de iniciar el curso

07.01.2020 | 22:23
Imagen de uno de los pasillos que comunican los barracones del colegio Amanecer sin cubierta.

El centro de Infantil y Primaria lleva en prefabricadas desde 2004.

En barracones desde 2004 y ahora sin techo en los espacios comunes. La Asociación de Padres y Madres de Alumnos (AMPA) del Colegio de Infantil y Primaria Amanecer de Torrevieja denunció ayer públicamente que el centro no presenta condiciones mínimas para que alumnos y docentes puedan desarrollar su actividad. El colectivo de padres «recomienda» en una circular remitida a las familias que sus hijos no acudan a clase hoy. Lo hacen tras quedar el recinto a la «intemperie», sin cubierta en los espacios comunes, al no concluirse unas obras que deberían haberse abordado durante el periodo vacacional de Navidad. La Concejalía de Educación de Torrevieja coincide con el criterio de los padres. Algo que expresó ayer en un escrito a la Generalitat instando a la suspensión temporal de las clases.

La Conselleria de Educación se comprometió antes de las fiestas navideñas a sustituir toda la cubierta con doble techo de los espacios comunes, que estaba muy deteriorada. Sin embargo, profesores y alumnos -en torno a 500- se encontraron ayer al reiniciar las clases que el antiguo techado ha sido retirado pero el nuevo no está instalado. Los espacios comunes del colegio están ahora a la intemperie. No hay pasillos cubiertos. Los termómetros no superaban ayer los 7 grados a la hora de comenzar las clases en Torrevieja.

La portavoz de los padres Sonia Terreros explicó que tras varias reuniones se tomó la decisión de efectuar el cambio de los dobles techos durante las vacaciones escolares. «La sorpresa que hemos tenido al llegar hoy (por ayer) nuestros hijos ha sido encontrar un colegio sin tejados, paredes chorreando agua por la humedad ambiental, suelos empapados con el peligro de caídas por resbalamiento y un frío propio de latitudes siberianas».

«El centro tiene un riesgo que, ni nuestros hijos ni nadie de la comunidad educativa, tiene por que sufrir día tras día», subrayó la presidenta de la AMPA. Los padres contactaron ayer con la dirección territorial de Educación a primera hora para buscar una solución y mantuvieron conversaciones con la dirección general de Infraestructuras, con el concejal de Educación, Ricardo Recuero y con el alcalde Eduardo Dolón (PP) para transmitirles «a todos y cada uno de ellos el malestar de las familias y reclamarles el cierre provisional del centro hasta dar una solución libre de los peligros que comporta la asistencia al colegio en estos momentos.

Terreros lamentó que el Ayuntamiento no decidiera por su cuenta cerrar las instalaciones. A su juicio, el municipio tiene competencias para decidir la clausura. La representante de los padres, acompañada del portavoz de la delegación de la Federación de Padres de Torrevieja, Fernando García, aseguró que el alcalde y el edil de Educación -que es además director de otro centro de Primaria de Torrevieja- deberían haber decidido ese cierre provisional sin esperar a Educación. Recuero sí dirigió ayer a la Conselleria de Educación -tal y como aclaró el equipo de gobierno del PP ayer tras la comparecencia de la AMPA- para reclamar que posponga las clases porque el centro no está en condiciones pero deja la decisión en manos de la administración educativa, no del Ayuntamiento. La Asociación de Padres matizó, respaldada por un grupo de padres y madres, que la dirección territorial ha convocado hoy a las 9 horas una reunión para decidir qué hacer. El director no compareció para dar su opinión sobre la situación, aunque la AMPA recordó que los sindicatos deberían pronunciarse sobre las condiciones en las que desarrollan la docencia los profesores.

Malas condiciones


El colegio sufre temperaturas muy bajas en invierno y filtraciones por agua de lluvia tanto en los pasillos, como los aseos y las propias aulas. Y se convierte «en un horno» cuando se acerca la temporada estival pese a que los barracones cuentan con climatizadores. Sin esas cubiertas -que también protegen las aulas de actos vandálicos y robos- las inclemencias meteorológicas se acentúan. Las obras deben paliar en parte el problema porque el nuevo tejado se ha concebido para suavizar las temperaturas extremas.

Hay alumnos del Colegio Amanecer que solo han conocido los barracones a lo largo de su etapa educativa de tres cursos de Infantil y seis de Primaria. La Generalitat prometió la construcción del nuevo centro «en breve» casi en el momento de estar instalando las prefabricadas en el verano de 2004...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook