07 de enero de 2020
07.01.2020

Un colegio 15 años en barracones y a la intemperie en Torrevieja

La Generalitat prometió sustituir las cubiertas estas vacaciones pero solo ha retirado la antigua sin incorporar la nueva / La Asociación de Padres recomienda que los alumnos no acudan a clase mañana y el Ayuntamiento insta a Educación a suspender la docencia hasta que no se termine la obra

07.01.2020 | 17:15
Un colegio 15 años en barracones y a la intemperie en Torrevieja

La Asociación de Padres y Madres de Alumnos del Colegio Amanecer de Torrevieja ha explicado hoy en una comparecencia de prensa que el centro no presenta condiciones mínimas para que alumnos y docentes puedan desarrollar su actividad normal y han recomendado mediante una circular remitida a los padres a que adopten la decisión de no acudir a clase mañana.

Este centro de Infantil y Primaria funciona exclusivamente en barracones desde su creación el curso 2004-2005. Es uno de los más antiguos en aulas prefabricadas de la Comunidad Valenciana.

La Generalitat se comprometió antes de las fiestas navideñas a sustituir toda la cubierta con doble techo de los espacios comunes del centro, levantado en barracones en el curso 2004-2005 y que estaba muy deteriorada.

Sin embargo, profesores y alumnos -en torno a 500- se han encontrado esta mañana, con el reinicio de las clases, que el antiguo techado sí ha sido retirado pero el nuevo no ha sido instalado. Los espacios comunes del centro educativo están a la intemperie. No hay pasillos cubiertos.

"Tras varias reuniones se tomó la decisión de efectuar el cambio del total de los dobles techos durante las vacaciones escolares de Navidad. La sorpresa que hemos tenido al llegar hoy nuestros hijos al centro educativo ha sido encontrar un colegio sin tejados, paredes chorreando agua por la humedad ambiental, suelos empapados con el consiguiente peligro de caídas por resbalamiento y un frío propio de latitudes siberianas", ha explicado la presidenta del AMPA, Sonia Terreros.

"El centro tiene un riesgo que, ni nuestros hijos ni nadie de la comunidad educativa, tiene por qué sufrir día tras día", ha subrayado.

La portavoz de los padres y madres han contactado con la dirección territorial a primera hora de la mañana para buscar "una pronta solución, ha mantenido conversaciones con la dirección general de Infraestructuras Educativas, con el Concejal de Educación y con el Alcalde" para transmitirles "a todos el malestar de las familias y reclamarles el cierre provisional del centro hasta dar una solución libre de los peligros que comporta la asistencia al colegio en estos momentos. A su vez las familias reivindican la tan deseada y necesaria construcción del nuevo Colegio Amanecer. Creemos que se vulneran todos los derechos de nuestros hijos al estar en un centro en estas pésimas condiciones", ha reiterado.

Terreros ha dicho que el Ayuntamiento de Torrevieja, que, a su juicio, tiene competencias para decidir que las instalaciones no están en condiciones y cerrarlas, ha hecho nada hoy por resolver el problema.

La representante de los padres, acompañada del portavoz de la delegación de la Federación de Padres de Torrevieja, Fernando García, ha asegurado que el alcalde Eduardo Dolón y el concejal Ricardo Recuero -que es además director de otro centro de Primaria de Torrevieja- deberían haber decidido esa clausura sin esperar a Educación.

Recuero sí se ha dirigido a la Conselleria de Educación esta mañana, tal y como ha aclarado el equipo de gobierno del Partido Popular solo después de la comparecencia del AMPA. En un escrito reclama a Educación que posponga las clases porque el centro no está en condiciones de que continúen pero deja la decisión en manos de la administración educativa.

Terreros ha pedido a los padres que decidan no enviar a sus hijos a clase respaldada por un grupo de padres y madres a las puertas del centro de Infantil y Primaria, aunque ha matizado que la dirección territorial ha convocado para mañana miércoles 8 de enero una reunión a las 9 horas para tomar una decisión respecto "al cierre o no del centro y la búsqueda de soluciones, según ha matizado la Asociación de Padres, que ha explicado que el material para instalar la cubierta está almacenado en el patio del centro".

Como es habitual en este colegio la dirección no ha evitado pronunciarse para expresar su opinión, aunque la AMPA ha explicado que los sindicatos también deberían pronunciarse sobre las condiciones en las que están trabajando los docentes.

El colegio sufre temperaturas muy bajas en invierno, con entrada de humedad y agua de lluvia en las propias aulas, y muy elevadas en verano pese a que los barracones cuentan con climatizadores.

Sin la doble cubierta en zonas comunes, que se instaló precisamente para evitar esas filtraciones, las inclemencias meteorológicas se acentúan. Los padres han recordado la falta de seguridad que supone mantener estos espacios sin cubierta por posibles actos vandálicos o robos.

Los padres han indicado que después "de casi quince años en barracones y de haber recibido la visita en el centro de responsables de Conselleria, de Dirección Territorial y del Ayuntamiento, con la promesa consiguiente de reparar todos los desperfectos graves de de los barracones, nuevamente nos vemos en la desidia total y en el abandono absoluto".


Antecedentes

Desde 2004 la administración autonómica promete la construcción del colegio definitivo. Todas las promesas hablaban de plazos "en breve". Hasta 2015 la Generalitat había abonado millones de euros en el alquiler de módulos prefabricados a Algeco -que es la empresa que no ha terminado la cubierta- para mantener este centro. Equivalente a más del 80% de un centro de tres líneas.

La Generalitat descartó los primeros terrenos ofertados por el Ayuntamiento para realizar el centro en Villa Amalia. Antes retrasó la construcción especulando con la posibilidad de que el bajón demográfico de la ciudad por la crisis hiciera innecesario la inversión en el nuevo centro -que llegó a albergar solo a unos 200 alumnos-. Sin embargo, desde 2015 la ciudad ha ido recuperamdp población escolar y ahora el colegio tiene casi 500 alumnos. La segunda parcela cedida para llevar a cabo el colegio debe ser urbanizada por el Ayuntamiento y el nuevo edificio ni tan siquiera cuenta todavía con redacción de proyecto de ejecución adjudicado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook