06 de diciembre de 2019
06.12.2019
GOTA FRÍA

Asaja afirma que los regantes aún no han recibido ayudas por la gota fría

La asociación agrícola tilda de «vergonzosa» la actual situación «tres meses después de que la peor Dana en 140 años barriera la Vega Baja»

05.12.2019 | 23:20
Campos inundados en la Vega Baja tras el paso de la gota fría.

El sector agroalimentario cifra en 550 millones las pérdidas.

La asociación agraria de jóvenes agricultores, Asaja, lanzó ayer un duro comunicado cuando llevamos camino de cumplir tres meses de la gota fría que asoló buena parte de la Vega Baja, provocando pérdidas superiores a los mil millones de euros, en parte por la rotura de las motas del río Segura, que inundaron cientos de hectáreas de cultivos. En la nota, que firma el presidente, Eladio Aniorte, se asegura que las pérdidas en su sector superan los 550 millones de euros y que los regantes aún no han visto un euro de las ayudas prometidas. «Desde Asaja Alicante no entendemos el olvido, la dejadez y el maltrato que, tanto el Gobierno central como el Consell han propinado a los agricultores y ganaderos de esta tierra, que vieron como días después de la gota fría se producía un desembarco masivo de políticos de todos los rangos, desde el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, hasta el president de la Generalitat, Ximo Puig, pasando por ministros de varias carteras y hasta sus Majestades los Reyes de España, que llegaron a Orihuela para sobrevolar la zona afectada, anunciar una lluvia de ayudas y acaparar la foto de las portadas de periódicos e informativos. Después de esto, nada más hemos vuelto a saber de ellos. La realidad hoy, 83 días después de la catástrofe, es que hemos recibido cero euros y la Vega sigue paralizada, muy lejos de recuperar su capacidad productiva anterior a septiembre».

Asaja recuerda que «la única ayuda que se publicó para el sector fue el Real Decreto 11/2019, de 20 de septiembre, paliar los efectos de la gota fría y los incendios de este verano en toda España. Un decreto que ASAJA Alicante ha calificado como una respuesta por parte del Gobierno precipitada, elaborada sin contar con la opinión de asociaciones agrarias y los afectados e insuficiente, ya que ha dejado fuera a todos los agricultores que no tenían seguro agrario, como es el caso del 93% de los productores de hortalizas. A pesar de ser lo único publicado hasta la fecha, todavía estamos esperando la orden ministerial que desarrolle qué procedimientos hay que seguir para acceder a dichas ayudas, algo que da fe de la absoluta dejadez de nuestro Gobierno y que, definitivamente, demuestra que está en otros temas, porque tan importante es que saquen ayudas como los mecanismos para acceder a ellas con rapidez en momentos en los que las personas están sufriendo».

Por otra parte, desde ASAJA también denuncia que «el Consell se comprometió en una reunión con los agricultores, en la propia sede de Asaja Orihuela, a cubrir las lagunas que tuviese el Real Decreto del Ministerio, pidiendo "tranquilidad y confianza", asegurando, en palabras de la propia consellera, Mireia Mollà, "que el Consell se iba a dejar la piel por la Vega Baja y que contemplarían medidas adicionales que cubriesen las lagunas del real decreto de Gobierno", por ejemplo, para los agricultores de hortalizas sin seguro, para lo que ASAJA Alicante les hizo llegar con urgencia un paquete de medidas viables para ello. Sin embargo, a día de hoy, el silencio sepulcral también ha sido su modus operandi».

«A una carta»

«Nos lo estamos jugando todo a una carta. Si no salen ayudas para los productores de hortalizas que no tengan seguro agrario, las administraciones, tanto centrales como autonómicas, habrán fracasado en esta grave crisis. El éxito de las ayudas por la Dana dependerá de que, finalmente, se contemple, por un lado, a los agricultores de hortaliza sin seguro y, por otro, la celeridad y los mecanismos para obtenerlas. Porque tan importante es que lleguen las ayudas, como que lo hagan rápido», afirmó Aniorte, quien añade que «no nos valen las excusas que están alegando de poner en riesgo y fracturar el Sistema Nacional de Seguros Agrarios, pues la ley prevé para este tipo de situaciones, de entidad y naturaleza catastrófica, subvenciones del 50% para los que no tienen suscrita póliza».

Y concluyó: «asimismo, estos días me está resultando paradójico que nuestros políticos estén tan preocupados por el cambio climático, las generaciones futuras y buscar soluciones para frenarlo, que me parece bien, de hecho, los agricultores y ganaderos somos los primeros que hacemos grandes esfuerzos para cuidar el medio ambiente, pero, sin embargo, se olviden de temas tan urgentes como reflotar a unas personas y a un sector que se ha visto fuertemente castigado por las inclemencias meteorológicas y la dejadez humana de un río sin limpiar, dándolesde lado».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook