19 de noviembre de 2019
19.11.2019
Torrevieja

La Plataforma de Padres de Torrevieja exige que el derecho de exención se amplíe a todas las asignaturas en valenciano

Los padres piden un "frente común de todas las fuerzas políticas" contra la aplicación de la ley que fija un mínimo de 6 horas lectivas en valenciano desde septiembre de 2020 en todos los niveles de Secundaria, Bachiller, educación especial, educación de adultos, FP y ciclos formativos

19.11.2019 | 16:20
Imagen de la manifestación de padres en contra del decreto de plurilingüismo en marzo de 2017 en Torrevieja
La Plataforma de Asociaciones de Padres y Madres de Torrevieja -que engloba a la mayor parte de centros educativos de la ciudad- ha reclamado en un comunicado que «se agilice el derecho a la exención del valenciano, pasando a ser concedida por los directores de los centros» y que se aplique y amplíe «la exención de conformidad con lo dispuesto en el artículo 6.7. del Estatuto de Autonomía, es decir, la enseñanza del valenciano y en valenciano». 

Como avanzó INFORMACIÓN la Conselleria de Educación, en función del calendario que establece esa ley validada por la mayoría absoluta de las Cortes Valencianas, implantará a través de los Planes Lingüísticos de Centro (PLC) la educación de asignaturas en valenciano y en inglés en toda la educación Secundaria, Bachillerato, Formación Profesional Básica, ciclos formativos, Educación Permanente de Adultos y Educación especial.

Este PLC se pondrá en marcha durante el próximo curso 2020-2021 -septiembre de 2020- y «consistirá, principalmente en que nuestros hijos recibirán la enseñanza de 2 o 3 asignaturas en valenciano (seis horas semanales al margen de la propia asignatura de Valenciano) y la enseñanza de 1 ó 2 asignaturas en inglés». 


Los padres de Torrevieja instan «a todas las fuerzas políticas» de la Vega Baja a que «hagan un frente común junto con los padres, contra la aplicación de esta Ley, puesto que la misma es un claro atropello a los derechos de los ciudadanos que habitan en ella», ante el calendario dispuesto por la Generalitat para aplicar el plan de plurilingüismo en Secundaria, Bachiller, FP, ciclos formativos, educación especial y educación de adultos desde el curso 2020/2021.

Plan que implica un mínimo de un 25% de asignaturas en valenciano -sin contar la propia asignatura en valenciano-: 2 o 3 asignaturas en valenciano equivalentes a 6 horas lectivas a la semana. También un mínimo de un 15% de asignaturas en inglés -al margen de la propia enseñanza de la asignatura de inglés-. La legislación no distingue en la aplicación zonas castellano hablantes de las valenciano hablantes y pide la aplicación en todos los niveles, al mismo tiempo. 


Los padres (que en este caso engloban a 11 centros públicos de enseñanza de Torrevieja) instan a «todos los padres de la Vega Baja a unir fuerzas y reclamar el derecho a recibir una educación digna y de calidad y que cada cual pueda elegir libremente la lengua vehicular para la educación de sus hijos, bien sea esta castellano o valenciano». 

La Plataforma cree que esta ley «tiene como único objetivo el de regular la enseñanza en valenciano y el uso vehicular del valenciano en las zonas castellano hablantes, como es el caso de Torrevieja y de toda la comarca de la Vega Baja». 

Esta ley aprobada en febrero de 2018 regula y promueve el plurilingüismo en el sistema educativo valenciano. Sustituyó al polémico decreto de plurilingüismo derogado por una resolución judicial.
La Plataforma considera que con su implantación, el conseller Marzà conseguirá «poner la guinda al pastel plurilingüe que lleva amasando desde 2017». 

El PCL debe abordarse en el mes de marzo en cada uno de los  consejos escolares de centro, donde están representados los padres, alumnos, profesores y directiva. En caso de que rechacen la propuesta -en la que trabajan ahora los directores no sin dificultades por la falta de medios y el rechazo total de los padres- será la administración educativa la que establezca con qué materias se cubre ese 25%.

La Plataforma AMPAS Torrevieja se pregunta en este escenario «qué pasa con nuestro derecho a la exención, previsto en la Ley 4/1983 de 23 de noviembre, de uso y enseñanza del Valenciano» y recuerda que a pesar de que se mantiene en vigor el derecho a la exención de esa legislación lo cierto es que -a juicio de la Plataforma- «se hacen caso omiso a lo dispuesto en el artículo 6.7 del Estatuto de Autonomía que dice que se delimitarán por ley los territorios en los que predomine el uso de una y otra lengua, así como los que puedan ser exceptuados de la enseñanza y del uso de la lengua propia de la Comunitat».
 

Uso político

Las AMPAS interpretan que podrán «obligar a nuestros hijos» a estudiar asignaturas como Matemáticas, Historia, Biología y Geología, Filosofía, mecánica, laboratorio en Valenciano «al tiempo que están exentos del estudio de la materia lingüística» en valenciano. En el mismo comunicado la plataforma cuestiona qué va a ocurrir «con la calidad» de la Educación de los alumnos «pues resulta que, según tenemos constancia los padres, son muchos los centros de nuestra comarca que no disponen de la capacidad organizativa, ni preparación, ni formación del profesorado para poner en marcha ese proyecto lingüístico» y recuerdan que la calidad de la educación aparece preservada como derecho en la Constitución. 
La Plataforma insiste en que se hace un «uso exclusivamente político de la lengua valenciana» puesto que, la promoción del Valenciano «no solo se aplica en la educación careciendo en todo momento de base pedagógica».

El 25% de valenciano y el 15% de inglés ya se ha implantado ya en todos los niveles de Infantil y Primaria de la Vega Baja.

En el  mismo tono se ha expresado hoy en distintos comunicados -después de la plataforma torrevejense- una federación provincial de padres y la Confederación Valenciana de APAs (COVAPA). La Plataforma se desvincula por completo de esas federeaciones.


La Plataforma asegura que los alumnos de la Vega Baja, debido a las características socio-lingüísticas de predominio castellano de la comarca, "no están preparados para seguir las explicaciones del profesorado en una lengua, que en su mayoría no dominan, agravándose este problema en la educación de adultos y educación especial, así como en los cursos superiores como Bachillerato, FP y ciclos formativos donde la complejidad de los contenidos requiere de un lenguaje más específico para cada una de las materias". 

Para las mismas fuentes la Ley 4/2018 "deja al margen a los padres" puesto que el 1% que supone nuestra representación en los Consejos Escolares, órganos encargados de aprobar el PLC del centro, resulta "más que insuficiente".

La "pretendida normalización del valenciano", es un, a juicio de esta plataforma, un proceso "deliberado" para "influir sobre el comportamiento de otros con respecto a la adquisición, estructura o funcionalidad de una lengua, con un calendario de implantación totalmente invasivo". 

La Plataforma insiste en que se hace un "uso exclusivamente político de la lengua valenciana" puesto que, la promoción del Valenciano "no solo se aplica en la educación careciendo en todo momento de base pedagógica, sino que además incluye el ámbito social" y de interrelación con el entorno".

Por otra parte, las seis horas lectivas semanales de valenciano en Infantil y todo el ciclo de Primaria ya están implantadas desde el curso pasado en Infantil y Primer Ciclo de Primaria y desde este curso en segundo ciclo de Primaria.  En muchos centros de la Vega Baja con escasos recursos y con un cumplimiento muy desigual en la práctica porque no todo el profesorado con la capacitación teórica para ofrecer esas clases en valenciano lo está haciendo de forma efectiva ni cuenta con la formación real para hacerlo. Sin embargo, los padres no han manifestado para estos casos el mismo rechazo público que están expresando en estos momentos. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook