12 de octubre de 2019
12.10.2019

Portento de fe y honores en Benejúzar

Un Benejúzar multitudinario celebra la festividad de Nuestra Señora la Virgen del Pilar, Patrona de la Hispanidad y de la Guardia Civil, conmemorando este año el ochenta aniversario de la romería

12.10.2019 | 21:14
Portento de fe y honores en Benejúzar
Portento de fe y honores en Benejúzar

Esta localidad se convierte en el segundo Aragón español, acogiendo a miles y miles de personas venidas de distintos puntos de la provincia de Alicante y de la Región de Murcia, fieles devotos que llegan hasta este municipio de la Vega Baja para disfrutar del encanto de la fiesta en honor a la Virgen del Pilar, participando en la romería que se inicia desde la céntrica plaza de España hasta el Santuario que lleva su nombre, situado en el Paraje de La Pilarica, en pleno monte benejucense.

Como cada 12 de octubre, en este día grande de las fiestas de La Pilarica de Benejúzar, declaradas de Interés Turístico Provincial de la Comunidad Valenciana, la emoción se respira en la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Rosario y en sus alrededores, donde desde primera hora de la mañana van tomando sitio los más madrugadores para ver salir la imagen de la Virgen, que desde 1939 data el origen de la romería y es venerada, después de un episodio de guerra, fe, encomendación y promesa.

La jornada de esta celebración religiosa y en la que se conmemoraba el ochenta aniversario de esta romería con calado histórico, comenzó con una misa en el templo parroquial que culminó con un volteo incesante de campanas que anunciaba la salida inminente de la Virgen del Pilar a su pueblo que la esperaba con fervor. Al mismo compás y a viva voz, las palabras apasionadas de la vecina doña Teresa –que tomó el relevo de su hermana Trini y ésta de Paco «el de la Geno»– corearon la triunfal aparición de la Virgen entre vítores, aplausos, cohetes y una lluvia de cantos, coloridos globos y pétalos de papel y 220 palomas que alzaron el vuelo a las nueve de la mañana, en pleno estallido de emoción.

Esta suelta de palomas de la paz, en la que los niños tienen un lugar destacado al permitirles lanzar las primeras, ya es una tradición de cincuenta y cuatro años ofrecida por el vecino de Bigastro José Pérez en este especial día al que nunca ha fallado y asegura que «mientras pueda lo seguiré haciendo». La talla de la Virgen partió en romería desde la plaza situada a los pies de la iglesia y fue llevada a hombros por miembros de la Hermandad Nuestra Señora del Pilar de Benejúzar en un primer momento. Después, la multitud de romeros que la acompañaban se turnaron para portarla a lo largo del camino, que fue más ameno con la presencia de la Banda Unión Musical de la localidad y el grupo de las cuatro carrozas, originalmente adornadas de manera artesanal por los vecinos, que daba cobijo a mañicas y mañicos.

La llegada de la Patrona de la Hispanidad a la explanada del Santuario, su casa que hasta diciembre de 1999 fue ermita, fue celebrada por los millares de personas de todas la edades que allí la esperaban, siendo recibida por el baile tradicional de la jota. Allí, en un entorno natural y con la imagen de la Virgen del Pilar expuesta al aire libre, se realizó una misa baturra en la que participó la rondalla con sus bandurrias y voces. Después de esta misa de campaña, la Patrona de la Guardia Civil fue llevada al interior del Santuario, ante un altar repleto de flores que fue el escenario de numerosas visitas y plegarias. Para el sacristán Juan Manuel Gutiérrez, «este año hay mucha más gente que se ha volcado con nuestra Virgen por lo que sufrimos hace un mes con la gota fría».

Durante horas, una gran convivencia y ambiente de fiesta con acampadas llenó el Paraje de La Pilarica, que acogió también el concurso de carrozas artesanales, la celebración de una eucaristía por la tarde y unos actos de despedida a la Virgen del Pilar, cerrando así una jornada única que se repite cada año por esta solemne fecha.

Esta jornada festiva nacional fue celebrada con relevancia en otras poblaciones de la comarca, como Orihuela, Pilar de la Horadada, Los Montesinos y Callosa de Segura. En la localidad callosina, los actos en honor a la Virgen del Pilar comenzaron muy temprano, a las 8:30 horas, con la romería desde la Iglesia Arciprestal de San Martín hasta la ermita de la Pilarica, en lo alto de la sierra, donde hubo una misa de campaña. Un trayecto de casi dos horas que contó con pequeños altares realizados por los vecinos y largas tracas. También, la Guardia Civil tuvo su protagonismo en el día de su Patrona con un acto de reconocimiento al que asistieron alcaldes y representantes de municipios de la comarca, con motivo de la DANA.

La Virgen del Pilar de Callosa de Segura volvió a la Arciprestal por la tarde, en una bajada multitudinaria desde la ermita que finalizó con un castillo de fuegos artificiales.

En la pedanía oriolana del Escorratel y en la Urbanización de Montepinar, asentada en los pies de la sierra, la jornada festiva de "La Pilarica" fue diferente a otros años, debido al impacto que tuvo la gota fría en esta zona hace un mes.

La modificación de las fiestas de este 12 de Octubre ofreció a los vecinos la tradicional misa en honor a la Patrona, Nuestra Señora la Virgen del Pilar, celebrada por la mañana y en la que presentaron los nuevos cargos 2019-2020 y el pregón, además de una comida de convivencia, pero no se llevó a cabo la vistosa romería a la que tantos devotos asisten y acompañan a su Patrona cada año por estas fechas. En este sentido, la Hermandad Virgen del Pilar Escorratel Montepinar ha puesto su empeño en hacer de este acto tan emotivo una unión de fe a la Virgen.

En la ciudad de Orihuela, la festividad de la Patrona de la Guardia Civil se conmemoró con unos actos celebrados en la Iglesia de Santiago, donde se ofició una misa en honor a la Virgen del Pilar, y en el Auditorio de La Lonja, espacio en el que se hizo una entrega de distinciones, que acabó con un vino de honor en la sala de exposiciones de este inmueble oriolano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído