09 de octubre de 2019
09.10.2019
Orihuela

La Escuela Superior de Arte de Orihuela sigue sin iniciar el curso por los graves daños que causó la gota fría

El agua, que rozó el metro de altura, arrasó la planta baja de la EASDO y afectó a la caldera, la red de saneamiento y al ascensor

08.10.2019 | 22:23
Imagen del interior de las aulas.

El fibrocemento que hay en las instalaciones y problemas de estructura previos complican una apertura prevista para el pasado día 16.

El curso académico debía haber comenzado en la Escuela de Arte y Superior de Diseño (EASDO) de Orihuela el 16 de septiembre. La junta directiva del centro está volcada en su reapertura pero, a día de hoy, no puede aventurar una fecha de inicio de las clases. En esa jornada, el día 16 de septiembre, casi un metro de agua y 30 centímetros de fango anegaban la planta baja del edificio, situado en la avenida de Federico Rogel. Un vial que se convirtió, con el Palmeral, en una prolongación de la llanura de inundación de la rambla de Abanilla y los barrancos de la Sierra de Orihuela durante las jornadas en los que descargó la gota fría el 12 y 13 de septiembre.

Los primeros operarios que lograron llegar a la zona para realizar las tareas de limpieza, los del Ayuntamiento de Orihuela, no pudieron acceder a las escaleras hasta una semana después de la tromba de agua -saltando una valla-. El caudal se llevó por delante el material de cuatro aulas y dos talleres. Ha inutilizado la caldera de calefacción, sillas y mesas, libros, hornos, y maquinaria especializada, además de la instalación eléctrica y el ascensor, según confirmó a este diario el director de la EASDO, Juan José Pérez Doménech. El suministro eléctrico tardó casi una semana en recuperarse, lo que inutilizó también el sistema de alarmas y otros equipos, y además varias goteras inundaron los pasillos de la zona superior.

Parte de estos equipamientos ya han sido reparados, pero el edificio no está todavía en condiciones de seguridad y salubridad mínimas para abrir sus puertas. Fecha de apertura, en el momento que todo esté en condiciones, que deberá determinar la unidad técnica la Conselleria de Educación.

La riada ha afectado al centro, que cuenta con demanda de estudiantes de toda la Vega Baja, en el peor momento. Cuando estaba a la espera de un proyecto que permitiera renovar la zona de la planta baja. Parte de un ala de esa zona y el garaje, como recogió INFORMACIÓN, está apuntalada por la corrosión y grietas de pilares de la estructura de hormigón . Algo que ya afectaba a dos aulas. En el mismo proyecto, redactado desde el pasado mes de febrero, contempla la retirada de toda la actual red de saneamiento y parte de la cubierta realizada con fibrocemento de amianto y su renovación. El edificio levantado 1972 necesita esta intervención, que está todavía sin licitar, de forma inmediata.

En estos momentos las dependencias ya están limpias de residuos y barro -hay - pero va a costar recuperar la normalidad. El red de saneamiento con la que funcionan los aseos sigue averiada. Y en esas condiciones no se puede iniciar la actividad.

El centro está situado casi un metro por debajo de la red exterior de alcantarillado general de la calle, en la avenida de Federico Rogel y requiere de un sistema de bombeo de las aguas residuales. El bombeo se ha recuperado pero las canalizaciones siguen obturadas y para «tocar», si es necesario, esta infraestructura a la hora de repararla serán necesarios permisos y protocolos de intervención especiales dado el carácter tóxico de las fibras utilizadas en el cemento -ahora prohibidas en construcción-. El camión de desatascos comenzará a trabajar a final de esta semana.

Otros centros educativos


El centro está informando al alumnado a través de las redes sociales de las novedades con comunicados al alumnado en su sitio web oficial y pide paciencia, aunque los estudiantes ya están expresando su preocupación cuando esta semana ya serán 20 días de clases suspendidas. La dirección del EASDO planteó a la Conselleria de Educación que se aprovechara la intervención de limpieza y reparación por las inundaciones para abordar estas obras pendientes pero la Generalitat asegura que no es posible desde el punto de vista administrativo y presupuestario.

En la misma zona el Colegio de Educación Especial Antonio Sequeros tampoco ha podido reiniciar el curso. Y en la misma situación está el centro de formación del profesorado Cefire.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook