15 de agosto de 2019
15.08.2019
Torrevieja

Un policía local de Torrevieja fuera de servicio intercepta a un coche cuya conductora dobló la tasa de alcohol

El agente comprobó que el vehículo zigzagueaba e invandía el carril contrario en la N-332 y lo siguió durante varios kilómetros hasta impedir que se incorporara a la autopista en Mil Palmeras

16.08.2019 | 00:38
imagen de archivo de un control de tráfico de la Policía Local de Torrevieja

Un policía local de Torrevieja fuera de servicio interceptó en la N-332 un vehículo que circulaba zigzagueando e invadiendo el carril contrario y cuya conductora dobló la tasa de alcohol permitida legalmente.

Según ha podido confirmar INFORMACION.ES el agente de la plantilla de la Policía Local torrevejense circulaba en su vehículo particular de salida de su turno de trabajo, sobre las seis y media de la mañana del miércoles, cuando observó que el coche que tenía delante y que circulaba en sentido Cartagena en el tramo de la variante de la N-332 a su paso por Torrevieja, invadía el arcén, y de forma brusca, también ocupaba el carril contrario. El agente alertó al 112, a la Guardia Civil de Tráfico y a las policías locales de Torrevieja y Orihuela Costa.

El vehículo continuó su camino errático durante más de diez kilómetros, atravesando la vía parque de la N-332 en Orihuela Costa, cuando el agente que seguía el coche comprobó que iba a incorporarse a la autopista AP-7 a la altura de Mil Palmeras. En ese momento bloqueó el paso a la infractora con su propio vehículos.

Antes de le diese tiempo a identificarse, la conductora, una joven de unos veinte años, de nacionalidad española, reinició la marcha, aunque solo durante unos pocos metros más puesto que ya fue una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico la que le dio el alto, ya en el límite con el término municipal de Pilar de la Horadada. En el coche viajaban otras dos mujeres de unos veinte años. 

En el test de alcoholemia la conductora dio una tasa de 0,52 mg/l en aire espirado, más del doble del límite legal (0,25 mg/l) pero inferior al tope por el que la infracción administrativa se convierte en un delito contra la seguridad del tráfico (0,60 mg/l) con diligencias judiciales. Sobre la infractora sí recaerá una multa de mil euros y la retirada de seis puntos del carné de conducir. La mujer justificó parte de su comportamiento al volante en que creía que la estaban siguiendo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook