15 de agosto de 2019
15.08.2019
Callosa de Segura

El cáñamo resiste a su desaparición

La XXXIII Demostración Nacional de los Trabajos Artesanales trata de poner en valor los oficios cañameros

14.08.2019 | 22:15
El cáñamo resiste a su desaparición

Técnica. El agramado, espadado, rastrillado o trenzado, son los usos dados antaño para convertir el cáñamo en zapatillas, redes o cuerdas. Pero estos oficios, ahora solo demostraciones, requieren de una técnica que no adquieren las nuevas generaciones.

Salan la canción «Resistiré» del Dúo Dinámico se inició una de las tradiciones que, precisamente, se resisten a desaparecer en Callosa de Segura como es la Demostración Nacional de los Trabajos Artesanales del Cáñamo, que ayer cumplió su XXXIII edición. Cada año son menos los participantes porque no hay relevo generacional, y así quisieron alertar ayer los organizadores que, a pesar de ello, son optimistas y dicen que el cáñamo «resistirá» a este inconveniente. El director de la Escuela y el Museo de los Trabajos Artesanales del Cáñamo, Roque Albert, señaló el deber de las administraciones de defender una actividad que no solo es representativa de Callosa «sino de toda la comarca», destacó. «Hemos rendido homenaje a las cuatro personas vinculadas a la Escuela del Cáñamo que han muerto en el último año, y lo malo es que no hay relevo», lamenta.

Un impulso a esta actividad podría ser la declaración de los trabajos artesanales del cáñamo como Bien de Interés Cultural (BIC), algo que cuenta con el informe favorable de la Generalitat Valenciana, que ayer apoyó estos trabajos con la presencia de un técnico de Patrimonio. No obstante, todo está en manos del Ayuntamiento que debe llevar a cabo la protección de un obrador y la balsa y de la Escuela del Cáñamo, según explicó Albert. «La nueva corporación se ha comprometido a impulsar la declaración de BIC, ahora queda que cumplan», dijo.

Gran asistencia de público


Así, la jornada transcurrió con una gran asistencia de público en el patio del colegio Primo de Rivera que no quiso perderse la recreación de los trabajos de agramado, espadado, rastrillado, trenzado de soga, confección de suelas, de botas y zapatillas, de hilos, cabos, cuerdas y redes de cáñamo, recreando una actividad en la que Callosa de Segura ocupó el primer puesto de la producción nacional cañamera hasta pasada la mitad del pasado siglo. Todo el que quiso pudo probar a ser capaz de llevar a cabo lo que les enseñaron allí antiguos trabajadores del cáñamo, en sus distintos oficios. Un diploma se llevaron como recuerdo.

Allí se mostraron los trabajos de grama, espadado, rastrillo e hilado, y se pudo ver cómo se fabrican las sogas, las alpargatas o las cuerdas, como se hacía antaño, todo de manera artesanal, ya que ahora todo el proceso es industrial. La próxima demostración de los trabajos artesanales del Cáñamo de Callosa será en la capital valenciana. El Consell ha invitado a los organizadores a que lleven a cabo una demostración de todos los oficios del cáñamo en plena plaza de la Virgen, en un acto a celebrar entre septiembre y octubre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook