05 de agosto de 2019
05.08.2019

Dolores, capital de la ganadería

La sexta edición de la Feria de Ganado de la localidad culmina hoy tras haber recibido la visita de más de 50.000 personas en los últimos días

04.08.2019 | 23:35

El evento cuenta con el apoyo del Consell para lograr la Declaración de Bien de Interés Turístico Autonómico.

El evento ganadero más importante de la Comunidad Valenciana ha vivido un intenso fin de semana, superando las expectativas y cosechando un éxito en visitas y participación. Esta sexta edición de la Feria de Ganado de Dolores (Fegado), que ha contado con más de 50.000 asistentes, superando la cifra del año pasado según indica la organización de esta cita, promovida por la Asociación de Ganaderos de Dolores y el Ayuntamiento.

Desde que comenzó el pasado jueves, con la inauguración de este encuentro ganadero, con entrada gratuita, por parte de la Peña Huertana, el alcalde, Joaquín Hernández, y el director general de Calidad Ambiental, entre otras autoridades políticas, culmina esta tarde, a partir de las 19.00 horas, con el esperado momento «La Caca de la Vaca», en el que se puede ganar 2.000 euros si el animal defeca en el número de parcela correspondiente a la papeleta adquirida.

A lo largo de estos días, con más de 450 cabezas de ganado y 70 corraletas donde se pueden comprar caballos burros, ovejas, bueyes y burros, con el pacto de estrecha la mano y confirmar así la compraventa, Fegado ha ofrecido un amplio programa en el que han destacado el XX Concurso Morfológico de Caballos de Pura Raza Española, la divertida Carrera Comarcal de Burros, el espectáculo de Doma de Alta Escuela y la exhibición de esquiladores de ovejas. Esta última actividad ha sido una novedad este año y fue realizada en la mañana de ayer ante centenares de personas que presenciaron el arte de este singular oficio en manos de un vecino de Albatera, Manuel Molina, quien sigue ejerciendo este antiguo trabajo como una afición.

Una labor desarrollada por su padre y abuelo y que su hijo, Juan Manuel, también continúa de manera altruista, «para no perder ciertas prácticas tan arraigadas a nuestra cultura y que están viéndose cada vez menos por la escasez de personas que se dediquen a la ganadería, en este caso al sector ovino», manifestó el esquilador, haciendo mención a la importancia del ganado en el monte y la trashumancia en el territorio, destacando la ubicación de Dolores como lugar de paso y majada para el pastor y el ganado.

Esta exhibición de esquilar se llevó a cabo con tres ovejas, siendo uno de los cortes de la lana hecho a tijera, como a la antigua usanza, otro a máquina –que demostró la rapidez en la acción de cortar en dos minutos, cuando a tijera son unos seis- y otro realizado por un voluntario llamado Gregorio y vecino de Catral, quien mostró su habilidad como esquilador, haciendo recordar a los allí presentes esta costumbre de retirar la lana a las ovejas, que de forma habitual siempre se ha comenzado en el mes de mayo, prolongándose unos cincuenta días a lo largo del verano, para después continuar con la misma labor en otros animales, como los caballos.


Con sello propio

El recinto ferial La Alameda de Dolores ha vuelto a acoger esta cita dedicada a la ganadería y al mundo ecuestre, única en la zona del sureste español desde que desaparecieran las ferias de Alicante y Orihuela, que atrae a ganaderos y propietarios de yeguadas, venidos de distintos puntos de la geografía española, para disfrutar de un ambiente ancestral con carácter propio. Desde la perspectiva del sector, los cincuenta caballos presentados en Fegado 2019 «hacen referencia a un número bajo de ejemplares, pero con una tremenda calidad que hace que esta feria sea una de las más importantes del año», según indicó Miguel Buendía, ganadero sevillano que asistía por primera vez a este evento de Dolores. También, desde la Yeguada Amador Gómez, de Catral, valoró positivamente este encuentro por «ser único en la provincia, donde se ven caballos de tres estrellas, y servir como trampolín para los concursos y campeonatos».

Por su calidad, autenticidad y puesta en valor de lo propio del sector, convirtiéndose en un importante foco de atracción turística que repercute gratamente en la economía de Dolores y, también, en la de la comarca de la Vega Baja por la gran afluencia de gente que participa en el evento, cuenta con el respaldo del Consell para apoyar la Declaración como Bien de Interés Turístico Autonómico, después de que haya finalizado este expediente recientemente y Fegado ya obtuviera el distintivo a nivel provincial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas