02 de agosto de 2019
02.08.2019
Torrevieja

Torrevieja compra 22 maceteros "antiterroristas" contra el paso de vehículos en los paseos para sustituir a los bloques de hormigón

Los nuevos elementos mejorarán la imagen de la zonas de primera línea, cumpliendo la misma función que las actuales barreras de hormigón. El contrato menor para adquirir 22 por 17.600 euros ha sido adjudicado a la contrata municipal Actúa-STV.

02.08.2019 | 12:19

Estas medidas de seguridad se adoptaron tras el atentado en las ramblas en 2017 | El gobierno archiva el polémico contrato de audioguías que provocó la división interna del anterior gobierno de izquierdas e inicia el procedimiento para adjudicar la gestión de un aparcamiento rotatorio gratuito en Ramón Gallud y el nuevo contrato de arrastre y depósito de vehículos.

El equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Torrevieja ha adjudicado la compra y ubicación de 22 maceteros "barrera" que impidan el paso de vehículos a los principales espacios públicos de la ciudad, desde el paseo Vista Alegre, a La Libertad, pasando por el paseo Juan Aparicio y la avenida de Los Españoles, en la playa del Cura. Torrevieja instaló a mediados de agosto de 2017 y de forma urgente, tras el atentado yihadista de las ramblas de Barcelona, barreras de hormigón que impiden el paso de vehículos a estos espacios utilizados a diario por miles de personas en primera línea del mar.

La diligencia en la actuación del alcalde José Manuel Dolón (Los Verdes) en este caso fue una de las escasas gestiones que el PP no se atrevió a cuestionar en la oposición durante el anterior mandato. Sin embargo, los populares sí criticaron, más adelante, que el municipio no hubiera encargado la compra de estos elementos, no solo para evitar un gasto innecesario en su alquiler anual por 12.000 euoros -con el que ya se hubiera amortizado sobradamente la acual compra en menos de un año y medio-, también para mejorar la imagen urbana con un mobiliario menos agresivo que el que se instaló, pero que cumpliera la misma misión preventiva de evitar el paso de vehículos por motivos de seguridad. Y es lo que ha hecho ahora.

El contrato ha sido adjudicado directamente  con un coste de licitación a la baja de  17.707 euros, 14.634 sin IVA, con lo que se queda dentro del límite legal para tramitar un contrato menor sin concurso, y que ha sido publicado en la web municipal, en este caso, con un objetivo meramente informativo puesto que el municipio ya había escogido al suministrador. Algo que permite la legislación.

Los bloques de hormigón son utilizados como papeleras por los paseantes

La adjudicación ha sido anunciada por el secretario de la Junta de Gobierno Local y concejal, Federico Alarcón, en el marco de una nueva reunión de este órgano colegiado donde se han abordado más de una treintena de asuntos. Entre ellos, el archivo del polémico contrato de suministro de audioguías turísticas que enfrentó el anterior equipo de gobierno anterior de izquierdas en un debate sobre la necesidad o no de realizar el gasto. El argumento utilizado por el actual del PP para olvidarse de este procedimiento ha sido que la empresa adjudicataria ha incumplido los plazos de entrega. El informe que justifica el archivo está realizado por el mismo técnico que defendió la necesidad de contratar este servicio  y que pretendía poner en marcha una app móvil con información de audio de las zonas más emblemáticas de la ciudad.

Aparcamiento rotatorio y gratuito en Ramón Gallud

Por otra, parte en la junta de gobierno se ha resuelto iniciar el expediente para contratar un sistema de gestión del aparcamiento gratuito y rotatorio para un amplio tramo de la calle Ramón Gallud, la principal arteria del centro del casco urbano. El objetivo de esta iniciativa es volver a permitir el aparcamiento en parte de la calle, pero prescindiendo de zona azul y al mismo tiempo garantizando que haya movilidad en el estacionamiento con un control del tiempo de los vehículos aparcados. El contrato fija un gasto anual de más de 60.000 euros por cinco años, aunque el expediente está en su fase de inicio y es improbable que esté en marcha antes de final de año.

Además, en la misma junta, presidida hoy por la teniente alcalde Rosario Martínez Chazarra, y cuyos acuerdos se han desgajado en rueda de prensa, se ha decidido archivar un expediente iniciado por el anterior gobierno por el que se iba a impedir volver a contratar con la administración local a OHL. El municipio rescindió el contrato de mantenimiento de colegios públicos con esta empresa por los graves incumplimientos del contrato. El expediente pretendía prohibir que volviera a concurrir a contratos públicos. Los técnicos, según el edil Federico Alarcón, han alegado que la empresa no actuó con mala fe a la hora de llevar a cabo un contrato con esas deficiencias.  

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook